El Barrio Abajo vuelve a palpitar con el progreso

El Barrio Abajo vuelve a palpitar con el progreso

La Alcaldía de Barranquilla ha hecho una inversión por más de $200 mil millones en este sector.

Barrio Abajo

La pavimentación de vías ha sido permanente y la comunidad siente que no están olvidada.

Foto:

Vanexa Romero

Por: Leonardo Herrera Delgans
09 de octubre 2018 , 03:15 p.m.

Hablar del Barrio Abajo es, revivir la historia de Barranquilla, del béisbol en la ciudad, de tradiciones, arquitectura, gastronomía y por supuesto: del carnaval. Es un sector de esta capital que siempre está en la boca de los barranquilleros.

Sus calles son un resumen de La Arenosa. Noches de cumbiambas y marimondas, cuentos de legendarios personajes, inmortalizados por el sello de cualquier descendiente literario de Gabo, Fuenmayor o Cepeda, y también cantado en las composiciones de Esthercita Forero o el Joe Arroyo.

El magnetismo de este sector del noreste de la ciudad, permitió que ente finales del siglo XIX y bien entrado el siglo XX, como bien lo cuenta el periodista y escritor Andrés Salcedo en su libro Barrio Abajo, el barrio de donde somos, se mezclaran todas las sangres: descendientes de indios, españoles aventureros europeos y del oriente, los últimos descendientes de africanos, costeños de monte adentro y cachacos de ruana.

Esto gracias a su vecindad con el río Magdalena lo que le permitió ser uno de los grandes beneficiarios del crecimiento y el auge que tuvo Barranquilla con su desarrollo portuario de ese entonces.

Sin embargo, el desarrollo urbanístico y la expansión de la ciudad hacia el norte con el naciente barrio El Prado, la clausura de la línea férrea al vecino municipio de Puerto Colombia y la disminución del tráfico fluvial llevaron al sector a caer en el abandono y el olvido.

Los buenos tiempos

Pero esa deuda histórica de la ciudad con el Barrio Abajo se comenzó a saldar, en estos momentos, con un sin número de proyectos y obras que lo han convertido en un polo de atracción para los barranquilleros, inmigrantes, empresarios, turistas y agentes culturales.

Esta mirada de la Alcaldía de Barranquilla a ese punto de la ciudad se traduce en proyectos de intervención con obras de infraestructura que van desde canalización de arroyos, pavimentación de vías, construcción de parques y escenarios deportivos, hasta instalaciones educativas, y culturales.

Ibeth Herrera Miranda lleva más de 50 años de vida viviendo en el Barrio Abajo. No olvida que creció atemorizada por las temibles aguas de los arroyos que cruzaban las calles.

Apenas sentía un relámpago lloraban mis hijos porque sabían que venían momentos difíciles, aquí hubo muertos y muchos vecinos damnificados”, recuerda la mujer quien es hoy líder cívica del sector.

Ibeth cuenta ahora otra historia. “Anoche llovió y pude pasar la calle con un paraguas sin miedo: el arroyo no existe”, dijo al mostrar el pavimento que hoy está por donde antes pasaban las violentas aguas del arroyo de La Felicidad.

La canalización de la temible corriente hace parte de una de las obras que ejecuta en esta zona el Distrito en la que se invirtieron 125.000 millones de pesos; además del arroyo La María, otro que golpeaba al sector en los inviernos, con un costo de 30.000 millones de pesos.

En ambos proyectos, se hizo el mejoramiento del paisajismo con la construcción de zonas verdes, amoblamiento urbano iluminación tipo Led y andenes.

Sin que esté inaugurado ya podemos andar por la calle 48 sin miedo, los pelaos juegan en la calle y los vecinos comenzaron arreglar las fachadas de las casas que antes parecían las murallas de Cartagena”, comenta Ibeth.

Barrio Abajo

A través del programa ‘Barrios a la Obra’, se han construido 1,10 kilómetros de nuevas vías, con una inversión de 2.128 millones de pesos.

Foto:

Vanexa Romero

La administración del alcalde Alejandro Char Chaljub tiene planeado destinar más de 400.000 millones de pesos para la canalización de 9,2 kilómetros de arroyos.
“El estereotipo de la ciudad de los arroyos se va acabando”, dice Char, quien no oculta su orgullo por esta obra que asegura “recupera espacio público haciéndolo amigable, el comercio se fortalece en la zona, y las construcciones se valorizan”.

Pero además de estas canalizaciones, que ya están impactando en la calidad de vida de los más de 10.000 habitantes de este territorio, que está entre la calle 53 y la Vía 40 y las carreras 54 y 46, también se están pavimentando las calles que durante años permanecieron destapadas, pero que como lo asegura Oswaldo Ríos, residente, “en la Alcaldía aparecían pavimentadas”.

A través del programa ‘Barrios a la Obra’, la Alcaldía entregó la semana pasada, en medio de una gran celebración comunitaria, la pavimentación de la carrera 53, entre calles 45 y 42; la calle 44, con carreras 52 y 53; la calle 43, entre carreras 52 y 53; la calle 53B, entre carreras 45 y 42; y la carrera 51, entre calles 45 y Vía 40, con una longitud total de 980 metros lineales y una inversión de 1.519 millones de pesos, que beneficia, directamente, a 1.633 personas.

Según cifras suministradas por el secretario de Obras Públicas, Rafael Lafont, en el Barrio Abajo, a través del programa ‘Barrios a la Obra’, se han construido 1,10 kilómetros de nuevas vías, con una inversión de 2.128 millones de pesos.

“Todas estas obras les permiten conectarse con el resto de la ciudad, con vías en buen estado, y acceso a los servicios básicos, pues, no es solo pavimento, sino darle un mejor estilo de vida a todos los barranquilleros”, dijo.

Territorio cultural

Otras de las apuestas de los vecinos y la Secretaría de Cultura, es que el Barrio Abajo se convierta en patrimonio cultural del Distrito de Barranquilla.

No es en vano que, en estos momentos, se construyan dos nodos del Sena en esta zona, uno de hotelería y turismo y otro para el desarrollo de industrias creativas; además, la administración invierte 10.000 millones de pesos en el Museo del Carnaval, en la calle 50 con carrera 54, localizado al lado de la emblemática Casa del Carnaval que se encuentra en las entrañas del Barrio Abajo.

Los bajeros también están siendo testigos de otro ambicioso proyecto: la Fábrica de Cultura, en la carrera 50 con calle 40, un edificio educativo y cultural que será la sede de la Escuela Distrital de Artes.

Pero además de estas obras está el proyecto que busca que el Ministerio de Cultura le dé la declaratoria de territorio cultural, que para el Secretario de Cultura, Juan José Jaramillo, busca proteger las pocas casas que tienen más de 100 años y arrastran todo un legado histórico, además de visibilizar la gastronomía que se desarrolla en esta zona, que se ha vuelto a poner de moda en Barranquilla y está de boca en boca.
En el Barrio Abajo sus calles se siente el palpitar de su gente que vive y goza el buen momento.

BARRANQUILLA.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.