Con arte cambian muchas vidas, en Casas de Cultura de Barranquilla

Con arte cambian muchas vidas, en Casas de Cultura de Barranquilla

Lewis Facette pasó de liderar pandillas, a ser un líder positivo de su comunidad.

Lewis EDA

Lewis Facette (derecha) tiene 29 años. Su primera experiencia en la danza fue con un grupo que animaba bodas, quinceañeros y fiestas de barrio.

Foto:

Carlos Capella

Por: Whihelm Garavito Maldonado
31 de mayo 2019 , 11:13 a.m.

Caminar sin pensar en escoger calles o andenes, según las cuentas pendientes entre pandillas y con la seguridad de no generar temor entre vecinos, es uno de los principales cambios que Lewis Facette nota en su diario vivir. “Me alegra que la gente ahora me sonría. Yo creo que antes hasta las palomas se apartaban al verme”, cuenta con voz baja el joven habitante del barrio 7 de Abril, cuya carrera delictiva comenzó a los 12 años.

Haber fundado una pandilla llamada ‘Los pie descalzo’, permanecer un mes dentro de una celda en Cartagena y tres puñaladas entre piernas y corazón, no bastaron para que desistiera de ver el delito como su opción de llevar sustento a casa. El milagro existencial llegó por medio del arte.

“Todo comenzó a ser más difícil cuando murieron mis abuelos, los papás de mi mamá. Era un niño todavía y comencé a pasar mucho tiempo en la calle. A mi papá no lo conocí porque murió cuando yo apenas estaba de meses. Como vivía así tan desorientado en una época me mandaron para Cartagena y allá me puse peor”, recuerda.

Lewis brilla por ser espontáneo, alegre, lanza ocurrencias que hacen reír a compañeros de clase o cualquiera que haga parte de su entorno. Diego Aguirre, quien es su primer profesor de danza y ante todo su amigo, lo define como “un tremendo personaje”.

Por las cosas que he vivido y desde que me he dedicado a estudiar siento que soy más prudente. Me pregunto por muchas cosas a las que antes no prestaba atención. Entendí que la danza no se trata solamente de mover el cuerpo. Hay que leer y cualquier conocimiento sirve”, sostiene.

Reconoce que se esfuerza en busca de mantener una buena expresión oral y que su inspiración constante es Brainer David, su hijo de 10 años. “Está viviendo en Cartagena y baila bien”, recalca abriendo sus ojos al máximo y moviendo los brazos, sintiendo que cuenta su mayor alegría.

El proceso de cambio

“Una tarde llegó a mi casa un amigo diciendo que en el barrio estaba una doctora de la Alcaldía buscando gente para armar un grupo de danza, de break dance, principalmente. La idea era demostrar que allí no todo era malo. Mi hermano menor (Néfer) me animó para que fuera y al principio pensé que eso era perder el tiempo. Después cambié de opinión y muchos amigos me dijeron que tenía talento. Mi vida comenzó a cambiar cuando escuché consejos, principalmente a Diego Aguirre, que es mi amigo, mi profesor y mi hermano”, relata Lewis con mirada hacia el horizonte y voz quebrada.

El proceso de transformación de Lewis y de muchos otros adolescentes enmarcados en la marginalidad, se acentuó en una Casa de Cultura de la localidad Metropolitana. Mostrar capacidades artísticas cada vez que se inauguraba una calle u otra obra en el sector, se volvió cotidiano para los chicos. Los aplausos comenzaron a resonar y las miradas servían de aliento.

El entusiasmo por el conocimiento se ha mantenido y hoy está a punto de graduarse como Técnico en Ejecución de la Danza en la Escuela Distrital de Artes. También contribuye enseñando danza en Casas de Cultura de varios sectores.

A un lado fue quedando el oficio de albañil que le ofrecieron, en el que alcanzó a ser a ayudante de empañote y oficial de herrería. El ritmo de cualquier instrumento lo conduce hacia el arte, que es a todas luces su estado natural.

“Quiero seguir preparándome. No dejar de estudiar nunca y ser profesor porque me gusta transmitir para hacer el bien”, concluye convencido de un presente que le permite soñar.

WILHELM GARAVITO MALDONADO
Especial para EL TIEMPO
Barranquilla

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.