Los sonidos del acordeón que engalanan el Carnaval de Barrnaquilla
#estiempodecarnaval

Los sonidos del acordeón que engalanan el Carnaval de Barrnaquilla

Artículos y contenidos relacionados para el especial multimedia.

Desde hace más de 40 años, la música de Alfredo Gutiérrez, y Aníbal Velásquez, marcan el ritmo.

Si hay algo que caracteriza a la música tradicional que todos los años suena en los carnavales de Barranquilla es que fue hecha pensando en los bailadores. El arreglo es todo, en muchas ocasiones las letras pareciera que fueran de relleno o simplemente acompañan las alegres y sabrosas melodías que invitan al goce y disfrute del cuerpo y alma del bailador barranquillero.

Y si hay un instrumento musical al que en estas fiestas le han sacado chispa, es al acordeón, creación del austriaco Ciryll Demian, quien nunca se imaginó los sonidos que le sacarían los acordeoneros el Caribe colombiano en su ejecución e interpretación, con el que hacen toda clase fusiones.

En esta región la música de acordeón se ha caracterizado por dos grandes vertientes: la otrora música provinciana del Magdalena, conocida más tarde y hasta nuestros días, como vallenata, con emblemáticos exponentes del lustre de Abel Antonio Villa, Luis Enrique Martínez, Alejando Durán, ‘Colacho’ Mendoza, Emiliano Zuleta, Israel Romero, y Juancho Rois, entre muchos otros.

Y la música sabanera en acordeón, con lujosos representantes de la dimensión de Andrés Landero, Lisandro Meza, Aniceto Molina, Enrique Díaz, Rodrigo Rodríguez, Ramón Vargas, Miguel Durán y Alfredo Gutiérrez, aunque este último nada con asombrosa destreza tanto en la música sabanera como en la vallenata.

En el medio de esas dos vertientes floreció una especie de híbrido, que no era ni del uno del otro, y llegó a designársele el calificativo de ‘Rasca Rasca’, Guaracha en acordeón o simplemente Acordeón barranquillero, que ha tenido cuatro relevantes ejecutores casi que en forma simultánea: Alfredo Gutiérrez, Aníbal Velásquez, Dolcey Gutiérrez y Morgan Blanco, encumbradas figuras del singular sonido del acordeón barranquillero, caracterizado por el goce, el vacile acoplado con la picaresca de las letras.

El profesor e investigador musical Jairo Soto Hernández aclara que no todo lo que se toca con acordeón es vallenato. “Lo que ellos hacen con el acordeón son funciones. Toman la guaracha cubana y la convierten en una música bailable con los instrumentos nuestros”, sostiene el profesor Soto, al asegurar que ello lograron revolucionar el sonido, al utilizar instrumentos como la caja, la guacharaca y el acordeón, y no sonar como un paseo, merengue, son o puya, ritmos del vallenato tradicional de Valledupar, sino crear un ritmo propio, pensado en el bailador barranquillero.

Esa es la música que se ha mantenido vigente durante más de 40 años sonando en los carnavales de Barranquilla, captando el fervor de los amantes de la fiesta. Durante el precarnaval, en las emisoras de música tropical suenan las canciones alegóricas a las carnestolendas por encima de los éxitos de moda bien sea salsa, merengue, bachata, vallenato, champeta o reguetón. Sus notas alegres y profundas invitan al goce y al bailador levantarse de la silla a castigar baldosas.

“La música de ellos tienen la gran virtud, fueron grabadas hace tanto tiempo y suenan y nos ponen a bailar y la gozamos, cantamos como si la hubieran grabado ayer. La sentimos nuestra”, precisa el profesor Soto.

“La música de ellos tienen la gran virtud, fueron grabadas hace tanto tiempo y suenan y nos ponen a bailar y la gozamos, cantamos como si la hubieran grabado ayer".

No hay baile, coronación de reinas, desfile ni presentaciones carnavaleras en donde la música de estos virtuosos no suene, “y si no suena es porque esa fiesta es mala”, parece ser una sentencia de los bailadores.

Son artistas cuyas edades están por encima de los 70 años, pero siguen siendo figuras de cartel de todos los bailes del Carnaval de Barranquilla y cualquiera de los pueblos del Caribe donde se festeja. No es de extrañar escuchar que Dolcey Gutiérrez que se presentará en un mismo día en cinco lugares diferentes, ni saber que Alfredo Gutiérrez brinca de Santa Marta a Ciénaga y de ahí a Barranquilla, o que Aníbal Velásquez toca en una misma noche en cuatro bailes. Lo seguro es que estos veteranos acordeoneros y juglares de la música de acordeón barranquillera mantienen su palabra y no hay noticias de que incumplan presentación o que hagan un mal show.

Los reyes del carnaval

Las notas del acordeón de Alfredo Gutiérrez están siempre presentes en el Carnaval de Barranquilla, bien sea con las canciones guapachosas de los Corraleros de Majagual, en las que acompañó a figuras emblemáticas como Eliseo Herrera, César Castro, Nacho Paredes o Calixto Ochoa, o interpretadas por él mismo.

‘La adivinanza’, ‘Tres puntá’, ‘El pasmao’, ‘La cumbiamberita’, ‘El calabacito’ o ‘Festival en Guararé’, son apenas seis del torrencial de éxitos que grabó para Discos Fuentes entre 1960 y 1965 y que se quedaron eternizados en el corazón de la gente, porque esas canciones siguen disfrutándose con el mismo fervor del primer día, hace más de medio siglo.

El gran mérito y aporte del acordeón de Alfredo Gutiérrez no solo al Carnaval sino a las festividades populares de Colombia radica en la autenticidad de su estilo, en la multiplicidad de géneros que abarca y desparrama con su veloz digitación, en la abundancia de su repertorio que invita al baile instantáneo gracias a su incansable sabor.

“Tengo la absoluta seguridad de que mis canciones gustan por su riqueza musical. Las letras no son nada del oro mundo, más bien son simples. La clave está en el sabor y el amor que transmito al ejecutarlas”, asegura el tres veces rey del Festival de la leyenda vallenata.

“Por su cadencia, por sus canciones, pero por encima de todo por la contundencia interpretativa de su acordeón, su canto y sus gestos, Alfredo Gutiérrez forma parte del espíritu carnavalero de Barranquilla. Él es algarabía, recocha y sabor en su máxima expresión”, dice el periodista y docente Fausto Pérez Villarreal, biógrafo de Alfredo Gutiérrez.

Mientras que Aníbal Velásquez, nacido el 3 de junio de 1936, en el sector de San Pachito, cerca de la Vía 40 por donde hoy pasará La Batalla de Flores, es considerado en Barranquilla el súmmum del sabor en la música popular, el más picaresco y alegre de los carnavaleros, el que adoba con pimienta y sal todo lo que canta. Por algo sus seguidores lo llaman ‘Aníbal sensación Velásquez’.

“Es un mago en la digitación del acordeón, sus dedos no se arrugan y su alma no se cansa, menos cuando estamos en carnavales”, dice Salomón Herrera, un veterano bailador de verbenas (bailes populares) que creció y aprendió a tirar pases con la música de Aníbal.

Es considerado el único acordeonero que le ha dado la talla a Alfredo Gutiérrez en la ejecución del instrumento. El propio Gutiérrez le dijo a EL TIEMPO: "Fue el primer revolucionario del acordeón, y tocó cosas que nadie se atrevía, pero que le quedaban bien. En verdad, es incomparable, y debe ser un ejemplo para todos esos pelaos que tocan por tocar, pero sin sabor, sin alma".

Las notas de su acordeón son inconfundibles y suenan en cualquier época del año, como su conocida versión de ‘Faltan cinco pa las doce’, tema con el que se despide el año. Pero en los carnavales piezas como ‘Alicia la flaca’, ‘La Ronchita’, ‘El Perro de Juana’… Ha grabado en casi todos los ritmos bailables conocidos, desde el merengue hasta el calipso, pasando por paseos vallenatos, paseboles, guarachas, pasajes, porros, cumbias y hasta champeta.

Siguiéndole los pasos al gran Aníbal surgió otro acordeonero barranquillero, con una nota igual de sabrosa: Morgan Blanco, quien se constituyó en el primer acordeonero en grabar un rock and roll: ‘Welcome’, en 1959.

Nacido el 17 de septiembre de 1935 en la calle 72 con carrera 49, diagonal al emblemático colegio Nuestra Señora de Lourdes, Morgan Enrique Blanco puede presumir que se diferencia de los demás acordeoneros por su nota ‘híbrida’: “No tengo nada de los vallenatos ni de los sabaneros, y aunque me inclino por el estilo de Aníbal Velásquez, no me le parezco”, se define el veterano artista barranquillero, que recientemente festejó su cumpleaños número 83.

Y un capítulo especial merece Dolcey Gutiérrez, mejor conocido como ‘El especialista de la música picante’. Es imposible adentrarse en el ADN del Carnaval y no encontrarse de frente con canciones como ‘Cantinero, sirva un trago’, ‘Curucuchando’ o ‘Ron pa' todo el mundo’.

Para este exponente de los ritmos carnavaleros como la guaracha, las cumbias y porros, o ‘un sambapalo musical’, como describe las fusiones tropicales que se atreve a presentar álbum tras otro, sus presentaciones en el Festival de Orquestas han sido tan pocas en vista de que los organizadores nunca supieron acomodarle una categoría en la que pudiera competir.

“Eso está diseñado para que te muevas, la esencia fue el bailador y allí estuvo el éxito”

La música que hicieron tienen un sello distinto, fue pensada en los bailadores. Cada compás fue pensado en los movimientos del cuerpo de los y los pies de quienes iban a bailar. “Eso está diseñado para que te muevas, la esencia fue el bailador y allí estuvo el éxito”, sostiene el profesor Jairo Soto.

Lo cierto es que al igual que algunos artistas de la grandeza de Pedro Laza, Nuncira Machado, Rufo Garrido, Clímaco Sarmiento, Pacho Galán, Antolín Lenes, Manuel Villanueva, para mencionar algunos, que eran los artistas costeños que más sonaban en los años 50 y 60 y que le dieron identidad a la música de los carnavales, estos cuatro acordeoneros, que también vienen de esa época aún se mantienen vigentes y tienen música para seguir vivos hasta la eternidad.

LEONARDO HERRERA DELGANS - Corresponsal de EL TIEMPO Barranquilla

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.