Dos años del atentado a la estación San José y aún no hay condenas

Dos años del atentado a la estación San José y aún no hay condenas

El 27 de enero se cumple otro aniversario del ataque que dejó 6 policías muertos en Barranquilla.

San José

A partir de las 3 de la tarde de este lunes 27 de enero, se realizará una eucaristía en la Catedral María Reina.

Foto:

Archivo/EL TIEMPO

Por: Barranquilla
27 de enero 2020 , 05:25 a.m.

Con una eucaristía que a las 3 de la tarde en la Catedral María Reina, en Barranquilla, la Policía Nacional rendirá homenaje a los ‘héroes de San José’, como son conocidos los seis uniformados de esa institución que perdieron la vida tras el atentado con artefacto explosivo en la estación San José, en el suroriente de la ciudad, hace dos años, un día como hoy, el 27 de enero de 2018.

El mural que se pintó hace un año en la nueva pared que se levantó en el patio donde formaban ese día los policías muertos, concebido para conmemorar el primer aniversario de ese fatídico hecho que dejó heridos, también, a 42 efectivos, permanece intacto. Allí quedaron eternizados los rostros de los caídos aquella mañana, acompañados siempre de la imagen de Jesucristo.

Es una de las huellas imborrables que dejó esa la explosión registrada a las 6:40 a.m. del sábado 27 de enero del 2018 a la estación de Policía ubicada en la calle 39 # 21b – 133, un atentado que se atribuyó casi que de inmediato la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y que, dos años después, no  se conoce la suerte de los capturados por haberse encontrado responsables de los hechos.

Era un sábado de un fin de semana de precarnaval, en el que los barranquilleros, visitantes e hijos adoptivos de la capital del Atlántico, dejaron de hablar de la fiesta que ya se avecinaba, bien temprano, en momentos en el que los uniformados se alistaban para realizar la formación en una pequeña terraza ubicada en la parte trasera de la guarnición, en una zona abierta y contigua al parque, cuando fueron sorprendidos por un estruendo que solo sembró el terror en un barrio que hasta ese día dejó de gozar de la fama de tranquilo y seguro.

De inmediato se sintieron los sonidos de las sirenas de ambulancias que asistieron raudas a la zona de del atentado.

Fue un día que no olvidaremos nunca y que dejó en nuestras mentes imágenes muy fuertes

Cómo olvidar escalofriantes relatos de sobrevivientes como la entonces patrullera Tatiana Figueroa, quien laboraba en la estación y que no solo tuvo que vivir con el miedo que sintió tras sentir el sacudón de la onda explosiva, sino que además ha tenido que ver todo este tiempo a su esposo, el también policía, Víctor Carpintero, con cicatrices perpetuas que dejaron los fragmentos del explosivo detonado a control remoto.

“Él estaba cerca a la pared donde ocurrió la explosión y lo encuentro en la reja junto a la cancha de microfútbol, por lo que creo que alcanzó a volar varios metros. Sobrevivió, pero perdió un oído y debe acudir periódicamente al siquíatra”, destacó la mujer.

Difícil de digerir también resultó lo contado por el subintendente Breiler Mosquera, quien salió ileso del atentado, pero quedó marcado por la nefasta experiencia. El oficial destacó que ni en los años en los que estuvo en la contraguerrilla, en la selva colombiana, presenció un suceso violento de los ribetes del ocurrido en el barrio San José.

Mosquera fue el encargado, ese día, de entregar el armamento a los agentes que iban a formar y recuerda como si fuera ayer que minutos antes de la explosión tuvo que decirle al patrullero Yosimar Márquez Navarro, una de las víctimas, la frase “el afán trae cansancio”, cuando este le insistía que le hiciera rápido la entrega en vista de que iba un poco retrasado.

“Después entendí que la muerte lo llamaba, porque este patrullero ya iba tarde y solo quería llegar, cuanto antes, a formar e incluso hasta me peleó”, narró el subintendente.

San José

Este mural fue pintado hace un año cuando se conmemoraba el primer aniversario del atentado. Se plasmó en la nueva pared ubicada en el patio donde esa mañana se hacía la formación.

Foto:

Archivo/EL TIEMPO

A paso de tortuga

Al mismo tiempo en el que la guerrilla del Eln se atribuía el ataque, minutos después de la explosión, las autoridades desplegaron su reacción que dejó la captura de Cristian Camilo Bellón Galindo, Dalila Duarte Martínez y Nilson Mier Vargas.

A propósito de esos capturados, el pasado 20 de enero fue aplazada la audiencia preparatoria del juicio. La diligencia ahora quedó fijada para el próximo 29 de enero, lo que ha generado preocupación en los abogados de las víctimas, pues de seguir así advierten que puedan solicitar audiencia preliminar para pedir la libertad por vencimiento de términos.

La Policía sigue tras la búsqueda Jefferson Torres Mina quien seria uno de los autores del hecho.

“Es solicitado por los delitos de homicidio agravado, tentativa de homicidio agravado, terrorismo agravado, fabricación, tráfico y porte de armas o explosivos, utilización ilícita de redes de comunicaciones y delito contra la vida, la integridad física y emocional de los animales”, señaló la Policía Metropolitana de Barranquilla en una circular.

Tras el atentado, Bellón fue encontrado cerca de la zona de impacto con un radio de comunicaciones e información de la Policía, la cual tenía en algunas hojas sueltas. Hoy se encuentra detenido en la cárcel de máxima seguridad de Valledupar.

Después entendí que la muerte lo llamaba, porque este patrullero ya iba tarde y solo quería llegar, cuanto antes, a formar e incluso hasta me peleó

Malestar en víctimas

Son varios los casos que se han conocido de afectados por el atentado que esbozan decisiones en el interior de la Policía Nacional que los habrían perjudicado. Uno de ellos es el del patrullero Brayan José Ureña Guette, quien fue desvinculado de la institución, tras permanecer 12 años en la Policía.

Este lo dio a conocer hace unas semanas a los medios de comunicación y enfatiza en que una de las causas del retiro de la institución se debe a que la Dirección Nacional de la Policía considera que no está mentalmente sano, luego de las secuelas que le quedaran al resultar herido en el mencionado ataque terrorista.

Manifestó que durante el ataque que le hicieron a la estación y estando en el patio de la misma recibió esquirlas en las rodillas, glúteos, hombros y pérdida auditiva. Sin embargo indicó que a pesar del diagnóstico psiqiátrico está en condiciones de seguir trabajando en la institución armada.

Con la asesoría de un abogado piensa demandar dicha orden de servicios con el fin de recibir la indemnización que a su juicio se merece.

También se conoció recientemente que un juez prorrogó por un año más las órdenes de captura en contra de cinco integrantes del Eln, por su presunta participación en los actos terroristas.

En el centro de servicios judiciales de Barranquilla se llevó a cabo la audiencia en la que un juez prorrogó por un año más las órdenes de captura en contra de Jefferson Torres Mina, uno de los presuntos autores del atentado con bomba. También fueron renovadas las que están en contra de otros cuatro integrantes del ELN.

San José

Este segundo aniversario del atentado a la estación de San José no deja de ser doloroso para la comunidad de un barrio que siempre se destacó por su tranquilidad.

Foto:

Archivo/EL TIEMPO


Las víctimas

Yosimar Márquez Navarro, tenía 29 años y oriundo de Sucre, llevaba cinco años en la institución. Estaba casado y dejó huérfana a su hija de apenas 3 años. Tenía 26 felicitaciones en su hoja de vida.

Freddy de Jesús López Gutiérrez, nacido en Ciénaga (Magdalena), tenía 28 años, 8 de ellos en la Policía Nacional. Deja a su hijo de 5 años. Tenía 35 felicitaciones.

Freddys de Jesús Echeverría Orozco, tenía 24 años y llevaba cuatro años en la institución. Era oriundo de Soledad (Atlántico). Tenía 26 felicitaciones.

Anderson René Cano Arteta, de 31 años, llevaba 9 en la Policía Nacional. Era oriundo de Baranoa (Atlántico) y deja una hija de apenas 3 años. Tenía 26 felicitaciones.

Yamith José Rada Muñoz, tenía 29 años, cinco de ellos al servicio de los colombianos, era natural de Santa Marta, soltero y padre de dos niños de 5 y un año. En su hoja de vida le registran 25 felicitaciones.

Willy Savier Rhenals Martínez, oriundo de Montería y de 33 años de edad, 12 de ellos en la institución, quien perdió ambas piernas en el atentado que la guerrilla y falleció una semana después en una clínica.

BARRANQUILLA

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.