Secciones
Síguenos en:
Chelo de Castro, orgullo de Barranquilla para el mundo
Chelo de Castro C

José Víctor de Castro Carroll, pero se le conoce más como Chelo de Castro C

Foto:

Acord Colombia

Chelo de Castro, orgullo de Barranquilla para el mundo

Historia de cómo el periodista de 101 años recibió Premio Mundial AIPS 'Toda una Vida en Deporte'.

La pregunta ‘pringamocera’, como diría de manera textual Chelo de Castro C., se dio la noche del jueves 13 de julio de 2017, en el restaurante ‘La Gran Chuleta’, en Cali.

Tras cubrir en Miami, de domingo a martes previos, toda la programación del Juego de Estrellas de las Grandes Ligas del béisbol, que tuvo la participación del expelotero colombiano Édgar Rentería como mánager del equipo Resto del Mundo, había llegado 24 horas después de lo anunciado –por falla de la aerolínea Avianca–, casi al caer la tarde de ese día al hotel InterContinental.

(Además, lo invitamos a leer: Barranquilla capacita a población migrante)

El ‘Inter’ era sede, desde la antesala, del 24 Congreso de la Asociación de Periodistas Deportivos de América, entidad afiliada a la AIPS, el máximo ente de periodistas deportivos del mundo. Y en Cali estaba, desde la noche del martes 11 de julio, el italiano Gianni Merlo, presidente del organismo que contaba a esa fecha con afiliados de 168 países.

Atrasado como llegué, esa noche entré solo por la amplia puerta de ‘La Gran Chuleta’. Nada más fue dar unos pasos en su interior, cuando, desde la primera mesa del costado izquierdo, me llamaron por mi nombre. Era el colega paraguayo Gustavo Benítez, que compartía con los también periodistas Héctor Agüero (paraguayo) y Martín Machado (uruguayo).

Apenas los saludé, porque al escuchar mi nombre, desde la primera mesa del centro, me llamó Carlos Julio Castellanos, presidente de la Asociación de Periodistas Deportivos de Colombia (Acord), organizador del congreso.

(Le puede interesar: Proplaya se quedó con el proyecto de protección costera de Cartagena)

Comenzó a escribir en 1945, en el semanario ‘La Unidad’ y, al poco tiempo, pasó a ‘La Prensa’. Más tarde, en ‘El Nacional’ y ‘Diario del Caribe’, hasta llegar a ‘El Heraldo’...

Castellanos me guardaba, en mi condición de vicepresidente de Acord Colombia y presidente de Acord Atlántico, con residencia en Barranquilla, sede de los próximos Juegos Centroamericanos y del Caribe, la única silla desocupada, a su izquierda.

En la mesa tenía en el extremo opuesto, de frente, al periodista paraguayo Gabriel Cazenave, presidente de AIPS América; a la derecha de Castellanos, a la periodista Konny Mora y en la parte superior, a Merlo, presidente de AIPS.

–Presidente, disculpe –le dije, después de los saludos, a Merlo, que tenía a su izquierda a Mora, como traductora–: ¿cuál es el periodista más longevo del mundo en actividad registrado en la AIPS?

Sí, señor presidente –dije–: 97 años, escribe una columna editorial diaria y, además, hace programa radial diario, ambos de lunes a viernes

–Un irlandés –respondió.

– ¿Y qué edad tiene? –interrogué de nuevo.

–83 años –contestó el italiano.

–Aquí tenemos a uno de 97 años –aseguré.

– ¿97 años y está activo?

–Sí, señor presidente –dije–: 97 años, escribe una columna editorial diaria y, además, hace programa radial diario, ambos de lunes a viernes.

Y, lleno de orgullo, rematé:–Es de mi tierra, Barranquilla, y se llama José Víctor de Castro Carroll, pero se le conoce más como Chelo de Castro C...

 Chelo, con su esposa Judith y su hijo Chelito, el pasado 22 de marzo.

Foto:

Acord Atlántico

Primero en América

La pregunta se me ocurrió la tarde del jueves 8 de marzo de ese año –mientras el Barcelona realizaba una épica remontada con el 6-1 sobre el PSG, que había ganado 4-0 en el partido de ida de la Liga de Campeones–, cuando fui a entrevistar al maestro en su casa. Y tomó fuerza cuando, en reunión interna de la organización, me enteré del anuncio de la venida de Merlo.

Ese día de la entrevista, que salió publicada el 17 del mismo mes, dos días antes de cumplir los 97 años, me sorprendió que mi excompañero de redacción de El Heraldo se disculpó tres veces en hora y media de conversación, porque había olvidado el nombre de un futbolista –hace unos días supe que era Teófilo Gutiérrez.

Pero contó con detalles cómo el arquero José Escorcia lo había matado de una patada al hígado, en una discusión por un juego de dominó en la casa alquilada por la Liga de Fútbol del Atlántico en la década del 40.

Es de mi tierra, Barranquilla, y se llama José Víctor de Castro Carroll, pero se le conoce más como Chelo de Castro C...

“Es que la memoria comenzó a fallarme”, me dijo con pena en esa oportunidad, mientras yo elogiaba, al contrario, su lucidez y pensaba: “Este es el periodista deportivo en actividad más longevo del mundo, y quizás también en general”.

En Cali 2017, Merlo le dijo a Mora que le pasara el nombre, y la conversación continuó sobre otros aspectos de la capacitación del periodismo deportivo con motivo de los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Pero esa misma noche y, al día siguiente, tras una conversación con el colombo-uruguayo Julio Comesaña, director técnico del Junior de Barranquilla, equipo que estaba concentrado en el ‘Inter’, el paraguayo Cazenave solo me preguntaba por don Chelo. Le relaté, entonces, lo que reseñé en ese trabajo:

Que comenzó a escribir en 1945, en el semanario ‘La Unidad’ y, al poco tiempo, pasó a ‘La Prensa’. Más tarde, en ‘El Nacional’ y ‘Diario del Caribe’, hasta llegar a ‘El Heraldo’, en el que ha permanecido 40 años.

(Vale la pena leer: La historia de ‘El laguito’, un cuerpo de agua en cuidados intensivos)

Que su columna, llamada ‘Palestra deportiva’, salía de lunes a viernes, sin importar festivos, durante todo el año. Pero que desde diciembre de 2016, por problemas de visión, sale dos o tres veces a la semana (le dicta a un nieto, Chelito de Castro), justo desde los días que murió su amigo Mike Schmulson, con quien inició el programa radial ‘Desfile Deportivo’, el 7 de abril (día de Barranquilla) de 1953, que aún hoy, 64 años más tarde, se emite por la mañana en Radio Aeropuerto.

Qué había publicado dos libros: ‘La pértiga rota’ (practicó atletismo, al lado de Gonzalo González, GOC, pariente de su esposa Judith Vásquez y a quien Gabriel García Márquez llamaba ‘maestro’ desde que comenzó a trabajar en El Espectador en 1954) y ‘Acuarelas costumbristas’, este una selección de columnas sobre lo típico de la ciudad, que plasmaba en las dos últimas semanas del año para darle descanso a sus lectores de temas deportivos.

Que utilizaba, en ocasiones, frases y dichos de la Barranquilla de inicios del siglo XX (‘cógeme ese trompo zarandete con la uña’, por ejemplo) y que era defensor acérrimo de los valores de la ciudad, tanto que buena parte de los escenarios deportivo llevaban nombres de deportistas por campañas suyas, como el estadio de fútbol Roberto Meléndez, en homenaje al primer futbolista colombiano contratado del exterior...

El 4 de octubre de ese 2017, en la víspera del partido de Colombia-Paraguay por las eliminatorias mundiales a Rusia-2018, en concurrida ceremonia matinal organizada por Acord Atlántico en el auditorio de Combarranquilla Boston, Cazenave y este escribiente entregaron a don Chelo, a nombre de AIPS América, Acord Colombia y la seccional local, placas de reconocimiento por su trayectoria. En Cali, en común acuerdo con Carlos Julio Castellanos, presidente de Acord Colombia, se había aprobado.

(Lo invitamos a leer: Solo un genio de la ortografía puede superar esta dura prueba)

Chelo ejerció el periodismo hasta el día que cumplió 100 años

Foto:

Vanexa Romero /EL TIEMPO

Ahora en el mundo 

Con el periodista y escritor Fausto Pérez Villarreal, decidimos participar en la categoría Audio en los Premios de Periodismo Deportivo Mundial AIPS 2020, con un trabajo sobre don Chelo, por sugerencia de Faiver Hoyos, presidente de Acord Colombia.

Emitido en el programa ‘Esquina Neutral’, que se transmite por la emisora Caribe Radio Online, llevó por nombre ‘Chelo de Castro, 100 años de vida, 75 años de periodismo deportivo’. Un recorrido por su brillante carrera.

Poco a poco, entre 1.871 trabajos de 129 países, el de Chelo fue pasando filtros. La mañana del viernes 19 de febrero de este año apareció en el listado de los 20 mejores del mundo –quedó en ese puesto y tercero de América–. Pero, lo más importante, hizo ‘visible’ nuevamente al colombiano a los ojos de Gianni Merlo.

Al italiano le llamó la atención, y tuvo que recordar nuestra conversación de Cali. Ese mismo día contactó a Carlos Julio Castellanos, presidente interino de AIPS América, y le dijo que necesitaba material gráfico y de video del maestro barranquillero para un premio especial.

A don Chelo, récord en el mundo de publicar su última columna a los 100 años –el día que los cumplió, el 19 de marzo de 2020 –y que hasta dos días antes de esa fecha coordinó su último programa radial, el pasado 22 de marzo, en ceremonia transmitida en directo, le fue concedido el Premio de Periodismo Deportivo Mundial AIPS ‘Toda una Vida en el Deporte’.

Estewil Quesada Fernández
Editor regional Caribe de EL TIEMPO
En Twitter: @EstewilQ

Lo invitamos a leer más noticias en Colombia

Antioquia se queda sin opciones para trasladar a pacientes covid

Murió el empresario costeño Ancízar Gutiérrez por coronavirus

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.