La Chinita, el barrio dispuesto a frenar obras del Puente Pumarejo

La Chinita, el barrio dispuesto a frenar obras del Puente Pumarejo

Con toma pacífica, habitantes piden que se les solucionen varios problemas generados por proyecto.

La chinita

Así permanece parte de la comunidad del barrio La Chinita que frenó las obras del nuevo Puente Pumarejo hasta que les den las soluciones a sus problemas.

Foto:

Carlos Capella/EL TIEMPO

Por: Andrés Artuz Fernández 
18 de julio 2019 , 03:32 p.m.

Para este jueves, cuando se cumple una semana desde que la comunidad de La Chinita, en el sur de Barranquilla, decidiera tomarse, pacíficamente, una de las zonas en la que se llevan a cabo los trabajos del nuevo Puente Pumarejo, el Invías había anunciado que les plantearía a los residentes los diseños de los accesos a ese barrio, con lo que se le daría solución a una de las tres problemáticas que suscitaron la manifestación.

Sin embargo, los representantes de unas 400 familias de ese barrio de 42 años de historia, se quedaron esperando los bocetos de la que sería la solución urbanística que devolvería la movilidad a la zona, dado que el Invías, representado por su subdirector general, Carlos Macías, les dijo que estos no estaban listos y que solo hasta septiembre, sin día definido, se conocerían.  

Ya en La Chinita estaban expectantes  de que lo que supuestamente les iban a  dar a conocer y en caso de que les hubiera parecido favorable para sus intereses, todavía quedarían pendientes los temas de la canalización del arroyo de la carrera 10, que con el transcurrir de la obra se ha tornado más peligroso, y la construcción de un puente peatonal que se necesita para que los niños puedan acudir a sus clases cuando el puente esté terminado en diciembre próximo.

Por lo menos hasta que todas esas soluciones lleguen, la manifestación se mantendrá indefinidamente y la obra paralizada, según lo confirmó Wilson Mancilla, gestor social de La Chinita.

"Nos irrespetan. Ahora les exigimos que se redacte un documento en el que se definan las fechas de entrega de los planos; la fecha de la consecución de los recursos para la canalización, por parte de la alcaldía, y la fecha del inicio de esa obra. Este debe estar firmado por el Invías, la Alcaldía, la comunidad y la Procuraduría, la Contraloría, la Personería y la Defensoría del pueblo como garantes. Con base en eso negociaremos terminar con la toma de la obra, pero mientras tanto aquí seguimos", reiteró Mancilla.

Dichas exigencias irán a Bogotá para que las conozca el director general del Invías, Juan Esteban Gil. 


Pero el líder de ese barrio, fundado en un 90 por ciento por población desplazada, explicó que desde hace dos meses los habitantes de La Chinita se vienen reuniendo con el director territorial de Invías, Miguel García y con el director del proyecto del Puente Pumarejo, Jorge Restrepo, en vista de que la obra avanza y no se les aterrizan  las soluciones a los problemas que les trajo la construcción de esa mega estructura que comunicará a Barranquilla con Santa Marta.

“Los trabajos no se detienen y cada vez quedamos más encerrados. Como al final de la obra quedaremos por lo menos en un 80 por ciento bloqueados queremos que se nos brinden desde ya las soluciones y no después de que el puente esté inaugurado como ya se nos ha planteado”, amplió Mancilla.

El gestor social reiteró en que con el proyecto del nuevo puente, la diagonal 5, principal carretera de acceso vehicular del barrio, así como las calles 9, 9ª, 10 y 11, quedarán completamente cerradas y el Invías lo que les ha dicho es que una vez queden listos los diseños hay que esperar hasta el próximo año para la consecución de los recursos que se necesitan para hacer la obra que les regresará la comunicación y movilidad.

La chinita

Moradores de La Chinita piden que cuanto antes le planteen la solución que al bloqueo de cinco de sus vías con la construcción del nuevo Puente Pumarejo.

Foto:

Carlos Capella/EL TIEMPO

Reclaman canalización

Al problema de las vías se suma uno de más de ocho años de existencia y que le compete a la Alcaldía de Barranquilla. Se trata de la canalización del arroyo de la carrera 10, que la última vez que se desbordó, hace año y medio, tras un aguacero,  inundó a más de 400 casas del barrio La Chinita.

Mancilla agregó que dado que la carrera 9, la cual conectará al nuevo puente, repercutirá sobre el cauce de 250 metros de alargo ya que aumentará la altura de la vía en un 1 metro con 20 centímetros, lo que servirá para que las proporciones de una inundación aumenten de manera considerable.

“Necesitamos esas soluciones cuanto antes y hasta el momento no hemos visto voluntad ni del alcalde Alejandro Char ni del Invías. La semana pasada el mismo presidente Iván Duque nos atendió unos minutos en su paso por aquí y se comprometió a ayudarnos, pero nada que nos informan lo que se va hacer. Mientras tanto aquí seguiremos dando la lucha”, agregó el líder Mancilla.

Al respecto, el Invías contestó a los medios de comunicación que “nuestro compromiso fue hacer los diseños y lo vamos a cumplir. La canalización es una obligación que el Tribunal le ordenó a la Alcaldía de Barranquilla, pero esta dice que no tiene recursos y el Invías ratifica su compromiso con la costa, con Barranquilla y con la comunidad de la zona del puente y asumió esta solicitud”.

Esta obra puede ser muy de país, pero no tiene por qué causar problemas a una comunidad como la del barrio La Chinita

Urge puente peatonal

Cerca de 400 niños de La Chinita se desplazan a cuatro instituciones educativas de la zona como lo son el colegio José Martí, el Bachillerato Simón Bolívar y las sedes 1 y 3 del colegio Luis Carlos Galán , pero cuando el puente sea inaugurado la carrera 9 quedará de 6 carriles, tres de ida y tres de venida, lo que imposibilitará la movilidad de los pequeños y de los habitantes de este barrio.

Por eso, la comunidad, entre sus exigencias para levantar la manifestación, también incluye la construcción de un puente peatona que, a su juicio, debe ir ubicado o en la calle 14 o en la 15.

“Es el Invías el que nos tiene que concretar ese punto exacto, pero eso no ha ocurrido”, agregó Mancilla.

La Chinita

Así permanece tras la manifestación un tramo del barrio La Chinita donde hasta hace una semana había maquinaria realizando obras complementarias a la del nuevo Puente Pumarejo.

Foto:

Carlos Capella/EL TIEMPO

Esta semana la comunidad también le salió al paso a las declaraciones de Héctor Carbonel, Coordinador de la Veeduría del Puente Pumarejo y director Ejecutivo de la Cámara Colombiana de Infraestructura, seccional Norte, quien aseguró que los vecinos del sector están incumpliendo los acuerdos pactados.

El nuevo puente, en el que se invierten más de 600 mil millones de pesos, está programado para ser entregado en diciembre próximo.

“Son totalmente infundadas y ajenas a la realidad , debido a que durante la etapa de socialización del proyecto, y durante la reunión efectuada en el mes de mayo con un grupo muy minoritario de la comunidad, no se le informó a esta sobre el cierre total de cinco vías de acceso al barrio, ni sobre la reducción de un tramo de la vía por dónde atraviesa un arroyo, que inunda más de 350 viviendas en época de invierno, ni sobre la dificultad que genera está obra para la circulación de los niños, niñas y adolescentes para trasladarse a las diferentes instituciones educativas donde reciben sus estudios”, explicaron líderes del barrio  en un comunicado enviado a EL TIEMPO.

Carbonel ha dicho que el compromiso que hay con la comunidad, y que fue suscrito en la mesa de trabajo con el Invias, fue que el 25 de Julio se les presentarán los avances de las obras a cambio que los vecinos dejen avanzar el proyecto y no sigan poniendo en riesgo la operación.

“Rechazamos estás declaraciones que no se ajustan a la realidad, y le recordamos a los integrantes de esta Veeduría, que independientemente a las características del proyecto que se esté desarrollando o se vaya a desarrollar, el interés y el beneficio de un particular no puede primar sobre el interés y el beneficio de toda una comunidad”, puntualizaron los vecinos de La Chinita.

Por su parte, el Invías, ratificó su decisión de presentar ahora en septiembre las soluciones a la movilidad del barrio una vez quede listo el nuevo Puente Pumrejo, pero la  comunidad se siente defraudada y reafirma que mientras no lleguen alternativas de fondo e inmediatas la protesta no será levantada ni las obras podrán seguir en marcha.

ANDRÉS ARTUZ FERNÁNDEZ 
REDACTOR DE EL TIEMPO
BARRANQUILLA

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.