‘Estamos cosechando a un Caribe que quiere vivir en paz’

‘Estamos cosechando a un Caribe que quiere vivir en paz’

Arturo Zea, coordinador de la Comisión de la Verdad hace balance de la gestión que vienen cumpliendo

Talleres de la Comisión de la Verdad en el Caribe

El trabajo de la Comisión en la Costa Caribe ha venido consiguiendo que las víctimas dejen a un lado el temor y participen en la elaboración de informes.

Foto:

Cortesía de la Comisión

Por: Álvaro Oviedo C.
28 de abril 2019 , 05:30 a.m.

“Yo siento en el Caribe una reconstrucción del tejido social que fue lo que más se afectó con estos 50 años de guerra. Los pasados procesos de paz, de los 90 con el Epl, con los paras del 2005, al Ley de Víctimas, la creación de esos planes y mesas todo eso ha generado un acumulado esperanzador”.

Quien así lo expresa es Arturo Zea Solano, coordinador de la macrorregión Caribe de la Comisión de la Verdad, durante su visita a este medio.

Iniciemos por lo simple, ¿Qué es la Comisión de la Verdad?
Es una institución de carácter estatal; no está adscrita al Gobierno, lo que le da mucha más autonomía para el cumplimiento de su función. Es también de carácter constitucional, o sea que tiene un blindaje fuerte a nivel jurídico, que le corresponde la labor de esclarecer las causas del conflicto armado en Colombia.

¿El fin del trabajo es..?
Promover una reflexión ética en el país y que no se vuelvan a repetir las olas de crímenes y barbaries que se han vivido.

¿La Comisión surge de los acuerdos con las Farc o ya existía con los procesos anteriores?
Como tal si es creada con fundamento en los acuerdos de La Habana, Cuba, pero tiene antecedentes importantes en nuestra experiencia de búsqueda de procesos de paz que fueron parciales y exitosos, como los del M-19, Epl, etcétera, y también con los paramilitares del 2005 cuando se creó un Centro de Memoria Histórica.

¿Y de qué sirve saber eso?
Esos antecedentes nos sirven para no partir de cero y tengamos ya informes de masacres como la del norte de La Guajira, Bahía Portete; la del Salado en los Montes de María; los hechos del sur de Córdoba que ya se han investigado; y ahora nos corresponde averiguar el por qué ocurrió eso. Muchas víctimas conocen el relato de lo que ocurrió, pero no sabemos el por qué.

¿Ese por qué es el que va a dejar claro la Comisión?
Sí. Es cómo se liga el tema de la tierra con las masacres; cómo los gobiernos locales fueron afectados; y cómo muchos sectores políticos usaron la violencia; el tema del narcotráfico; la violencia contra los sindicatos; contra las universidades. Son todas esas preguntas sobre quiénes están detrás y son las que les vamos a buscar las respuestas.

Tarea nada fácil, ¿O no?
Vamos a entrevistar a jueces, a víctimas, a familiares de las víctimas, porque quizás en esos momentos mucha gente no se atrevía a hablar, pero ya en este instantes hay mucha gente que nos dicen ¡ustedes cuando vienen! Nos están esperando para que los ayudemos a como montar informes.

¿El trabajo nada más se circunscribe a los hechos que involucran a las Farc?
No, es todo sobre el conflicto armado. Obviamente se pone foco a las Farc porque ha sido el eje del proceso. Ya estamos visitando en el Caribe a los espacios que se tienen en La Guajira y Cesar; ya empezamos diagnósticos para ubicar cómo nacieron, se desarrollaron, qué decisiones los llevó a generar frentes y luego bloques...

De la Comisión de la Verdad

Arturo Zea Solano destaca el apoyo que se tiene de la cooperación internacional para conseguir las metas.

Foto:

Vanexa Romero/EL TIEMPO

¿Solo testimonios de exguerrilleros o de otros actores?
Vamos a escuchar las voces de los comandantes, pero también de campesinos, ganaderos, comerciantes que nos cuenten, directamente, cómo fue ese padecimiento, esa ‘muerte en suspenso’, como se ha llamado el terrible drama que sufrió la Costa Caribe.

¿En síntesis, que cada actor cuente su verdad?
Exactamente y nos corresponden a nosotros con las técnicas de la investigación social, contrastar las fuentes, revisar, establecer un marco interpretativo de los patrones de violencia que ocurrieron para que el país entienda qué fue lo que pasó. Y nosotros hacemos una conclusión, una interpretación de qué fue lo que ocurrió.

¿Hay tiempo perentorio para la entrega de resultados?
Tres años que vencen el 29 de noviembre del 2021, pero es nuestra pretensión entregar un informe preliminar a finales de este año.

¿En qué han avanzado?
Hemos hecho ya diagnósticos participativos de los más importantes actores. Estamos en la fase de alistamiento, capacitando a la gente en técnicas de investigación y cómo montar un informe para tenga visibilidad que les va a proporcionar la Comisión.

El conflicto armado tiene un patrón común, pero características diferentes en cada Departamento de la Costa Caribe, ¿Han tenido en cuenta esto?
Es un trabajo complejo y hay un sector grande de la sociedad que no quiere que se sepa la verdad, pero ahí vamos.

¿Puede afirmar que ya no ha miedo de contar?
Ya ese miedo de los años 2000, 2005, 2010, ya eso está atrás. Hay dos regiones en el Caribe que son complicaditas, el sur de Córdoba y la Sierra Nevada (de Santa Marta) porque se habla de un rearme. El sur de Córdoba se habla del posicionamiento de la gente de México (narcotraficantes).

Es un Estado débil, y es uno de nuestros problemas. Con lo de los acuerdos (de las Farc) era para reforzar esa ausencia del Estado, pero nada y tienen que ver qué es lo que hay que hacer.

¿Trabajan en llave con otras entidades?
Estamos haciendo convenios. Ya llevamos con la Universidad del Norte y estamos a punto de firmar con la del Atlántico, la de Cartagena, para que sus investigadores nos hagan una especie de monitoreo de nuestra labor, que nos digan van bien o por ahí no es, revisen este tema, en fin.

Usted que fue Defensor del Pueblos en Bolívar, ¿El Estado si tiene en cuenta las alertas tempranas que se hacen cuando se tiene información precisa que van a ocurrir hechos violentos?
Es un Estado débil, y es uno de nuestros problemas. Con lo de los acuerdos (de las Farc) era para reforzar esa ausencia del Estado, pero nada y tienen que ver qué es lo que hay que hacer.

¿Qué pasa si se cae el proceso de paz con las Farc...? ¿El trabajo hecho queda en qué?
Las instituciones que se creación con el acuerdo de La Habana están blindadas. Lo de la ley estatutaria que se discute es para facilitar el trabajo. Va a haber dificultades, problemas, pero la arquitectura del acuerdo es muy fuerte, tiene gran respaldo internacional.

¿Pero esa pelea que se ve en el Congreso por lo de la JEP no crea un limbo y la gente se abstiene de seguir contando?
Sin dudas. En las Farc hay gente incrédula, asustada; pero también hay un sentimiento en la zona rural, entre las víctimas que fue construido durante 10 y 15 años, en que el proceso de paz y estas instituciones tienen que seguir adelante. Todas las reuniones que hemos hecho la participación ha sido admirable, de emociones.

¿El fenómeno de las muertes de líderes comunitarios afecta el trabajo de la Comisión?

Sí y nos condiciona. Como coordinador del Caribe estoy diciendo que nosotros, y citando función de la no repetición, debemos ponerle foco a los líderes sociales. Debemos nosotros, como entidad estatal, dar garantías de no repetición. Ya tenemos una alianza con la Procuraduría de la Nación para dar pasos hacia adelante.

A confirmar cifras de 50 años de guerra

El reto que tiene la Comisión de la Verdad, que hace parte del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, es confirmar qué tan ciertas son las cifras recopiladas durante los más de 50 años que lleva el conflicto armado en el país.

Por ejemplo, constatar el desplazamiento de 7 millones de personas; más de 17.000 menores de edad reclutados; más de 6.000 ejecuciones extrajudiciales; más de 11.000 víctimas de las minas antipersona, 4.500 de ellas de la Fuerza Pública; más de 80.000 desapariciones; más de 8 millones de víctimas.

Más de 7 millones de hectáreas de tierra despojadas; más de 37.000 víctimas de secuestro; más de 15.000 víctimas de violencia sexual. “La verdad es un principio de reparación; el que se sepa lo que ocurrió; el que haya espacio para que se conozca; ya es un extraordinario avance que estamos logrando como país”, dice Arturo Zea, reiterando el trabajo que debe estar listo en noviembre del 2021.

Álvaro Oviedo C.
Editor regional de EL TIEMPO
BARRANQUILLA

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.