Secciones
Síguenos en:
Fábrica de Cultura, nuevo escenario del arte en Barranquilla
Fábrica de Cultura

Decenas de obreros ultiman detalles en la edificación.

Foto:

VANEXA ROMERO

Fábrica de Cultura, nuevo escenario del arte en Barranquilla

Decenas de obreros ultiman detalles en la edificación.

Muy cerca de funcionar en el Barrio Abajo, servirá como casa de formación y exhibición. 

En una ciudad donde los escenarios para el arte no han tenido el mayor protagonismo cuando de políticas de gobierno se trata, causa expectativa la pronta terminación de la Fábrica de Cultura.

La edificación de 11.146 metros cuadrados, ubicada en la esquina de la carrera 50 con calle 40, tiene un diseño en el que dialogan los estilos arquitectónicos y sus épocas.

En los nueve pisos del inmueble funcionará la Escuela Distrital de Artes y Tradiciones Populares (EDA), la cual agrupa a 1.400 estudiantes, que actualmente reciben clases en sedes satelitales o por canales virtuales.

También hay lugar para una sala permanente de exposiciones amparada en un estilo art deco, heredado del antiguo edificio de Coltabaco, que funcionó en el predio.

(Barranquilla: hay 1.375 cupos adicionales en ‘Universidad al Barrio’)

“Se convertirá en un lugar de encuentro con el arte. Aquí no solo se formarán los artistas, también podrán circular y exhibirse sus productos, de modo que el público barranquillero tenga la oportunidad de apreciar recitales, exposiciones, puestas en escena, intervenciones, conciertos y más en los espacios propios de la fábrica como auditorio, teatrino, plaza, terraza y galería”, aseguró la secretaria de Cultura del Distrito, María Teresa Fernández.

La escalera en forma de espiral atrae la atención de inmediato.

Foto:

VANEXA ROMERO

El diseño de la Fábrica de Cultura

Aquí no solo se formarán los artistas, también podrán circular y exhibirse sus productos

Los trazos de la edificación son un capítulo aparte. De estos se encargó un equipo de arquitectos e ingenieros del Instituto Tecnológico de Zurich, asociado con la Universidad del Norte.

El diseño fue galardonado en los International Architecture Awards, una de las distinciones más prestigiosas de la arquitectura mundial, entregada por el Museo Ateneo de Chicago de Arquitectura y el Centro Europeo de Arquitectura, Arte, Diseño y Estudios Urbanos.

Al cruzar la puerta principal del edificio, por el que aún se mueven decenas de obreros, se percibe el diálogo entre la amplitud y el color que favorece un despertar hacia las intenciones creativas.

En el piso de una amplia plaza se aprecia la colorimetría que le recuerda al visitante que está en la entraña del Barrio Abajo y una escalera roja con carácter de escultura, hecha con 569 mil 870 kilos de acero, y de tono cardenal, eleva en espiral la curiosidad para descubrir los siguientes niveles.

El camino ofrece espacios idóneos para presentaciones escénicas, 22 aulas para trabajar música, audiovisuales, artes plásticas, al igual que teatrinos en los que pueden ubicarse un centenar de espectadores y un auditorio que tiene 340 cupos.

En el último nivel está una terraza con 174 páneles solares, que permitirán el funcionamiento con energías limpias en un porcentaje del complejo.

Todo el proyecto contempló una inversión de 27 mil 792 millones. El Distrito desembolsó 6 mil millones, con los cuales fue adquirido el predio.

El auditorio es uno de los espacios que ya se encuentra a punto.

Foto:

VANEXA ROMERO

Lo esperado de la Fábrica de Cultura

Hoy no hay ningún espacio que nos ponga más o menos cerca de la meta de ser una ciudad cultural. Esto llega por medio de una combinación de políticas públicas y agentes privados

“La Fábrica tiene el propósito implícito de convertirse en epicentro regional de diálogos creativos, producción poética y el encuentro de convivencia y transmedial para el desarrollo de los públicos. Por eso la naturaleza de la inversión realizada por el Órgano Colegiado de Administración y Decisión (OCAD) en el proyecto”, expuso recientemente Nibaldo Castro, artista y gestor de amplia trayectoria internacional.

"La Fábrica permeará de riqueza cultural y social a la ciudadanía, incentivando la presencia de los espectadores a los eventos artísticos propios y de terceros, fortaleciendo la experiencia y percepción estética y crítica de los habitantes y visitantes", añadió.

La construcción forma parte del plan de acción de la iniciativa de Ciudades Sostenibles y competitivas, auspiciado conjuntamente por el BID, a través de la Secretaría de Asuntos Económicos de Suiza (Seco), en convenio con Findeter y su programa Ciudades Sostenibles, en el cual figura Barranquilla.

(Lea: La Cueva reabre con gran celebración y cambios en dirección)

“La Fábrica de Cultura será el gran motor de las industrias creativas y culturales de la ciudad, al ser el escenario de formación de sus principales protagonistas. También vale mencionar que desde la EDA venimos trabajando fuertemente en las áreas de emprendimiento y egresados, de modo que la formación integral prepare a los artistas para su inclusión en la vida laboral”, agregó la secretaria de Cultura.

La expectativa aumenta en mayor medida entre una serie de actores culturales de la ciudad, si se tiene en cuenta que el Barrio Abajo, sede de la Fábrica, fue rotulado este año como Bien de Interés Cultural del Distrito.

En todo caso, quienes tienen la cartografía cultural y artística de la capital del Atlántico, conciben que el nuevo proyecto es apenas un paso entre los muchos que deben darse.

“Hoy no hay ningún espacio que nos ponga más o menos cerca de la meta de ser una ciudad cultural. Esto llega por medio de una combinación de políticas públicas y agentes privados que se metan a la cultura”, expresó Tony Celia, director del Centro Cultural Cayena de la Universidad del Norte.

“En Baranquilla consumir cultura no es una prioridad. Hay consumo del entretenimiento, que es diferente y bastante alto. Claramente entre más espacios existan y con programaciones constantes, llenos de conceptos y profundidad, se logrará cambiar ciertos hábitos. Y debemos entender que esto toma bastante tiempo”, añadió Celia, quien también es gestor de la Feria del Millón

Lejos de las discusiones casuales o trascendentales, es claro que el auténtico desarrollo de una sociedad se mide a partir de sus niveles educativos. El tiempo determinará que la Fábrica de Cultura cumpla con su misión de sembrar semillas de transformación, que germinen en arte y lleven a consolidar un verdadero ecosistema de economía creativa.

WILHELM GARAVITO MALDONADO
EL TIEMPO
BARRANQUILLA

Más noticias

Parque Tayrona es cerrado temporalmente para cuidar el ecosistema

El caso del concejal ebrio que atropelló a 5 personas y arregló con plata

Ni hombre ni mujer: la historia de cómo me reconocí como persona no binaria

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.