Secciones
Síguenos en:
Así es un ‘City Tour’ por el barrio donde nadie se atrevía a caminar
Rebolo Barranquilla

Haciendo muestra de cultura e historia, los reboleros muestran la mejor cara del barrio popular.

Foto:

Vanexa Romero /EL TIEMPO

Así es un ‘City Tour’ por el barrio donde nadie se atrevía a caminar

Haciendo muestra de cultura e historia, los reboleros muestran la mejor cara del barrio popular.

Barranquilleros buscan acabar con estigmatización de Rebolo, al que el Dane una vez le huyó.

“Rebolo tiene unos… Es que unos dicen 40 mil, otros que 50 mil y el Dane dice que más de 20 mil habitantes, pero como ellos no hicieron el censo bien, dizque porque los iban a atracar, entonces no se sabe con exactitud”, dice Eneida Viaña sobre la población de este popular barrio de Barranquilla.

Esta líder social, de 55 años, recuerda, sentada bajo la sombra que da un palo de mango en el patio de la casa, sede del Congo Barranquillero, ese suceso de 2018 que generó controversia entre sus habitantes.

(Lea también: Draga Taccola reanudó operaciones en el Puerto de Barranquilla)

Decimos que Rebolo es cultura y del fútbol la cuna, porque aquí lo que hay es gente echada pa’ adelante

En el marco del censo poblacional de ese año, el personal asignado por el Dane decidió suspender su recorrido puerta a puerta en este sector por “inseguridad”. Como solución, reanudaron el censo, pero en dos puntos de concentración.

De ahí fue que se desencadenaron dos hechos que quedaron para la historia: uno de ellos es la desconfianza de la comunidad por el método del censo que los lleva hoy a desconocer la cifra exacta de los habitantes, y el otro es la estigmatización por la percepción de inseguridad.

A la señora Viaña y a “más de 20 mil” habitantes les golpearon el orgullo rebolero, por lo que se vieron motivados a sacar sus armas: la historia, la danza, la cultura, el deporte, la tradición y la arquitectura que caracterizan al barrio de la localidad Suroriente.

“Nosotros decimos que Rebolo es cultura y del fútbol la cuna, porque aquí lo que hay es gente echada pa’ adelante y con ganas”, resume Viaña lo que tiene la comunidad para revertir aquello que le ha dado una mala imagen a estas calles.

Sector del 'Rincón Latino', donde predomina la siembra de árboles.

Foto:

Vanexa Romero /EL TIEMPO

De acuerdo con la Policía Metropolitana de Barranquilla, entre el 1 de enero y el 24 de agosto de 2021, se presentó en este barrio una reducción de casos en los delitos de lesiones personales, agresiones sexuales y hurto de vehículos.

Esto es: 33 casos de lesiones personales frente a 53 del año pasado, siete casos de delitos sexuales frente a 9 en 2020 y 0 casos de hurto a vehículos frente a un caso reportado el año pasado. Hay que tener en cuenta que se compara en el mismo periodo antes mencionado.

Además, la autoridad reportó que se han registrado 25 casos de violencia intrafamiliar hasta el 24 de agosto, el mismo número de casos que el año pasado. Mientras que no se registran secuestros en 2020 ni en 2021.

Se incrementaron los homicidios: hasta el 24 de agosto de 2020 hubo siete, mientras que en el mismo periodo de este año se reportan 10. También se registró un caso de extorsión en 2021 frente a 0 en 2020.

El proyecto de carácter social incluye a niños y jóvenes, pensando en el futuro.

Foto:

Vanexa Romero /EL TIEMPO

En el recorrido se van a dar cuenta lo macondiano, lo fabuloso y lo tranquilo que es Rebolo. De lejos asusta, pero de cerca enamora

A raíz de la estigmatización, Viaña madrugó una vez más, se vistió de blusa negra manga corta con el mensaje ‘Yo soy rebolera’, pantalón de jean corto, calzados cerrados tipo tenis, atendió a sus seres queridos con el desayuno y salió por el proyecto ‘City Tour de Rebolo’.

EL TIEMPO la acompañó en este nuevo encuentro, el tercero, con los líderes Pedro Díaz, Ubaldo Medina y Dylan Pinto, quienes acordaron reunirse en el punto de salida de la ruta con otros ciudadanos interesados en caminar por donde antes nadie – ni los del Dane — se atrevieron a caminar.

Y es que precisamente esta iniciativa por el barrio lo que hizo fue juntar la historia, la danza, la cultura, el deporte, la tradición y la arquitectura propia en un recorrido para los habitantes de todos los estratos de Barranquilla y los turistas.

“Todo esto se está haciendo para aprovechar que Rebolo sí existe, pero existe de la mejor manera. En el recorrido se van a dar cuenta lo macondiano, lo fabuloso y lo tranquilo que es Rebolo. De lejos asusta, pero de cerca enamora”, expresa Díaz, a quien se le dibuja una sonrisa en su rostro con cada frase que usa para describir a su barrio, mientras se dirige a la decena de caminantes expectantes por reconocer.

(Le puede interesar: Maltrato animal: con cerveza y golpes obligaron a caminar a caballo)

El inicio de la ruta

Díaz, coreógrafo rebolero, da inicio a la ruta en el Centro Social Don Bosco, ubicado en la carrera 30 con calle 17. Es considerado el primer megacolegio del país y fue fundado en los años 40 por el sacerdote lituano Stanley Matutis. ¿Por qué punto de partida?

“Este es ‘El punto blanco de la Zona Negra’, considerado así porque desde aquí se dispara la luz de la esperanza, del amor, de la fe, de la educación, de la cultura. Esta estructura no la tiene ningún colegio en la ciudad”, asegura Díaz, fijando su mirada al teatro de la institución, donde en ese momento se hacía la presentación de proyectos de emprendimientos de los estudiantes en alianza con el Sena.

Son las 10 a. m. y la luz que también se dispara es la del sol canicular que estrella sus rayos en el rostro de los líderes sociales y el grupo que escucha y se asombra cuando el artista cultural recuerda que en los amplios espacios de la escuela se han preparado desde reinas del Carnaval de Barranquilla hasta la ceremonia de inauguración de los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2018.

Díaz contonea su cuerpo con orgullo durante esta parte de su exposición, toda vez que él ha fungido como preparador de las reinas, además de coreógrafo de diferentes danzas y comparsas de las fiestas carnestolendas, justamente en este escenario.

El Centro Social Don Bosco también está dispuesto como punto de vacunación contra el covid-19.

Foto:

Vanexa Romero /EL TIEMPO

Él dice que a Rebolo había que ponerle un punto blanco de educación y amor en vez de tomar represalias

Al instante, el arquitecto y líder Ubaldo Medina interrumpe e interviene: “Debido a su relieve, las aguas servidas del barrio San Roque y más arriba bajaban por su cauce natural y antes del caño se estancaban, por eso la ‘Zona Negra’. Cuando el padre Matutis llega y se da la gran asonada por (Jorge Eliécer) Gaitán en el año 1948, la iglesia y el colegio Salesiano sufren desmanes por parte de habitantes de Rebolo, él dice que a Rebolo había que ponerle un punto blanco de educación y amor en vez de tomar represalias”.

Tras conocer el origen de ‘El punto blanco de la Zona Negra’, el interés de los presentes aumenta proporcionalmente al calor desbordado a estas alturas de la mañana.

Algunos se untan bloqueador solar, mientras que otros usan cachucha y gafas de sol, pero ninguno se rinde a continuar con el recorrido que se prepara para alcanzar su segunda estación.

“Estas presentaciones nos animan bastante, me llama la atención eso de las reinas. Ojalá que más gente siga visitando el barrio. Esta iniciativa puede sacar a muchos jóvenes de los malos pasos”, dice Johana Corales, de 40 años, quien seguía la caminata sobre la calle 21, también conocida como calle Maturín.

La segunda estación

Entre la primera y la segunda estación hay unos cinco minutos a pie de distancia. El paisaje es conformado por bicitaxis y viviendas coloridas, con una arquitectura clásica, con techos triangulares que le dan una apariencia de mayor amplitud y frescura en el interior de las casas. Es como si el tiempo se hubiera detenido en Maturín.

De pronto, allá en el fondo se alcanza a escuchar una melodía ejecutada por la flauta de millo que es reproducida en un equipo de sonido. A medida que el grupo avanza, se percibe más cerca y se divisa a un conjunto de bailarines, entre niñas y jóvenes que abren y cierran las polleras que traen sus vestidos en los que predomina el rojo y el blanco.

Sus cabellos son adornados por lazos rojos que hacen juego con sus zapatillas, cuyas plantas arrastran por el pavimento quebrado. Sonríen tan grande como la abertura del vestuario y bailan coquetas frente a sus parejos, unos muchachos que, además de pantalón y camisa encajada, sostienen en sus brazos derechos un sombrero que menean de arriba hacia abajo y viceversa.

Solo hasta que los visitantes llegan a la estación ‘Radioposte’ caen en cuenta que no es casualidad, pues el performance de la Cumbiamba ‘Orgullo rebolero’ está preparado para recibirlos en esta parada del City Tour, porque el baile y la tradición hacen parte de Rebolo.

“Radioposte es el nombre que adoptamos, porque los vecinos adultos y jóvenes se sientan todas las noches para hablar de Junior, de la Selección Colombia, de las problemáticas sociales, de la pandemia, de trabajo, del rebusque, según el tema del día”, sostiene Viaña ante la mirada de los caminantes.

Además de conservarse, las viviendas también resaltan por su colorido.

Foto:

Vanexa Romero /EL TIEMPO

Ser rebolero dejó de ser una ofensa, hay personas que lo dicen de manera despectiva, pero a nosotros no nos da pena

En ese momento es interrumpida por el estruendoso sonido de una música champeta que reproducen desde el altoparlante negro. El ritmo es tan pegajoso que Corales y otros visitantes se animan a mover la cintura y se suman al grupo de cumbiamberos, entre ellas Darianna Castro, una menor de 4 años, cuyas ganas de bailar son inversamente proporcionales a su corta edad.

Un gigantesco escudo de Junior y una bandera de Colombia del mismo tamaño, ambas pinturas expuestas en un mural, adornan una calle llena de cultura, idiosincrasia y deporte. Sobre todo esto último, toda vez que la fundadora del conjunto ‘tiburón’, doña Micaela Lavalle, vivió a dos casas de esta estación.

Por lo general, la charla en cada estación dura hasta 30 minutos, pero el baile extiende esta vez la estadía por al menos una hora en Radioposte.

“Ser rebolero dejó de ser una ofensa, hay personas que lo dicen de manera despectiva, pero a nosotros no nos da pena, ahora este proyecto (el City Tour) nos alienta a demostrar que de Rebolo salen arquitectos, artistas, deportistas, abogados y más. Aquí no hay delincuentes, hay creatividad y ganas”, agrega la anfitriona.

Sea en la mañana, tarde o noche, a cualquier hora, niños y jóvenes no tienen problema en salir a bailar los ritmos típicos.

Foto:

Vanexa Romero /EL TIEMPO

‘La esquina del sabor’

Hora y media después del recorrido, algunos caminantes ya muestran agotamiento. Por eso se hace una parada técnica para recargar baterías en un puesto de empanadas y arepas dulces que acompañan con chicha, cuyos productos son exhibidos en una vitrina, junto a la calle.

Sin embargo, el receso dura poco ante unos nubarrones que amenazan con una futura lluvia. Es así como el paso se acelera hasta llegar a ‘La esquina del sabor’, la penúltima estación.

Hace parte de un espacio juvenil ubicado en la carrera 29 (Vesubio) con calle 19 (Oriente), que realiza labores sociales en las que participan comunidades de la Zona Negra, la Zona Cachacal, Los Tres Postes, Sauce, Los Patios y El Matadero.

En la 'Esquina del Sabor', dicen que todos los problemas se resuelven.

Foto:

Vanexa Romero /EL TIEMPO

Estamos rescatando jóvenes a quienes le inculcamos en su tiempo libre que se expresen por medio de la danza.

“Estamos rescatando jóvenes a quienes le inculcamos en su tiempo libre que se expresen por medio de la danza. Con la danza hemos cambiado muchas vidas. Trabajamos con nuestros propios esfuerzos. Después que tengamos la dedicación, el esfuerzo y el amor, todos construimos una mejor vida para el barrio”, manifiesta Dylan Pinto.

Él, de 28 años, dirige el Grupo Urbano Pandas de Rebolo, que desde hace cinco años ocupa a unos 90 jóvenes interesados en el baile. Y con un parlante en esa esquina del sabor hacen la demostración de sus talentos, con vestimentas amarillas, a los caminantes.

La coordinación en su presentación impacta no solo a los participantes del City Tour, sino también a los vecinos, quienes salen de sus viviendas, de la tienda y los transeúntes que aguantan su andar para finalmente aplaudirlos.

(Le recomendamos: Hay trueque de libros en estación Joe Arroyo de Transmetro)

El cierre de la colorida ruta

Dos horas después, se llega a la casa de los Guell Flórez, fundadores del grupo folclórico Congo Barranquillero, con 13 Congos de Oro ganados en 15 años participando en el Carnaval.

El patio amplio de la vivienda, sombreado por varios árboles frutales, se ha convertido con el pasar de los años en un rincón carnavalero, donde los integrantes del Congo se preparan para asistir a cada desfile.

Es tal el colorido que el grupo de participantes en el tour se anima a sacarse unas fotografías que quede para la posteridad, dejando a un lado el agotamiento.

Mural en la sede del Congo Barranquillero, donde finalizó este recorrido.

Foto:

Vanexa Romero /EL TIEMPO

Veo el City Tour de Rebolo en unos años como un corredor turístico donde confluyan la historia, la cultura, la danza

Aunque este recorrido cierra en este punto, la ruta puede variar y finalizar en otros característicos sectores de Rebolo, como ‘La casa de paja’, ‘La gota de leche’, la casa de Nelson Pinedo, el estadio Moderno, ‘La 100’ y ‘El Rincón Latino’.

“Veo el City Tour de Rebolo en unos años como un corredor turístico donde confluyan la historia, la cultura, la danza, el deporte, la arquitectura, entre otras tradiciones del barrio”, indica Díaz, quien destaca que en los tres recorridos que lleva este proyecto han participado desde colegios hasta iglesias con feligreses que provienen de Europa.

Es así como una decena de ciudadanos y visitantes se animan cada vez más a recorrer esas calles del barrio que antes no se atrevían a caminar y confirmar por qué Rebolo de lejos asusta, pero de cerca enamora.

Deivis López Ortega
Corresponsal de EL TIEMPO Barranquilla
En Twitter: @DeJhoLopez
Escríbeme a deilop@eltiempo.com

Más contenidos de Colombia:

Indignante: están envenenando con cianuro a perros y gatos de Cúcuta

Estos son los recorridos de las protestas en las principales ciudades

Esto es lo que se sabe del grupo criminal que planearía asesinar a Caicedo

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.