Secciones
Síguenos en:
El doble drama de la comunidad migrante y LGBT en Barranquilla
Discriminación Barranquilla

Andy Martins pasó del Paseo Bolívar a la Plaza de la Paz para laborar en medio de la informalidad.

Foto:

Vanexa Romero /EL TIEMPO

El doble drama de la comunidad migrante y LGBT en Barranquilla

Andy Martins pasó del Paseo Bolívar a la Plaza de la Paz para laborar en medio de la informalidad.

Martins, un hombre trans venezolano, contó a EL TIEMPO su caso, de 230 que documentó una corporación

“Me dio un empujón y me preguntó qué me creía yo, si niño o niña. Entonces mi respuesta fue: como usted me quiera ver. Fue ahí donde me agredió y me empujó”, cuenta Andy Martins, quien no llamó a las autoridades, porque justamente quien lo estaba agrediendo era un uniformado de la Policía Metropolitana de Barranquilla, según su narración.

Martins es un hombre trans y hace parte de los 230 casos que documentó la corporación Caribe Afirmativo en un informe, sobre las experiencias de venezolanos LGBT+ en situación de movilidad humana en Colombia.

(Lea también: ¡Trabajo sí hay! Esta vez, para las comunidades diversas en Barranquilla)

El estudio se concentró en Barranquilla, Riohacha, el municipio de Maicao (La Guajira), Medellín, Norte de Santander y Nariño. Entre otros resultados, el informe arrojó que el 15 por ciento de los afectados manifestó que recibe maltrato por xenofobia y homofobia.

En ese porcentaje se tuvo en cuenta el caso de Martins, quien recuerda que el 23 de enero de 2018 debió dejar todo en su país, principalmente a su familia conformada por su pareja y su hija de 10 años.

“Decido dejar Venezuela, por la situación que ya está muy pesada. Ya no se me hacía posible ayudar a mi familia desde allá. Se me hacía difícil conseguir para el colegio, cena, desayuno, merienda, entonces decidí migrar, porque sentí que mi vida y la de mi familia corrían riesgo”, explica el venezolano, de 32 años, en EL TIEMPO.

Después de salir por una trocha, Martins emprendió un viaje que lo condujo hasta Santa Marta, donde permaneció dos semanas para luego coger rumbo a la capital del Atlántico, ciudad en la que se encuentra desde entonces.

Martins muestra el retrato de su época siendo menor de edad.

Foto:

Vanexa Romero /EL TIEMPO

En Barranquilla encontré receptividad en las personas, pero no con la Policía

“En Barranquilla encontré receptividad en las personas, pero no con la Policía, ya que nos perseguían mucho por trabajar en la calle. Lo que más me afectó fue el abuso policial”, asegura.

Andy Martins se gana la vida en ‘La Arenosa’ como vendedor informal. Con esta ocupación empezó hace más de tres años en el bulevar del Paseo Bolívar, Centro de la ciudad. Pero esto incomodó a los comerciantes del sector, que se quejaban ante las autoridades.

Trámites de legalización

Le enseño mi cédula venezolana y me llevó para abajo a punta de agresiones y empujones

El miembro de la comunidad diversamente sexual asegura que ha hecho todo lo posible por tramitar documentos que lo legalicen en este país, incluyendo la documentación del RUT para convertirse en un trabajador formal.

“Son varias las dificultades. No he podido realizar la primera fase, porque necesito una asesoría legal para tramitar el documento como yo aparezco en la cédula, ya que tendría que tramitar otro documento con mi nombre identitario”, relata Martins.

En su cédula venezolana, aparece con el nombre de Angy Martins, de género femenino. De ahí se desprende lo que considera “abuso policial” del cual ha sido víctima en el Distrito en dos ocasiones, entre 2019 y 2020.

Sobre el último caso, indica que estaba visitando a una amiga que tiene un puesto en el Centro donde vende agua y gaseosa y de pronto llegó un policía requiriendo la documentación y una requisa.

“Le enseño mi cédula venezolana y me llevó para abajo a punta de agresiones y empujones. Fue una situación violenta. Me trasladaron al CAI hasta las 3:00 a. m. y luego me llevaron a la UCJ, donde me soltaron a las 7:00 a. m. De ahí caminé hasta el barrio San Roque, donde vivo”, expresa.

En medio de todo, el hombre trans destaca la receptividad de los ciudadanos.

Foto:

Vanexa Romero /EL TIEMPO

Muchos policías tienden a confundirse y no se dan cuenta hasta que uno les saca el documento de identidad

El hombre trans, de cabello corto, y que suele vestir con jean y camisa, aún se pregunta por qué lo agredieron si no opuso resistencia. Además, cuenta que le quitaron todo el producido del día, incluyendo un billete de un dólar que los uniformados consideraron que “no debía tener”.

“Muchos policías tienden a confundirse y no se dan cuenta hasta que uno les saca el documento de identidad. Cuando lo revisan, empiezan a decir que soy niño o niña, empiezan a hablarme muy feo, por ejemplo, ‘tú lo que necesitas es una mond* para que se te quite’ y cosas así”, detalla.

En otras ocasiones, añade, lo amenazan con darle “una muñequera (golpiza)” por ser hombre. Por ello, indica que los que hacen parte de esta institución necesitan mayor capacitación ante estas situaciones que los enfrenta con un miembro de la comunidad LGBT+.

“A la comunidad, que tengan fuerza, que pronto vamos a ser más visibles. Yo digo que a mí no me definen como me quieran ver, sino como yo soy. Yo me siento hombre y soy hombre. Y a las autoridades les pido que un poco más de respeto”, concluye Martins.

(Le puede interesar: Estos son los detalles de la captura de Emilio Tapia en Barranquilla)

Más detalles del informe

El relato de Andy Martins resume los hallazgos del informe de Caribe Afirmativo, el cual fue presentado por el coordinador del proceso Integra, Frank Rangel, a quien también le tocó vivir ese drama como migrante.

“Las personas venezolanas, cuando llegan a Colombia, vienen con la visión de encontrar un trabajo estable, que le pueda brindar una estabilidad económica, que no solo les permita vivir bien, sino ayudar a las familias que aún se encuentran en Venezuela”, explica Rangel.

Es ahí donde se topan, según manifiesta, con una realidad más difícil, enfrentándose a los trámites de regularización, salud y terminan siendo víctimas de xenofobia y homofobia.

“En este informe encontramos que estas personas reciben por parte de sus patrones maltrato ya sea por cuestionó de nacionalidad y por ser LGBT. Hay ciudadanos que han sido despedidos cuando los jefes se enteran que son LGBT”, sostiene el coordinador del colectivo.

Caribe Afirmativo pide que se tenga en cuenta a extranjeros en las políticas públicas para la comunidad LGBT.

Foto:

Puerta de Oro

El 75 por ciento de las personas manifestaron que han tenido violencia por identidad de género y su condición de migrante

El hombre señala que la mayoría de los casos que Caribe Afirmativo ha recibido provienen de la Costa, dejando en evidencia el tema del machismo desde esta región del país.

Otro de los resultados del informe es que las personas LGBT han acudido al trabajo informal, debido a los inconvenientes de discriminación por su orientación sexual. Incluso, han terminado ejerciendo el trabajo sexual por supervivencia.

“Antioquia es el departamento que más tiene a personas venezolanas ejerciendo el trabajo sexual, ya sea presencial o vía webcam, y le sigue el Atlántico. En una lista general, el 75 por ciento de las personas manifestaron que han tenido violencia por identidad de género y su condición de migrante”, enfatiza.

Tras hacer un análisis de estas situaciones, Rangel concluye que hace falta voluntad de los entes públicos y privados para difundir las rutas en las que los afectados puedan encontrar justicia. Asimismo, pide a las autoridades de Gobierno a que se unan a las campañas de sensibilización.

“La dinámica que se está presentando en estos momentos en Barranquilla es que las personas se trasladan hasta acá buscando más oportunidades, otros se trasladan a Bogotá y un grupo más pequeño decide regresar a su país”, cierra.

En ese sentido, desde la corporación le hacen seguimiento a este panorama para generar estrategias con el fin de revertir casos de discriminación que refuerzan el drama de Andy Martins y otros centenares de connacionales.

Deivis López Ortega
Corresponsal de EL TIEMPO Barranquilla
En Twitter: @DeJhoLopez
Escríbeme a deilop@eltiempo.com

Más contenidos de Colombia:

‘No le estaba huyendo a la justicia’: Enrique Vives

Abogado de Vives presentará apelación de medida de aseguramiento

Tragedia en Gaira: estos eran los seis jóvenes arrollados por Enrique Vives

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.