La lucha de los Caro Wagner por derrotar a la discapacidad

La lucha de los Caro Wagner por derrotar a la discapacidad

Luis es ejemplo de cómo familia-colegio-deporte es fundamental en la formación de los seres humanos.

Luis Wagner

Luis Caro Wagner y su papá, en el Colegio Alemán de Barranquilla (institución donde cursa 10 grado), junto a Sofía Navarro, una de sus mejores amigas.

Foto:

Archivo particular

Por: José Ríos Mercado 
20 de agosto 2019 , 08:30 a.m.

El estudiante Luis Caro Wagner, quien presenta una discapacidad desde los 9 meses de edad, es un agradecido con Dios y con la vida al poder desarrollar sus actividades cotidianas, cumplir con sus obligaciones escolares como el resto de sus compañeros de la klasse 10 del Colegio Alemán de Barranquilla y participar junto a su papá en exigentes pruebas deportivas a nivel nacional e internacional.

Pese a su condición, ha podido salir adelante, gracias al acompañamiento incondicional de su familia dentro de este proceso, al poder estudiar en una institución en que ha contado con el apoyo de toda la comunidad estudiantil y al poder demostrar a través del deporte que puede ser un referente para otras personas que presentan algún tipo de discapacidad física o mental.

Según los padres de Luis, Oscar y Karyn, el nacimiento de su hijo fue normal. A los 6 meses, el bebé tuvo una falla respiratoria por causa de una bronquiolitis derivada de una gripa mal manejada en una clínica de Valledupar (donde nació y donde residía la familia), lo que conllevó a que fuera ingresado a una Unidad de Cuidados Intensivos, donde permaneció tres meses. Estando allí presentó dos fallas respiratorias más que terminaron por generar una parálisis cerebral que afectó su parte motriz, mas no su parte cognitiva. No obstante, ellos consideran que el desarrollo de Luis ha sido normal e incluso un poco mayor que el de los demás niños y adolescentes de su edad, debido a su mayor nivel de concentración.

Buscamos dar ejemplo a otros padres que también viven situaciones similares con sus hijos pequeños y enseñarles un poco a que deben cambiar el ‘chip’, a que tienen que reconocer la discapacidad

Nosotros reconocemos que la discapacidad de nuestro hijo es algo que no va a cambiar, que no se va a modificar o que no va a dejar de existir, sino que es algo que ya está con él; a la edad que tiene Luis sabe de qué es capaz y eso nos ha ayudado mucho a mejorar las cosas. Buscamos dar ejemplo a otros padres que también viven situaciones similares con sus hijos pequeños y enseñarles un poco a que deben cambiar el ‘chip’, a que tienen que reconocer la discapacidad y a que deben reconocer de qué son sus hijos capaces. Eso es lo que hemos hecho hasta el momento con Luis”, expresó su papá.

Adaptación a la vida escolar

De acuerdo a la coordinadora del área de Orientación Psicoeducativa del Colegio Alemán, Nitza Guzmán, los años escolares de Luis se podrían definir desde la pedagogía como un aprendizaje determinante y significativo, tanto para el estudiante como para la institución. Guzmán recalcó que las excelentes prácticas docentes cumplen los criterios de lo que actualmente en el campo de la inclusión escolar se denomina Diseño Universal para el Aprendizaje (DUA), enfoque de enseñanza dirigido a cubrir las necesidades de cada estudiante en el salón de clases y exigido por el Ministerio de Educación Nacional.

“Con el pasar de los años, las reformas en el plan estratégico del colegio enrutado por la junta directiva gestó un marcado crecimiento institucional que ha permitido contar con un grupo de docentes que maneja la diferenciación y multiplica sus conocimientos con sus pares; este enfoque es transversal desde el kindergarten hasta la klasse 12. El proceso de aprendizaje de Luis se ha caracterizado por el respeto, la vocación, la empatía y la cercanía entre la institución y su familia, donde siempre se han tenido en cuenta las fortalezas del estudiante”, manifestó Guzmán.

Deporte para el desarrollo

Pese a la discapacidad física de Luis, su abuelo paterno (Julio Roberto Caro, quien fue ciclista profesional), y uno de los hermanos de Óscar (Paulo) estaban convencidos de que el deporte era una excelente alternativa para que el niño pudiera seguir desarrollándose personalmente. Tanta fue la insistencia del patriarca de la familia y de uno de sus tíos que el primer acercamiento que tuvieron papá e hijo con certámenes deportivos fue la Media Maratón de Bogotá, categoría 10K, en 2010, evento que coincidió con unas citas médicas que tenía Luis en la capital y que se constituyó en el punto de partida para que ellos iniciaran esta aventura.

“La idea inicial era que mi hermano lo llevara en su silla de ruedas para que lo paseara como hacen muchos papás con sus hijos en sus coches, pero mi instinto de papá y debido a su estado delicado desde el punto de vista médico me impulsaron a que yo fuera el que lo llevara y corriera finalmente junto a él. A Luis le gustó tanto esa experiencia que me pidió que lo siguiéramos haciendo y fue cuando decidimos tomar parte en otras competencias como la Carrera 10K en Barranquilla (2012) y la Media Maratón de Medellín (2016). A partir de ahí me di cuenta que mi hijo se disfrutaba cada prueba de estas”, dijo el padre.

Luis Wagner

El Team Caro Wagner durante su participación en la Maratón de Fort Lauderdale, en los Estados .Unidos, en febrero pasado.

Foto:

Archivo particular

A juicio de sus padres, algo muy positivo que ocurrió desde que Luis empezó a participar en estos certámenes deportivos fue que nunca volvió a visitar una clínica pese a ser un niño muy enfermizo. Las inasistencias que hoy tiene en el colegio no son por causa de algún quebranto de salud o por estar hospitalizado, sino porque tiene un compromiso en Miami, San Andrés o algún otro lugar. Ellos piensan que la adrenalina de los eventos, la posibilidad de que él disfrute los viajes y haberse convertido en alguien reconocido y un ejemplo a seguir en muchas partes, han contribuido para que no haya vuelto a enfermarse.

Me gusta mucho estar con mi papá en estas competencias porque además de motivarme mentalmente me llenan de mucha satisfacción al saber que somos solo dos parejas a nivel mundial

“Me gusta mucho estar con mi papá en estas competencias porque además de motivarme mentalmente me llenan de mucha satisfacción al saber que somos solo dos parejas a nivel mundial –conformada por un padre e hijo que presenta alguna discapacidad– que toman parte en este tipo de pruebas. Valoro mucho lo que mi papá hace por mí, ya que debe hacer un gran esfuerzo físico antes, durante y después de cada certamen deportivo. El día antes del evento me emociono mucho y me gusta acostarme temprano para levantarme temprano y así poder despertar a mi papá para irnos rápido al aeropuerto”, dijo Luis.

Tal es la motivación generada por el Team Caro Wagner (nombre creado en 2016 para identificarse en las competencias) en los demás atletas, que varias veces ellos les han manifestado que cuando han estado a punto de abandonar una prueba, el solo hecho de verlos allí, los impulsa a continuar. Según Óscar Caro, lo que ellos buscan al participar en estos certámenes deportivos es generar conciencia en los organizadores de estos eventos en cuanto a la inclusión para que más padres puedan disfrutar con sus hijos y promover la organización de competencias a nivel nacional que sean accesibles para esta población.

Son unas 30 pruebas nacionales e internacionales a cuestas, entre las que se destacan la Media Maratón de Miami (2017), la Media Maratón de Barranquilla (2017), el X Series Triatlón de Santa Marta (2017), la Maratón de Miami (2018), el X Series Triatlón de San Andrés (2018), la Maratón de Medellín (2018), la Media Maratón de Cartagena (2018), la Maratón de Fort Lauderdale (2019). Hay dos más pendientes por correr y programadas en suelo europeo como este año: la Maratón de Zagreb (13 de octubre) y la Maratón de Frankfurt (27 de octubre).

Con la fundación Fidec, creada hace 13 años por la familia Caro Wagner, para brindarle atención a niños discapacitados de la costa Caribe a través de un modelo de atención clínico desde la humanización de la rehabilitación, los papás de Luis seguirán brindándole a su hijo diferentes alternativas como la educación, la música y el deporte, para que él tenga un desarrollo integral.

José Ríos Mercado
Especial para EL TIEMPO
Barranquilla - @eltiempo

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.