Secciones
Síguenos en:
Muelle de Puerto Colombia: una obra con muchas promesas
Muelle Puerto Colombia

Pedazos de varas que salen a la superficie son los restos del viejo muelle de Puerto Colombia.

Foto:

Vanexa Romero /EL TIEMPO

Muelle de Puerto Colombia: una obra con muchas promesas

EL TIEMPO conoció que hay disgusto en la Gobernación del Atlántico con Fontur y firma contratista.

Atrás, muy atrás, quedó la mejor época del muelle de Puerto Colombia, cuya construcción se inició en 1888, dirigida por el ingeniero cubano Francisco Javier Cisneros, e inaugurado en 1893 para funcionar como parte final del terminal marítimo de Barranquilla.

(Lea también: Así avanza la demolición del emblemático muelle de Puerto Colombia)

Si bien se anunció desde hace seis años un proyecto para recuperarlo, al menos con el fin de conservarlo como atracción turística que alguna vez llenó de orgullo a atlanticenses y colombianos, más han sido las promesas que las acciones.

Después de ser el segundo muelle más grande del mundo, gran parte se vino abajo. Aunque la fuerza de las olas le ganó la batalla a la estructura, el olvido reflejado en su deterioro aportó a la desaparición de un tramo importante y, con él, las vivencias de muchas generaciones en la población, las cuales intentan conservar en nostálgicas y felices anécdotas.

Todo comenzó en 2009, cuando un segmento de 200 metros se derrumbó, desapareciendo totalmente entre la profundidad del mar. Por lo que de inmediato fue suspendido el paso a los turistas en esta parte de la atracción.

Muelle Puerto

Una de las partes del muelle, que alguna vez engalanó a Puerto Colombia y Atlántico.

Foto:

Vanexa Romero /EL TIEMPO

Tiempo después, el muelle quedó dividido en cinco partes, luego de que, en julio de 2012, una parte de unos 20 metros colapsara. Esto, sumado a otros cuatro segmentos que habían caído al fondo con el pasar de los años.

Desde entonces, empezaron los anuncios de inversiones para la recuperación de la estructura. Aunque, un año antes, en 2011, el Ministerio de Cultura había indicado que no se iba a invertir en la misma, en diciembre de 2012 hicieron pública la intención de su restauración en un convenio con la Gobernación del Atlántico.

Sin embargo, desde entonces y hasta 2014, el muelle dejó de ser tema de discusión. En abril de ese año, se habló de las obras de estabilización de las playas con una inversión de los 30.000 millones de pesos.

Por el contrario, la acción que hubo en diciembre de 2015 fue el cierre total a la plataforma en el punto de acceso, debido a las fuertes brisas y, por consiguiente, el fuerte oleaje que golpeaba la estructura y lo convertía así en una trampa mortal para los propios y visitantes que aún se animaban a caminar sobre él.

Empezaron las promesas

En noviembre de 2015 se anunció la recuperación de 200 metros del muelle, luego de que se aseguraran recursos por el orden de los 11.000 millones de pesos por parte de Vicepresidencia y otros 7.000 millones provenientes de regalías.

En marzo de 2016, empezaron las obras de estabilización y cerraron con vallas de seguridad el acceso al sitio turístico, aunque esta última restricción fue burlada por habitantes y pescadores del sector tiempo después.

Dos meses después, el gobernador del Atlántico en ese entonces, Eduardo Verano, firmó la ordenanza que autorizaba la restauración del muelle. Aquella vez, indicó que el Fondo Nacional de Turismo (Fontur) se sumaba con una inversión de 2.000 millones de pesos. Además de otro recurso que se iba a sacar de la venta del Distrito 20.

(Le puede interesar: Nuevo muelle de Puerto Colombia estaría listo en diciembre del 2020)

Si bien en ese momento se aclaró que el comienzo de la reconstrucción del muelle dependía del proceso contractual para el giro del dinero y la licitación para la firma encargada del proyecto, se manejó un plazo de cuatro a cinco meses para ponerla en marcha.

Pero lo que era cuestión de meses, tardó dos años solo para abrir licitación y conocer las 10 firmas interesadas en las obras del muelle. 'Observaciones' entre las partes mermaron la velocidad para el inicio del proyecto.

En 2018 se dio el ‘festival’ de promesas, de manera oficial. En mayo, agosto y noviembre de 2018, las autoridades del departamento hicieron anuncios a los medios locales con fechas específicas del inicio de las obras. Pero en ninguna se dio.

Muelle Puerto Colombia

Así estaban trabajando a finales de julio los obreros por recuperar la barcaza encallada.

Foto:

Vanexa Romero /EL TIEMPO

“En un mes”, anunció Fontur en mayo de 2018. Luego, en agosto de 2018, fue el secretario privado de la Gobernación de ese entonces, Pedro Lemus, que “en 15 días”. Más tarde, en noviembre fue en una reunión entre la Alcaldía de Puerto Colombia, Fontur, la firma contratista Consorcio Puerto Colombia SBCC, el interventor de la obra Consorcio Caribe Unido y la Gobernación del Atlántico se manejó el plazo de “20 días”.

Ese año, desacuerdos con propietarios de inmuebles aledaños al muelle y el giro del dinero por la compra del lote Distrito 20, a cargo del Invías, hicieron parte de las causas que impidieron cumplir con los plazos.

Luego de llegar a los acuerdos con los propietarios de los predios, en mayo de 2019 se dio un avance con el proceso. Se cumplió con el cerramiento y enrocado de la zona como preámbulo a la intervención de la emblemática estructura.

Siguieron los anuncios

Un mes después se anunció que a principios de julio se iniciaba la demolición del muelle y así fue: el 4 de julio de 2019, una retroexcavadora posicionó el demoledor sobre la plataforma que alguna vez fue testigo de entrada y salida de productos y personas.

Con el hecho, se fijó el plazo de 17 meses para que estuviera lista la obra, cuya inversión total estaba en un valor de 12.286 millones de pesos con la intención de que la nueva infraestructura guardara el diseño original de la obra con una vocación netamente turística que se conecte con la gran plaza de Puerto Colombia, otro proyecto que hace parte de los espacios a renovar.

Esa vez, EL TIEMPO conoció que el sistema estructural será en pórticos de concreto reforzado con separaciones entre ejes.

Una losa maciza de espesor variable de entre 20 y 26 centímetros conformará la plataforma, la cual estará apoyada en las vigas longitudinales que tienen una sección de 40 centímetros de ancho por 87 de alto que, a su vez, hacen lo mismo en las columnas de concreto reforzados de 40 por 40 centímetros de sección.

Las riostras localizadas en cada eje de columna con una sección de 40 centímetros de ancho por 45 de alto, también se apoyan en las columnas que transmiten las cargas directamente a los pilotes de concreto reforzado con una sección circular de 60 centímetros de diámetro y una longitud total de 1.800 centímetros.

Además, la nueva estructura tendrá 4,45 metros de ancho, con barandas en concreto a cada lado de una altura de 1,1 metros con inhibidor de corrosión, según la propuesta de la firma contratista.

El proceso de hincado de pilotes se debe estar realizando a principio de octubre, de acuerdo con lo informado por Fontur

Sin embargo, estas obras presentaron retrasos, debido a la suspensión de permisos por parte del Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH), toda vez que la obra intervenida es un Bien de Interés Cultural de Carácter Nacional.

Según la dirección de Fontur, los estudios arqueológicos requeridos por Icanh fueron cancelados. Además, informó que, luego de superar los trámites, las obras se iniciaban a finales de octubre de 2019 y luego se continuaba en noviembre con la demolición.

Como si fuera poco, los diseños originales debieron ajustarse, ya que los trazados en 2014 no cumplían con la normatividad vigente.

Muelle Puerto Colombia

El panorama alrededor del muelle es de tranquilidad y a la vez de pocas acciones por el momento.

Foto:

Vanexa Romero /EL TIEMPO

Asimismo, en diciembre, la Dirección General Marítima (Dimar), a través de la Capitanía de Puerto de Barranquilla, informó que la barcaza que asiste a las maniobras de demolición de la estructura presentó un encallamiento parcial.

Mientras que, en febrero del presente año, fue el mismo presidente Iván Duque el que anunció que en septiembre finalizaban las obras del muelle. Pero el covid-19 y los ajustes al diseño aguantaron el proceso.

Disgusto en la Gobernación

Por lo anterior, EL TIEMPO consultó a las autoridades que intervienen en el caso para conocer la actualidad de la obra y sí: hay un nuevo plazo para el inicio de las obras, además de una adición a la inversión fijada inicialmente.

De acuerdo con la secretaria de Infraestructura de la Gobernación del Atlántico, Nury Logreira, ahora se lleva a cabo el proceso de compra e importación de los pilotes y fabricación de los materiales prefabricados. Además, se están reubicando los vestigios del muelle para adecuar el área para el almacenamiento de los materiales.

“El proceso de hincado de pilotes se debe estar realizando a principio de octubre, de acuerdo con lo informado por Fontur”, manifestó la funcionaria.

La administración municipal está trabajando con 60 vendedores ambulantes, una estación de taxis con 25 vehículos y unos 10 vendedores establecidos a los que se les repotencializará

Precisamente la intención de los ajustes al diseño estructural inicial, según indicó Logreira, van con la finalidad de garantizar una mayor utilidad y “se mejoraron” las resistencias de los concretos.

“Cambio en la metodología constructiva de vaciado en sitio a elementos prefabricados por las condiciones de oleaje y mareas. De pilotes preexcavados a pilotes metálicos hincados”, precisó.

De igual manera, al valor inicial de 13.635 millones de pesos se adicionaron recursos por 6.000 millones, de los cuales 3.000 millones son provenientes de Fontur y los otros 3.000 millones por parte de la Gobernación.

Justamente cuando la funcionaria se encontraba en entrevista con EL TIEMPO, dio a conocer el “disgusto” que sostuvo en una reunión de ese mismo día con representantes de Fontur y con la firma contratista, debido a que en el lugar de la obra “no hay personal, no hay nadie”.

Asimismo, solicitó a las dos entidades su presencia en el muelle para que se encarguen de la logística con respecto a la importación de los materiales.

Por su parte, el secretario de Desarrollo Territorial de la Alcaldía de Puerto Colombia, Mauricio Suárez, destacó que se logró en primera instancia un auxilio económico para los vendedores que habitaban en la entrada del muelle.

El acta de inicio de la obra se suscribió en el mes de febrero del año 2019, acto seguido, se iniciaron las labores de demolición de 200 metros de muelle existentes

“En estos momentos, la administración municipal está trabajando con 60 vendedores ambulantes, una estación de taxis con 25 vehículos y unos 10 vendedores establecidos a los que se les repotencializará para que puedan mejorar su calidad de vida con la remodelación de un corredor comercial que está detrás de la Alcaldía, hasta donde serán reubicados”, dijo.

Además, según agregó el funcionario, tendrán un auxilio económico que oscila entre los cinco y seis salarios mínimos legales vigentes.

A su turno, Fontur resaltó que el inicio de la obra “no se ha aplazado como tal”, sino que se ha suspendido en varias ocasiones por situaciones que se salen del control de contratantes y contratistas.

“El acta de inicio de la obra se suscribió en el mes de febrero del año 2019, acto seguido, se iniciaron las labores de demolición de 200 metros de muelle existentes, los cuales se encontraban en malas condiciones. Este proceso culminó en el mes de diciembre del año pasado”, informó.

El Fondo recordó que, ante la contingencia causada por el covid-19, los trámites para la importación de dichos elementos se vieron paralizados. Por lo cual, fue necesario suspender el contrato del 23 de diciembre de 2019 al 6 de julio de 2020, fecha en la que se da reinicio al mismo.

Fontur, siguiendo el cronograma del proyecto, tiene previsto la entrega de la obra para mediados del mes de agosto de 2021.

(Le recomendamos: Dos meses llevan paralizadas las obras del Muelle de Puerto Colombia)

Siendo así, octubre es el nuevo mes que se fijó para reanudar las obras del muelle, del cual solo quedarán recuperados 200 metros de recuerdos… Y también de olvidos.

DEIVIS LÓPEZ ORTEGA
Corresponsal de EL TIEMPO
En Twitter: @DeJhoLopez
Escríbeme a deilop@eltiempo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.