El ángel de 18 abuelos en medio del aislamiento en Pereira

El ángel de 18 abuelos en medio del aislamiento en Pereira

Adultos mayores dedicados a la venta informal, desde 15 días no ganan dinero por la pandemia.

Hogar

La hora del almuerzo es la más importante para los ‘abuelos’, pues en el mismo espacio disfrutan del alimento.

Foto:

Archivo particular

Por: PEREIRA
30 de marzo 2020 , 06:00 a.m.

Ana Delia Ospina es comunera del barrio La Churria, en Pereira, y desde hace unos 15 años alquila habitaciones en su vivienda a precios casi simbólicos a adultos mayores que recorren la capital risaraldense con ventas ambulantes y carretas para hacer acarreos.

En una vivienda construida en bahareque, de 18 cuartos, viven 18 adultos mayores, cuyo promedio de edad oscila entre los 69 y los 80 años.

Hasta hace dos semanas, la ocupación habitual de los ancianos era vender productos alimenticios, confites o dulces, paletas y refrescos en las calles del centro de la ciudad. Ahora deben permanecer todo el día en la casa de Ana Delia, por lo que ella debe hacer esfuerzos para alimentarlos en estos tiempos de la pandemia de la Covid-19 -que deja 18 casos en Pereira- y la cuarentena obligatoria fijada por el Gobierno Nacional.

El precio que Ana Delia cobraba hasta hace dos semanas era de $2 mil y $3 mil por cuarto. Ella reiteró que siempre ha sido un valor simbólico. “Cuando llovía siempre los recibía con un chocolate con pan, café o algo caliente. Siempre trataba de tenerles algo, en la noche, pero, dígame ¿cómo les voy a cobrar a mis viejitos en esta situación”, contó.

Esta mujer, de 65 años, fue enfática y aclaró que nunca se ha lucrado de esta situación, porque así como ella amó y cuidó de sus padres, lo hace con estos 18 ‘abuelitos’ como les dice con cariño. “Se me parte el corazón ver a un anciano o un niño en la calle, sin techo y comida”, comentó.

Pero, debido a esta crisis y antes de que se declarara el confinamiento preventivo en Pereira, los adultos mayores solamente llegaban a descansar en la noche, porque durante el día, se encontraban trabajando.

Ospina resaltó que ha sido un cambio, porque nunca los había tenido a todos juntos al mismo tiempo. Así que ofreció cocinarles a los abuelitos, pero no tenía comida ni platos.

A partir, de esta situación Ana Delia se ocupa de lavar la ropa y está pendiente de ellos, aunque entre risas, dijo: “Todos los días se levantan con el genio diferente, hay unos que se dejan cuidar, otros que se quieren ir a trabajar, pero, les digo que están mejor en casa que afuera exponiéndose”.

Le llegaron dos 'ángeles'

William Castaño y Alejandra Saladén son una pareja de novios que ante la emergencia sanitaria que atraviesa el país por el nuevo coronavirus en Pereira, también se preocuparon por mejorar la calidad de vida a los adultos mayores de esta casa. Por eso invitan a los ciudadanos a aportar alimentos perecederos y no perecederos.

En este hogar que ha crecido a lo largo del tiempo, está Héctor Manuel Ramírez. Lleva 15 años viviendo con Ana Delia. “Fue una luz en el camino oscuro que estaba llevando con mi vida. Me siento en familia… familia que se ha ido construyendo con el tiempo”, comentó.

También está un hombre, de 62 años, de nacionalidad venezolana. Él llegó hace dos años a la casa de Ospina y aseguró que volvió a vivir. La mayoría de ellos no tiene la familia cerca y por esto ven a Ana Delia como la única que poseen.

“Sabemos que en la ciudad hay muchos abuelitos que aún salen a trabajar, pero ellos no cuentan con la salud que uno como joven tiene. Por eso hay que protegerlos”, explicó William. Añadió que, no buscan reconocerse como ‘una pareja salvadora’, pero, que sí desean que la ciudadanía a pesar de la coyuntura, se una en una sola causa de ayudar para sobrellevar esta crisis que a todos impactan.

Alejandra es docente de inglés y recalcó: “Además de recolectar alimentos, tenemos la convicción de pagar los servicios públicos de la casa. Doña Ana Delia está conmocionada porque nunca había tenido a los 18 abuelitos todo el tiempo”.

Esta pareja enfatizó en que a partir del pasado 24 de marzo empezaron con la iniciativa de hablar con los amigos más cercanos y hasta ahora han recolectado alrededor de tres millones de pesos. La destinación de este dinero es para pagar servicios y comprar comida en este hogar.

“Ellos no pueden salir a trabajar como de costumbre y por ende los alimentos escasean por estos días de cuarentena. Queremos prevenir que salgan de casa y corran el riesgo de algún contagio”, expresó William.

Así es como Ana Delia y esta pareja de novios recalcan la importancia de estar en confinamiento y más para estos 18 abuelitos, todo esto, para que al cifra de casos no
siga aumentando.

Si desea ayudar puede comunicarse al 3103927128.

NATALIA CHAVERRÍA SEPÚLVEDA
PARA EL TIEMPO - PEREIRA

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.