La noche más larga

La noche más larga

Agudo o crónico, el insomnio es un trastorno que nos altera la vida. 

Insomnio agudo o crónico

El insomnio es un trastorno del sueño que se puede clasificar de múltiples formas y se manifiestas de varias maneras. 

Foto:

Ilustración de Miguel Yein

11 de marzo 2018 , 11:00 a.m.

Hace varios meses, mi mamá y yo perdimos el sueño a causa de un apartamento. No es que fuera un sitio maravilloso que deseáramos alquilar contra viento y marea al punto de no poder dormir, sino que tenía un defecto tan grande que nos mantenía despiertas toda la noche.

Habíamos buscado un apartamento en Bogotá durante semanas y finalmente lo encontramos en el extremo norte de la ciudad. Estaba en un quinto piso, tenía tres habitaciones con vista agradable, dos baños y una cocina amplia: justo lo que queríamos.

Sin embargo, desde la primera noche que pasamos allí supimos que nos iríamos pronto: cada diez o quince minutos el apartamento temblaba como si se tratara de un sismo, el armario rechinaba y nosotras nos despertábamos presas del miedo.

Resulta que cuando un carro pasaba por la autopista norte, que quedaba a una cuadra de nuestro edificio, este se movía. Y, por obvias razones, el movimiento se sentía con más intensidad en el último piso (el nuestro). Así comenzó una serie de noches de insomnio que nos llevaron al límite y convirtieron nuestros días en auténticos desafíos a la hora de trabajar, concentrarnos o conservar el buen humor.

Probablemente tú también has sufrido los efectos del insomnio, no por causa de un apartamento tembloroso, sino por tus preocupaciones, por malas decisiones (como tomar un capuchino después de las seis de la tarde) o por motivos desconocidos. Y de ser así, tal vez te hayas preguntado cómo combatir el insomnio y si hay forma de sacarle provecho. Gracias a mi desafortunada experiencia y a tres expertos en medicina del sueño, te comparto algunas respuestas.

Tipos de insomnio

El insomnio es un trastorno del sueño que se puede clasificar de múltiples formas. Franklin Escobar, psiquiatra experto en este tema, explica que la Asociación Americana del Sueño clasifica el insomnio en agudo o crónico. Cuando es agudo, se presenta en un período corto de tiempo y generalmente es causado por estrés, situaciones de duelo, rupturas amorosas y pérdidas económicas o laborales que hacen que la persona esté preocupada y no pueda dormir.

Este era nuestro caso: no solo era el movimiento del edificio lo que nos impedía dormir a mi mamá y a mí. Mientras dábamos vueltas en la cama, pensábamos en cómo demostrar que ese defecto del apartamento era causa suficiente para cancelar el contrato de arrendamiento. Y es que si no lo lográbamos, teníamos que pagar una cláusula de cancelación por un valor considerable.

El insomnio crónico, por otra parte, se refiere a la mala calidad del sueño que tiene repercusiones durante el día y que se presenta tres o más veces por semana, durante más de tres meses. De acuerdo con Escobar, las principales causas son depresión, ansiedad, consumo de sustancias psicoactivas, consumo excesivo de alcohol, deficiente higiene del sueño y algunos trastornos respiratorios, entre otras.

Pero aquí no termina el asunto, pues el insomnio se manifiesta de varias maneras. Mariana Saltos, somnóloga de la clínica de sueño Somnomédica, aclara que el insomnio de conciliación se refiere a la dificultad para quedarse dormido. En la mayoría de los casos, este se debe a hábitos inadecuados (como irse a dormir con el televisor encendido), a estímulos externos (como el ruido de un bar cercano o el temblor del edificio en el que yo vivía), a estrés emocional o a condiciones médicas que producen dolor o incomodidad.

En contraste, el insomnio de continuidad se caracteriza por la fragmentación del sueño, que puede producir un despertar prematuro en medio de la noche o la madrugada, sin poder quedarse dormido de nuevo.

¿El insomnio puede ser productivo? Sí y no… Cuando no concilias el sueño puedes estudiar, trabajar o hacer tareas pendientes, pero esto no es aconsejable, pues se altera el ciclo de sueño y se perpetúa el insomnio.

Irritables y pesimistas

Sea agudo o crónico, de conciliación o de continuidad, el insomnio afecta la calidad de vida y la operatividad de quienes lo sufren. Esto lo aprendí con creces. Los días posteriores a nuestros desvelos, ni mi mamá ni yo lográbamos hacer nuestras tareas diarias sin una buena cantidad de cafeína en nuestro sistema. Nos sentíamos irritables, pesimistas y la hora de dormir se nos convirtió en sinónimo de frustración.

Para Miguel Dávila, neurólogo y médico del sueño, la consecuencia más común del insomnio es “dormirse a la hora que no es: manejando, en el trabajo o en alguna actividad que implique riesgo de lesiones o accidentes”. Dávila asegura que la falta de sueño causa trastornos de la atención y de la memoria inmediata, así como irritabilidad, decaimiento y un eventual aumento de peso.

Adicionalmente, el insomnio agudo se puede parecer a un estado de embriaguez grado I, explica Escobar. Según él, en estas condiciones “la persona no se puede concentrar, le cuesta un poco razonar y su conducta motora también se altera”. Estos efectos se agravan si el insomnio se prolonga.

¿Cómo combatirlo?

Mariana Saltos recomienda que, en primer lugar, se determinen las causas del insomnio, si es posible, de manera autodidacta. Si el origen del problema son las preocupaciones, es importante buscar soluciones en el transcurso del día, y no cuando se está en la cama. Igualmente, si hay un estímulo externo responsable del insomnio, es necesario tomar medidas al respecto.

Así lo hicimos nosotras. Tras una semana de sueño alterado, estrés y angustia en “el apartamento de los temblores” (como lo bautizamos), decidimos quedarnos en casa de un familiar. Allí logramos dormir y recuperar la lucidez para tomar una decisión. Finalmente, nos asesoramos y empezamos un proceso jurídico para dar fin al contrato de arrendamiento que nos ataba a una pesadilla.

Ahora bien, cuando el insomnio proviene de hábitos inadecuados, hay que corregirlos. El médico Miguel Dávila enfatiza en la importancia de un ambiente adecuado para dormir, con suficiente oscuridad y, de ser necesario, recomienda el uso de antifaces que bloqueen la luz. También es clave levantarse y acostarse a una hora regular, tener fatiga suficiente a la hora de dormir (haber pasado suficiente tiempo despierto), no tomar estimulantes como café o bebidas energizantes en la tarde, no comer demasiado a la hora de la cena, pero tampoco acostarse con hambre, e “irse a la cama con el alma tranquila”.

Mi mamá y yo logramos esa tranquilidad, aunque tuvimos que pagar una multa (o cláusula) por ello. Entendimos que lo más importante era nuestra salud. Después de todo, como dice el doctor Dávila: “Lo primero que la gente sacrifica es el sueño, pensando que después lo va a recuperar, y no sabe el daño que se está haciendo”.

¿Qué hacer al día siguiente?
  • No conduzcas ningún tipo de vehículo, ya que si no dormiste bien, tus reflejos y tu capacidad de concentración están alterados.
  • Intenta llevar tu rutina normal y no acostarte durante el día. Si sientes que lo necesitas, puedes tomar una siesta máximo de 40 minutos y debe ser antes de las cuatro de la tarde. Importante: no tomes estimulantes después de esa hora.
  • No te acuestes más de dos horas antes de tu horario regular, esto puede influir en tu ciclo de sueño.
  • Sé positivo: si piensas demasiado en que el insomnio se va a repetir, tal vez suceda a causa del estrés.
¿Qué hacer si no puedes dormir?

La somnóloga Mariana Saltos aconseja:

  • Si llevas más de 15 minutos sin conciliar el sueño, sal de la cama, ya que estar allí sin poder dormir genera un condicionamiento mental negativo. 
  • Busca un lugar cómodo en tu casa, que tenga una temperatura agradable.
  • Practica un ejercicio de relajación o busca actividades que te aburran, para que empieces a sentir sueño naturalmente. Si lo que haces te produce interés, como leer un libro o ver una serie que te gusta, tu cerebro va a concentrar su atención y se va a alejar del objetivo de conciliar el sueño.

Jimena Patiño Bonza
REDACCIÓN CARRUSEL 

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.