¡Quiero matar a mi jefa! y otras mentiras masculinas

¡Quiero matar a mi jefa! y otras mentiras masculinas

Vivimos en desequilibrio, pero rozar los extremos nunca es la respuesta.

Las dudas de siempre

¡Quiero matar a mi jefa! y otras mentiras masculinas

Foto:
Por: Mr. Darcy
08 de marzo 2019 , 04:12 p.m.

El juego de poder entre sexos ha existido desde que tenemos memoria, en todos los ámbitos y en todos los rincones del mundo. Vivimos en un eterno ‘ellos vs. ellas’. ¿Por qué? La costumbre de antaño dicta que los hombres son jefes y las mujeres, secretarias; que ellos salen a trabajar y ellas se quedan en casa cuidando a los niños; y, cuando los roles se invierten, aparecen las tensiones.

La única explicación que se nos ocurre para entender el fenómeno de incompatibilidad entre mujeres jefas y hombres empleados es que no estamos familiarizados con esta jerarquía. ¿Cierto? ¡Falso! Y si nos ponemos a pensar, por un segundo, en el hecho de que las mujeres en el poder llegan listas para cortar cabezas ¿tiene algo que ver? 

Vamos a ponernos en contexto. Según el análisis hecho por S&P Global Market Intelligence, de 500 compañías mundiales, solo 27 tienen líderes del sexo femenino, y apenas el 17 % de los empresarios en la revista Fortune son mujeres. El problema más grande es la desigualdad de pago.

En un experimento hecho por la compañía de finanzas Finansforbundet, en honor al Día Internacional de la Mujer, pusieron a niños a clasificar pelotas: un contenedor para las de color rosa y otro para las azules. Al terminar el trabajo, a ellos les dieron un frasco lleno de dulces como recompensa, y a ellas, solo la mitad.

La reacción de incredulidad de los niños ante la injusticia fue evidente, pero es algo a lo que nos hemos inmunizados de adultos, puesto que las estadísticas dicen que ellas ganan en promedio un 20 % menos que un hombre por el mismo empleo, y el porcentaje no ha cambiado mucho en los últimos años.

Vivimos en desequilibrio, pero rozar los extremos nunca es la respuesta. Ellas creen que deben ser extrarrudas, extrafeministas, extradominantes, para que sean tomadas en serio en su papel profesional, pero el hecho de que respondan con demasiado rigor ante las mínimas situaciones es lo que puede hacer que un hombre (y cualquier persona, de hecho) se sienta intimidado, y no tiene nada que ver con el sexo.

Por puro instinto de supervivencia, cualquier mortal sentirá respeto ante la palabra ‘jefe’, termine en masculino o femenino. Así que, mujeres jefas del mundo, pueden reírse en el ascensor con nosotros y no las culparemos por ello.

Entendemos que lleguen con la espada desenfundada a la oficina y con ganas de demostrar sus capacidades, pero, ojo, he aquí otra cruel verdad: creer que un hombre no puede soportar que tiene a un superior femenino es igual de grave que asumir que una mujer no es capaz de tomar el liderazgo.

Mentira es que el hecho de tener una mujer como jefa nos aterre. Mentira es que no nos guste mirar hacia el Olimpo y admirar sus logros, porque son muchos y muy grandes. No hay nada más atractivo que una mujer que sepa lo que quiere, al menos para un hombre seguro de sí mismo, que también sabe lo que quiere… y ese es el mejor tipo.

Pueden descansar, soldados. Si nos basamos en las cifras anteriores, haber llegado a un puesto superior parece ser la segunda victoria más grande de su vida, luego de haber alcanzado el óvulo de sus madres. Son unas supervivientes, lo saben, lo sabemos; disfruten el poder (todo con medida, nada con excesos) e imaginamos una oficina multicolor, en la que no se clasifiquen los azules ni los rosas.

En una posición de poder, ellas pueden ser dominantes y ‘mandonas’. Los hombres… ¿Cuándo fue la última vez que escuchaste que alguien le dijera a un hombre ‘mandón’?

Mr. Darcy.

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

""
Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.