Naty Botero y su familia: felices los cuatro

Naty Botero y su familia: felices los cuatro

A sus 39 años la cantante recibió un enorme regalo: sus hijas Paloma y Luna. Habló con Carrusel. 

Naty Botero 1

Naty Botero y su familia: felices los cuatro.

Foto:

Hernán Puentes

Por: Revista Carrusel
24 de octubre 2019 , 12:00 a.m.

Naty Botero, la cantante y actriz, que todos recordamos por canciones como Te quiero mucho, Se va, Dinosaurio y además por su participación en el reality Reto 4 Elementos, está viviendo uno de los sueños más grandes que tenía: convertirse en mamá.

Una tarea que le llegó por partida doble y que sin duda está disfrutando, con todo el amor, las 24 horas del día. “Siempre había querido tener bebés. Tuve una relación de ocho años que, precisamente, terminó hace dos, porque él no quería tener hijos, mientras que yo soñaba con una familia. Al poco tiempo conocí a Juan Carlos y entre las muchas cosas que teníamos en común, una era la de ser padres”.

En medio de su participación en el reality, Naty se fracturó un brazo. Le tuvieron que inyectar varios medicamentos lo que alteró su organismo. Cuando salió del programa, se reencontró con su novio y al poco tiempo quedó embarazada y, sin antecedentes, en ninguna de las dos familias, recibieron la sorpresa de que eran gemelas.

“Todo esto sucedió de manera natural. Nadie en mi familia ha tenido mellizos ni gemelos. No hice ningún tratamiento; es más, nunca había tenido un susto de estar embarazada. No entiendo por qué tuve dos bebés. A veces pienso es un regalo de la naturaleza, pues he trabajado tanto en ella; he sembrado árboles en la Sierra Nevada, y siento que este lugar me regaló parte de su fertilidad”.

Naty Botero

“Todo esto sucedió de manera natural. Nadie en mi familia ha tenido mellizos ni gemelos. No hice ningún tratamiento; es más, nunca había tenido un susto de estar embarazada".

Foto:

Hernán Puentes

Un parto ‘angelical’

Dio a luz el pasado 3 de septiembre en la Clínica del Country en Bogotá. Aunque vive desde hace 8 años en la costa, quiso que sus hijas nacieran en esta ciudad pues se sentía más segura, ya que su embarazo fue catalogado de alto riesgo.

La primera en nacer fue Paloma, que fue recibida por su papá y luego llegó Luna. “El parto fue mágico. Siempre quise que se diera de manera natural, pero finalmente fue por cesárea. En medio de esta locura, yo vi y sentí que entraron ángeles que me rodearon y protegieron todo el momento del nacimiento; puede resultar descabellado, pero juro que los vi. Cuando las tuve cerca de mí, a las dos les dije cuánto las amo y cuánto las soñé. Así comenzó mi vida como mamá”.

El nombre de Paloma lo escogió Juan Carlos, porque quería que tuviera alguna relación con España, ya que él también tiene nacionalidad de este país. En un comienzo habían hablado de Cayetana, pero Naty lo convenció de que no es común en Colombia. Ella, por el contrario, eligió el nombre de Luna.

“Sabíamos que la primera en nacer se llamaría Paloma y la segunda, Luna, y solo hasta más adelante nos dimos cuenta de que tienen los mismos nombres de las hijas de Juanes, pero ya las dejamos así, además porque no nos imaginamos llamándolas de otra forma”.

A veces pienso es un regalo de la naturaleza, pues he trabajado tanto en ella; he sembrado árboles en la Sierra Nevada, y siento que este lugar me regaló parte de su fertilidad

Naty Botero

“Sabíamos que la primera en nacer se llamaría Paloma y la segunda, Luna, y solo hasta más adelante nos dimos cuenta de que tienen los mismos nombres de las hijas de Juanes, pero ya las dejamos así".

Foto:

Hernán Puentes

Naty Botero

“Ellas les hacen honor a sus nombres, son superdiferentes. He llegado a pensar que ellas mismas escogieron sus nombres”.

Foto:

Hernán Puentes

Naty Botero

“Esperé mucho para ser mamá, pero eso está bien porque soy una mujer madura y como no quiero tener más hijos entonces estoy entregada por completo a ellas para vivir cada segundo al máximo".

Foto:

Hernán Puentes

Dos princesas diferentes

Paloma es la más grande y para Naty, es independiente, relajada y no le pone problema a nada, come mucho y por eso es la más gordita. Luna es todo lo contrario, es más introspectiva, llama la atención de manera diferente, come de manera más mesurada, es más pequeña y flaquita. “Ellas les hacen honor a sus nombres, son superdiferentes. He llegado a pensar que ellas mismas escogieron sus nombres”.

Las dos nacieron sanas, ninguna estuvo en incubadora y todo resultó mejor de lo que se pensaba. De igual manera, la mamá también se recuperó rápidamente. “Me engordé demasiado, pero mi cuerpo ha sido muy agradecido; de hecho, ya estoy llegando a mi peso normal, mi estómago no quedó con estrías y me siento muy bien por fuera y por dentro”.

Naty Botero

Las dos nacieron sanas, ninguna estuvo en incubadora y todo resultó mejor de lo que se pensaba. De igual manera, la mamá también se recuperó rápidamente.

Foto:

Hernán Puentes

Y aunque Naty no se cambia por nadie en este momento, asegura que ya no tendrá más hijos y por esa razón dejó todo a un lado, para vivir plenamente esta experiencia.

“Esperé mucho para ser mamá, pero eso está bien porque soy una mujer madura y como no quiero tener más hijos entonces estoy entregada por completo a ellas para vivir cada segundo al máximo. La lactancia, que es lo más complicado de ser mamá, ya está funcionando perfectamente, estoy leyendo libros sobre la crianza de los hijos y descubriendo un mundo completamente desconocido para mí y para Juan Carlos”.

Pero si hay algo que Naty agradece es la labor que ha desempeñado hasta el momento Juan Carlos, pues, aunque debe estar pendiente de su empresa y sus negocios en Barranquilla, su ciudad natal, su figura la ha desempeñado al ciento por ciento.

“Es un gran papá, esto fue lo que nos unió y nos ha apoyado en todo momento. Está dedicado, enamorado, les cambia el pañal y lo hace perfectamente, hace todas las tareas, resultó ser un gran experto”.

Naty Botero

“Es un gran papá, esto fue lo que nos unió y nos ha apoyado en todo momento. Está dedicado, enamorado, les cambia el pañal y lo hace perfectamente, hace todas las tareas, resultó ser un gran experto”.

Foto:

Hernán Puentes

Nuevos rumbos

En este momento, Naty y su familia acaban de regresar a Santa Marta, la ciudad donde se radicarán no solo por un tema de calidad de vida, sino también por ser el punto estratégico para continuar con sus proyectos profesionales. “En esta ciudad nuestras hijas vivirán mejor, estaremos más tiempo en familia y es darle la oportunidad a Juan Carlos de tenerlas cerca, pues él tiene su empresa en Barranquilla y a mí también me favorece porque en Palomino está Casa Coraje, mi hotel, que no quiero descuidar.

Además, el clima es delicioso y nuestra casa está al frente del mar, tiene piscina y es un ambiente más natural. No tengo duda de que Paloma y Luna crecerán felices”.

Juan Carlos está dedicado, enamorado, les cambia el pañal y lo hace perfectamente, hace todas las tareas, resultó ser un gran experto

Naty Botero

Portada de la Revista Carrusel. 

Foto:

Carrusel

Fotografías: Hernán puentes
Texto y entrevista: Ángela Landínez Olaya
Maquillaje: Juan Rojas Realización: Paula Sanmiguel

Vestuario: 
-Naty: tops, de Andrés Otálora, y jeans blancos, de DIÉSEL
-Vestuario niñas: EPK.

REVISTA CARRUSEL

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.