Al mal tiempo, buena cara: hablemos de depresión y ansiedad

Al mal tiempo, buena cara: hablemos de depresión y ansiedad

La cuarentena ha causado que muchas personas padezcan enfermedades mentales.

Adolescentes

Quienes más se han visto afectados durante la cuarentena han sido niños y jóvenes.

Foto:

Adobe Stock - iStock

Por: Carrrusel
04 de junio 2020 , 05:53 p.m.

Sin sorpresa, el confinamiento ha traído todo tipo de conflictos mentales para niños y adultos; pero este par de trastornos han sido los más comunes. ¿Sabías que lo primero es identificarlos correctamente para luego superarlos?

El primer paso para superar un trastorno emocional es aceptar que se sufre de él. ¿Y cómo aceptarlo? Aprendiendo a ver las señales presentes. El doctor Santiago Duque, autor del libro 'No te entiendo, no me entiendo' y especialista en ‘enfermedades del ánimo’, tanto de adultos como de menores, explica como ocurre esta situación.

Santiago Duque

El doctor Santiago Duque, autor del libro 'No te entiendo, no me entiendo'.

Foto:

cortesía de Hernán Duque Fotografía

¿Qué es la depresión?

Es un síndrome caracterizado por una sensación de malestar, incapacidad de sentir placer y gusto, desmotivación, sentimientos de tristeza y dificultad para realizar actividades diarias.

Casi todos nos hemos sentido así alguna vez; pero, en el caso de la depresión, estos sentimientos perduran: pueden aparecer por dos semanas o más. La depresión también se caracteriza por el aislamiento de las personas, lo cual se debe a que se renuncia al entorno; el ánimo disminuye y se presentan dificultades para compartir con la familia, los amigos y los compañeros de trabajo o de clase.

Otro de los factores más influyentes, principalmente en los jóvenes, es la existencia de algún tipo de matoneo, bullying o desolación. En este caso, se pueden presentar dolores físicos que suelen confundirse con otras enfermedades y es posible que terminen en una depresión ‘enmascarada': explica Duque.

Para aliviarla, ayuda mucho:

Vivir en un entorno saludable: es clave que la familia se comunique con amabilidad. Probablemente, todos los miembros sientan el estrés del confinamiento; pero es importante que no se descargue el uno contra el otro. Ejerciten su paciencia.

Recrearse: traten de divertirse lo más que puedan; por ejemplo, haciendo ejercicios en casa juntos, para liberar endorfinas, o con actividades que atraigan a chicos y grandes, como rompecabezas o juegos de mesa.

Un poco de espiritualidad: nunca se es muy pequeño para comenzar a meditar. Descarga una aplicación de sesiones de 5 o 10 minutos, y practiquen la meditación en familia una vez al día.

Cuidar la dieta y seguir hábitos saludables: el fin de semana, pueden pasar todo el día en pijama; pero es importante que el resto de la semana mantengan una rutina, para no caer en el hastío del confinamiento. Esto incluye establecer horarios para ciertas actividades, ejercitarse y llevar una dieta equilibrada.

(Lea también: La marca 'Hard Rock Café' se despide de Bogotá)

Tener un hobby: una actividad que nos saque de nuestro contexto del día a día. No importa cuál sea y por cuánto tiempo se practique. Despejar la mente siempre será
beneficioso. La recomendación sería invertirle a esta actividad un par de horas a la semana.

Ideas para toda la familia: se han hecho muy populares los mandalas, diseñarlos y colorearlos relaja la mente. Otra opción es pintar un cuadro en común, niños, adolescentes y adultos pueden aportar su creatividad a un lienzo y colgar este en la sala de la casa como un recordatorio de unidad y resiliencia.

¿Qué es la ansiedad?

Esta emoción es normal en la vida humana; pero puede convertirse en un trastorno cuando las preocupaciones y los miedos de una persona son persistentes.

Con frecuencia, en los trastornos de ansiedad se dan episodios repetidos de sentimientos repentinos de ansiedad intensa, miedo o terror que alcanzan su nivel máximo en cuestión de minutos, lo que puede ocasionar un ataque de pánico.

Una persona ansiosa suele sentirse en peligro ante cualquier situación; está nerviosa, tensa y agitada. Su respiración se acelera; su ritmo cardíaco y su sudoración se incrementan sin razón aparente. Les puede suceder tanto a niños como a adultos en situaciones de estrés.

Libro

Libro 'No te entiendo, no me entiendo'.

Foto:

cortesía de Hernán Duque Fotografía

Para aliviarla, ayuda mucho:

La distracción con elementos positivos. Se deben cambiar las ideas para que se pueda romper el círculo de la ansiedad; pero, ¡cuidado!: hay que hacerlo con actividades que te llenen de positividad, no solo que cumplan con el hecho de distraer la mente.

Por ejemplo, darle un Smartphone o una tableta a un niño no propicia una distracción positiva; debes ayudarle a que se concentre en describir los árboles del jardín, en lo que escucha por la ventana o en la lectura de una historia fantástica.

(Le puede interesar: 'El olvido que seremos', selección oficial en el Festival de Cannes).

Tomar alcohol, en el caso de los adultos, tampoco es la respuesta; el número de personas que bebe ha aumentado en la cuarentena. El objetivo no es tratar de ‘dormir’ la mente, sino de llevarla por un camino mejor.

Mitos y realidades según el experto

El doctor Santiago Duque asegura que desde la infancia le llamó la atención el comportamiento humano y todo lo que implica la formación de una persona, que termina expresando ciertos tipos de comportamientos, los cuales pueden ser modificados y mejorados.

Su conocimiento y su experiencia están vertidos en su libro, en el que encontrarás orientaciones sobre demencias, adicciones, trastorno afectivo bipolar y otros temas. Para aclarar las inquietudes respecto a ansiedad y depresión, nos explica los rumores que las rodean:

Falso: estar triste es estar deprimido. La tristeza es una sensación común en el ser humano. La depresión es un sentimiento extremo de tristeza, desesperanza o desamparo, que se prolonga por más de cuatro días.

Falso: la depresión es igual para todo el mundo. La depresión no viene en talla única; tiene diferentes niveles de intensidad. Es clave no juzgar las sensaciones de las personas.

Falso: la ansiedad no es tan común. Es una de las enfermedades ‘cerebrales’ más comunes.

Falso: no es grave. La ansiedad no se debe ocultar; puede derivar en depresión, deterioro cardiovascular, estrés, gastritis, colon irritable, dolores de cabeza o adicciones.

Para tus niños: educar con el “NO” es necesario, siempre y cuando se haga con equilibrio. Si lo hacemos correctamente, generamos habilidades como la resiliencia.

No lo dejes para después. Este tipo de trastornos no se curan solo con el tiempo; pueden agravarse, si intentas ocultarlos.

Carrusel

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.