Princesa vs. Madrastra

Princesa vs. Madrastra

La delgada línea entre las dos.

Princesa vs. Madrastra

Princesa vs. Madrastra

Foto:

iStock

Por: Mr. Darcy
26 de abril 2019 , 03:41 p.m.

Les voy a contar un preciado secreto: las mujeres cariñosas son completamente irresistibles para los hombres; pues, aunque no se localice en la primera capa de nuestra personalidad, la fantasía del amor de cuento de hadas también forma parte del corazoncito masculino.

Según el espécimen, puede estar presente en nuestras mentes 24/7, perdida en una parte remota de nuestra estructura hasta que se encuentra a la mujer indicada, o bien aparecer una vez cada cinco lunas llenas; sin embargo, las ganas de un final feliz se hallan en nuestro ADN.

Lo que no existe, al menos en los ideales de un hombre maduro, es el deseo de regresar a los pañales, y eso es lo que puede suceder figurativamente cuando la mujer de nuestro afecto, la cual se suponía como la princesa de nuestras fantasías, se convierte en la madrastra de la historia.

¿Esposas y novias que nos tratan como a sus hijos? Esto es lo mejor para matar la pasión y el ‘pasaporte’ para ser infieles. ¿A quién conoces que quiera tener sexo con la ‘mamá’?

Hace unos días, en un lugar que no mencionaré, sentado junto a una pareja que quisiera olvidar, fui testigo de un fenómeno terrorífico. Esas dos personas confundieron sus roles de enamorados y se convirtieron en madre e hijo. ¡Así como lo leen! Ella le hablaba a él como si fuera un bebé, y él, transformado en un niño en busca de la aprobación de su madre, le seguía la corriente. ¿De qué manera este comportamiento activa las feromonas? No me lo explico.

Tampoco quiero imaginar lo que puede pasar en casa: ella eligiendo la ropa para su niño, diciéndole a qué hora debe ir a la cama, qué es lo que tiene que comer, si tiene o no permiso para salir con los amigos hoy…

El hombre estaba de regreso a la niñez o, por mucho, a la adolescencia. A menos que se sufra del complejo de Edipo, déjenme decirles, queridas amigas, que no hay una pócima antipasión más efectiva que ser tratado como si mentalmente tuviéramos décadas menos que nuestra edad.

A la larga, una relación de este tipo terminará por agotar a la ‘madre’ a cargo y por fastidiar al ‘bebé’ crecido, quien, sin duda, perderá cualquier interés sensual.

¿De quién es la culpa? ¿Es la mujer la que insiste en tratar al hombre como a un niño?, ¿es el hombre el que disfruta de esta situación? o ¿son ambos, porque no se dan cuenta de lo torcido de esta historia? Es un cuento de nunca acabar. “Mi amor, mi vida, mi todo, mi corazón… mi bebé…”. Íbamos tan bien.

Si no queremos romper la fantasía romántica de una pareja sana y estable, debemos mantener la situación entre adultos. Por eso, doncellas casaderas que se encuentren ante este dilema, les voy a aclarar la situación. Si incurren en este comportamiento por creer que de alguna manera nos parece sexi o dulce, paren en seco, porque nosotros no estamos buscando una nueva mamá. Y si encuentran a un hombre que insiste en que lo traten así, huyan enseguida; ustedes no necesitan este tipo de responsabilidades en su vida.

Cada pareja es un mundo, así que no me atreveré a decir qué actitud le corresponde a cada uno. Tampoco voy a pretender que no nos encanta que nos consientan y nos mimen de vez en cuando. Este es un elemento fundamental de una relación para ambas partes, pero solo pido que demos un paso atrás para contemplar dónde estamos parados.

Las mejores relaciones no son aquellas formadas por dos mitades que se necesitan, cual bebé que no sobrevive sin su madre, sino por un hombre entero y una mujer completa que se acompañan por el camino. Un 10 + un 10 que hace una relación de 100. Ese sí que es un final digno para nuestro cuento de hadas moderno.

Mr. Darcy.

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.