De relax en Aruba

De relax en Aruba 

Conocida como la 'Isla Feliz', así la vivimos con la ex Miss Universo Paulina Vega. 

Paulina Vega

Paulina Vega a bordo del Monforte III Luxury Cruise, una de las experiencias más alucinantes en Aruba. Vestido de baño, de Baobab. Gafas de sol, de Coyote.

Foto:

Andrés Espinosa

Por: FLOR NADYNE MILLÁN M. 
06 de junio 2018 , 12:16 p.m.

Los 178,9 kilómetros cuadrados que le dan forma a la isla de Aruba son una promesa constante de felicidad. Sus aguas color turquesa, sus playas de arena blanca y muy suave y las antiquísimas formaciones rocosas que hacen parte de su paisaje natural, sumadas a la calidez de su gente, proveniente de más de 90 nacionalidades, la ratifican como la Isla Feliz. Así se le reconoce mundialmente.

A este paradisíaco destino caribe –a dos horas en vuelo directo desde Bogotá–, que tiene apenas 32 kilómetros de longitud por 9 de ancho, nos acompaña la ex Miss Universo colombiana Paulina Vega. Para ella, es su primera vez en este diminuto país autónomo que está dentro del Reino de los Países Bajos y se ubica al noroeste de Venezuela y al sur del mar Caribe.

A la exreina, que lanzó su canal de YouTube ’I travel, I am‘, Aruba la impresionó desde el primer momento. “Cuando te bajas del avión la brisa es deliciosa. No me vas a creer, pero sientes el Caribe cuando pones un pie en este lugar”, recuerda la barranquillera, quien apunta que Aruba "es un lugar muy tranquilo donde se puede disfrutar playas blancas y el mar azul en degradé”.

Aruba Paulina Vega

Oranjestad, la capital de Aruba, atrae a los turistas con sus coloridas fachadas y centros comerciales. 

Foto:

Autoridad de Turismo de Aruba

Aruba Paulina Vega

Malmok Beach ofrece aguas tranquilas y claras a los visitantes. Es el lugar perfecto para bucear. Top y pantalón pescador, de Moda Zeta. 

Foto:

Andrés Espinosa

Aruba Paulina Vega

Un tranvía atraviesa la principal avenida de Oranjestad, la capital arubiana. 

Foto:

Autoridad de Turismo de Aruba

Mar, cuyas aguas son un deleite para los sentidos, entre otras porque durante todo el año se puede disfrutar una temperatura promedio de 25 grados, gracias a la ubicación privilegiada de la isla: al estar fuera del cinturón de huracanes, los suaves vientos son permanentes y las playas aseguran sol la mayor parte del tiempo. Eagle Beach, por ejemplo, es considerada por TripAdvisor una de las más lindas del mundo. Sus aguas transparentes y su costa rodeada de arena blanca y suave la hacen inolvidable. Pero hay playas para todos los gustos. “Baby Beach es una delicia: es la mejor opción si quieres alejarte del ruido y de la gente”, agrega Paulina.

En el hogar del sol

Esta pequeña isla neerlandesa tiene diversidad de maravillas naturales que la hacen un refugio único para quienes buscan una pausa, desconectarse de todo y renovarse en cuerpo y alma. Uno de sus atractivos más emblemáticos es el Parque Natural Arikok, en el que se disfruta las cálidas aguas caribeñas, pero también las imponentes formaciones rocosas talladas por la fuerza del mar y del viento, además de las amplias zonas desérticas de las que brotan cientos de cactus verdes.

Este parque se puede explorar a pie, a caballo o, como lo hicimos nosotros, en un vibrante recorrido en un jeep safari que permite llegar a uno de sus puntos más altos y desde allí descubrir en todo su esplendor la belleza de la Isla Feliz. Este es también uno de los lugares que vivió con más intensidad Paulina. “Las rocas de Arikok son impresionantes. Ahí se ve la fuerza de la naturaleza: estas rocas gigantes han sido moldeadas por el mar durante miles de años”, apunta la exreina, quien coincide en que este lugar es “bellísimo. Por un lado tienes un paisaje árido y gris, y al frente está el mar azul”, agrega.

Aruba Paulina Vega

Fofoti, el árbol más emblemático de la isla. 

Foto:

Autoridad de Turismo de Aruba

Paulina Vega

El Puente Natural es una formación rocosa milenaria desde donde se tiene una vista privilegiada del paisaje arubeño. 

Foto:

Andrés Espinosa

Aruba Paulina Vega

En la costa norte de la isla se aprecian las impresionantes Ruinas de Bushiribana. 

Foto:

Autoridad de Turismo de Aruba

Paulina Vega


Una de las experiencias infaltables en Aruba es recorrerla a bordo de un yate o un barco para apreciar la belleza de sus aguas. Vestido de baño, de Baobab. Gafas de sol, de Coyote.

Foto:

Andrés Espinosa

Quien visite el parque comprobará que en este territorio agreste y escarpado las sorpresas no se hacen esperar. Por ejemplo, podrá sucumbir a los encantos de la Piscina Natural, punto obligado de cualquier turista para darse un chapuzón y extasiarse con la fuerza con que las olas rompen contra las rocas de esta maravilla de la naturaleza, conocida como Conchi o Cura di Tortuga (Cueva de Tortugas).

Las Ruinas de Bushiribana y el Puente Natural son otras de las paradas infaltables en este recorrido por Arikok, en el que no puede pasar por alto El Faro California, en la punta noroeste de la isla, donde los lugareños –que hablan inglés, español, holandés y papiamento, su lengua nativa– atienden un colorido food truck en el que puede refrescarse con una deliciosa agua de coco fría para continuar la travesía.

Ahora bien, así como el bronceado está garantizado en sus paradisiacas playas, consentir el paladar también. Aruba, que cuenta con 110.000 habitantes, tiene restaurantes de primera categoría entre sus más de 200 opciones. En Papiamento, que funciona en una antigua casona familiar, puede cenar en medio de un frondoso jardín que rodea la piscina o en las salas antiguas con decoración holandesa. No deje de conocer y disfrutar su exclusiva cava de vinos.

Las rocas de Arikok son impresionantes. Ahí se ve la fuerza de la naturaleza: estas rocas gigantes han sido moldeadas por el mar durante miles de años

Y si le gusta coleccionar atardeceres, el restaurante Passions on the Beach es para usted. Allí regocijará su espíritu contemplando en primera fila una maravillosa puesta de sol al tiempo que disfruta un exquisito menú con frutos de mar y se relaja con el suave murmullo de las olas.

Si se anima a conocer Aruba, que no lo detenga pensar dónde hospedarse. Tiene una amplia oferta de hoteles frente al mar. Usted elige el suyo de acuerdo con las aventuras que quiera vivir. Los hay tipo familiar como el Tropicana Aruba Resort & Casino, que cuenta con 362 habitaciones, muy cerca de Eagle Beach. O si quiere uno de estilo más íntimo y romántico, hay opciones como el Ocean Z, hotel boutique con 13 habitaciones de lujo, restaurante gourmet y lounge bar.

Como lo reafirma Paulina, “viajar es la mejor forma de conocer el mundo. Nada te abre tanto la mente como viajar”. Y Aruba es una de esas experiencias que uno, en lo posible, tiene que vivir para sentir cómo llega cambiado, renovado, como otra persona. Si va, como dice ella, no deje de “disfrutar las playas. El plan del recorrido en yate y esnórquel vale mucho la pena”. Y si quiere comer rico, consienta su paladar, “hay varias opciones: Screaming Eagle, Papiamento y Hostaria da Vittorio”. ¡Ah! Y, por favor, "no pase por alto los atardeceres. Son mejor que cualquier foto”, concluye.

Producción: Producciones Innecesarias
Maquillaje y peinado de Paulina Vega: Óscar Sánchez 
Stylist: Juliana Pacheco


FLOR NADYNE MILLÁN M.
Revista Carrusel @NadyneMillan

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.