Secciones
Síguenos en:
La tala de la 68 / Voy y vuelvo
Cuarentena Obligatoria en Bogotá

Otro de los puntos con escaso flujo fue el de la Avenida 68 con Av Esperanza.

Foto:

César Melgarejo/ CEET

La tala de la 68 / Voy y vuelvo

No se trata de decir desarrollo no y árboles sí. O viceversa.

Ahora que el IDU ha iniciado las obras para la troncal de TransMilenio en la avenida 68, varias voces se han alzado en contra del proyecto porque para su ejecución será necesario talar o trasladar cientos de árboles que se encuentran sobre el separador central, donde tendrán que instalarse las estaciones para el sistema.

La troncal fue concebida, diseñada y contratada por la administración anterior. Y bajo esas condiciones, la alcaldesa Claudia López tuvo que honrar el contrato y seguir adelante con el proyecto pese a la fuerte oposición que hizo del mismo en campaña. Aun así, muchos copartidarios y enemigos gratuitos le cuestionaron su decisión, pero la obra siguió.

(Puede leer: Nueva estrategia del IDU para impulsar obras sociales)

Se trata de uno de los desarrollos más importantes para la ciudad, pues no solo permitirá conectar el sur con el norte a través de una troncal que ayudará a descongestionar otros corredores viales, sino que será un alivio para el desplazamiento de pasajeros del occidente. Por la troncal transitarán buses eléctricos, habrá carriles mixtos, ciclorrutas, mobiliario público y demás. Los usuarios de esta importante vía son testigos del caos que allí reina: congestión, contaminación, invasión de espacio público, pésimo estado de vías y andenes, abandono, etc. Y aunque suene increíble, hay quienes prefieren que siga así.

Como decía, ahora la polémica ha surgido por el tema de la tala de árboles. Algunos manifestantes que ya han hecho protestas públicas señalan que la obra desaparecerá el 50 por ciento de los árboles que existen. Son datos de las redes sociales y, por tanto, hay que desconfiar de ellos, pues allí hay ambientalistas serios, pero también seudoambientalistas y oportunistas. La resolución que expidió la Secretaría de Ambiente en el año 2019 estableció que la tala podría llegar a 2.025 árboles.
El problema no es la tala de árboles, que mal hecha ya resulta condenable. El problema es cómo conciliar la necesidad de una obra importante con la protección del medioambiente. Ese es el debate. Y así debe ser, de cara al mandato de Naciones Unidas en la formulación de los Objetivos de Desarrollo.

Ahora bien, si acá tuviéramos la capacidad de discutir con argumentos y no al calor de intereses claramente políticos, podríamos resolver de mejor manera estos asuntos. No se trata de decir desarrollo no y árboles sí. O viceversa. A lo que invita Naciones Unidas es a garantizar que el progreso social vaya de la mano con el cuidado de nuestros recursos. Y una troncal trae beneficios para millones de personas de escasos ingresos, porque dignifica su vida, no la expone al atropello que hoy se evidencia en la 68, mejora el entorno urbano, genera empleo, equidad y contribuye a una mejor movilidad.

(Además: Percepción de inseguridad es... / Voy y vuelvo)

Por supuesto que esto no quiere decir que se deba ir al otro extremo: arrasar con recursos naturales para darle espacio a TransMilenio. En esto tienen razón los vecinos que se han manifestado. Ellos quieren información puntual de lo que se va a hacer y piden un esfuerzo máximo para que las autoridades ambientales y el IDU protejan el mayor número de especies. Válido. Y las entidades deben actuar en consecuencia so pena de que ganen terreno las noticias falsas.

Lo que no pueden pretender los avivatos politiqueros es que por su odio a TransMilenio (y a la alcaldesa) quieran infundir entre la comunidad la mentira de que no habrá talas. O que no habrá troncal. O que pretendan desconocer las explicaciones técnicas que la gente tiene derecho a saber. Por ejemplo, que en la revisión que hace la Secretaría de Ambiente el número de ellas se reducirá sustancialmente. Que no se trata de eliminar árboles que no están en el trayecto de la troncal, como se pretendió hacer notar con una tutela que fue rechazada. Los ciudadanos deben saber que el IDU está obligado a compensar al Jardín Botánico por los árboles que tale y que la nueva plantación debe hacerse en la zona de influencia de la obra, en la que además habrá más de 53.000 metros cuadrados de jardinería. Si pese a esto persisten las dudas, pues que persistan las explicaciones hasta alcanzar un acuerdo.

Cuando a la gente no se le permite conocer las cosas como son ni se le da espacio a la pedagogía, ocurre lo de la troncal de Suba, donde para ampliar estaciones se había dicho que iban a talar 105 árboles. Al final se conservaron 75, se talaron 28 y se trasladaron dos palmeras.

(Le puede interesar: Una mirada aérea al primer día de cuarentena general en Bogotá)

Si nos dejáramos llevar por los discursos ortodoxos que mal entienden lo que es el desarrollo responsable, mantendríamos un atraso social enorme. En Engativá también hubo protestas en su momento porque se iba a construir un parque. A la gente le indignaba eso, pero no el hecho de que un extraño se hubiera apoderado de tales predios para un parqueadero privado que disfrutaban los dueños de carros de conjuntos aledaños. Eso sí no afectaba el medioambiente, no importaba que un particular se apropiara de un terreno de la ciudad.

Y es bien conocido el caso del famoso parque Japón, nadie sabía de su existencia hasta que los vecinos pegaron el grito en el cielo porque iban a hacer un parque para los niños del sector y para quien quisiera disfrutarlo. Llegaron hasta la Procuraduría General. Al final, el parque se hizo, se talaron o trasladaron unos pocos árboles y hoy son esos mismos vecinos quienes lo disfrutan.

¿Es mi impresión o... vale la pena mirar con rigor el informe de la Universidad de los Andes que revela que la mitad de los bogotanos ya tuvo covid?

ERNESTO CORTÉS FIERRO
Editor jefe de EL TIEMPO
En Twitter: @ernestocortes28

Siga leyendo

-En estos lugares de Bogotá se puede hacer la prueba de covid-19 gratis.

-Joven denuncia que un extraño agredió a su mamá en la calle.

-¿Qué dijo la alcaldesa durante su recorrido por Bogotá en cuarentena?

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.