Atracos sobre ruedas / Voy y Vuelvo

Atracos sobre ruedas / Voy y Vuelvo

Estos fenómenos tienen temporadas. No necesariamente obedecen a incrementos en acciones delictivas.

Banda rompevidrios en Bogotá

Varios testimonios como este han llegado a EL TIEMPO luego de que este diario publicara una investigación sobre las manadas de rompevidrios que están atacando en Bogotá.

Foto:

Fotomontaje EL TIEMPO

Por: Ernesto Cortés Fierro
06 de julio 2019 , 06:47 p.m.

No sé si es pura percepción, pero la ciudad pareciera entrar de tanto en tanto en unas dinámicas criminales que sorprenden. Hace un tiempo eran los robos en el SITP, luego la banda de ‘los Rólex’ y más recientemente los llamados rompevidrios que azotan a desprevenidos conductores en la 134, en la 68 con 68, en la Boyacá, etc. Sin contar con una serie de relatos recientes sobre hurtos a plena luz del día sobre la calle 85 entre carreras 11 y autopista Norte. Las denuncias pululan, los testimonios se multiplican por redes sociales y en los medios de comunicación.

Para conocedores del tema, expertos en seguridad, estos fenómenos efectivamente tienen temporadas, pero no necesariamente obedecen a un incremento en las acciones delictivas.

Los atracos en el SITP, por ejemplo, no distan mucho de lo que en su momento ocurría con las viejas busetas en el centro de la ciudad, donde también se atracaba y se asaltaba a los pasajeros en los atascos de tarde y noche. Pero, como decía, hoy esos casos se hacen más visibles gracias a las redes y generan por ende una mayor percepción de inseguridad.

Lo que sí me sorprende es lo que viene sucediendo con otro tipo de robos a la ciudadanía y que merecen mayor atención por parte de las autoridades. Es lo que he dado en llamar ‘asaltos sobre ruedas’. El de los rompevidrios es uno de ellos. Acá hemos informado sobre el modus operandi de estas bandas que se mezclan en la espesura de los trancones para cometer sus fechorías. Ya no tienen consideración con los pasajeros, a quienes muchas veces hieren vilmente sin que los afectados tengan margen de maniobra.

El otro asalto sobre ruedas es el de los famosos ‘tachueleros’, personas inescrupulosas que invaden avenidas como la Boyacá o la carrera 7.ª o la calle 53 con trozos de metal punzante para que los carros se pinchen. Y una de dos: o es para asaltar al conductor, o para que más adelante, como por arte de magia, aparezca el montallantas que arregla el asunto. Es una forma de robo, sin duda.

El hurto en bicicleta o en motos es otra modalidad. Son escalofriantes las imágenes de atracadores que con total pericia se bajan de estos vehículos, atemorizan a la gente y huyen ante la impotencia de víctimas y testigos.

Yo, por ejemplo, ya desconfío de la moto que anda despacio, la que va con parrillero, la que se devuelve de repente; desconfío del ciclista con tapabocas que rueda sigiloso por las calles de un barrio o el que no anda por la ciclorruta, en busca de su próxima presa.

Y la última que me comentaron varios ciudadanos esta semana es la del robo de neumáticos a los carros, particularmente en los alrededores de la calle 127.
Parece que se ha vuelto a poner de moda desmontar la llanta de un vehículo en segundos con la complicidad de otro carro que espera cerca. A un conocido le ocurrió algo parecido hace un tiempo en el barrio Niza Antigua: le robaron la llanta de su camioneta y cuando al día siguiente fue a comprar el repuesto en el 7 de Agosto, ¡sorpresa!, allí la encontró. “Sí, acá tenemos la llanta de este carro” fue lo que le dijeron con total descaro. Se la devolvían por la módica suma de 2 millones de pesos. Este conocido no tuvo más remedio que pagar.

Hay un factor común en todos estos casos y lo digo con respeto: falta de solidaridad.

Lo que hace la gente en redes es un primer paso, denunciar cosas como estas, pero también sería bueno que si vemos que alguien está siendo víctima de los rompevidrios, pues alertemos, hagamos bulla, pitemos para que los hampones vean que no estamos solos. Los motociclistas también podrían ayudar, por ejemplo.

No demos papaya, no exhibamos estas cosas y menos en un trancón, asegúrelas en cualquier compartimiento del carro

Segundo, hay complicidad de algunos –no todos, ojo– vendedores ambulantes que alertan a los delincuentes sobre celulares, bolsos, chaquetas y demás objetos que ven dentro de un vehículo. Por consiguiente, no demos papaya, no exhibamos estas cosas y menos en un trancón, asegúrelas en cualquier compartimiento del carro, no les compre a estos sujetos ni compre repuestos robados en el 7 de Agosto, esto lo que hace es aumentar la criminalidad.

También resulta prudente guardar distancia entre los carros para tener un mínimo de reacción ante cualquier eventualidad. Si nota algo sospechoso, pite para que los demás conductores y el propio delincuente sepan que usted está al tanto de la situación.

Le comenté todos estos casos al secretario de Seguridad esta semana, con direcciones y testimonios.
Él se comprometió a asegurar estos lugares con el refuerzo de la policía. Pero una golondrina no hace verano, en cambio, estar alertas, colaborar, denunciar e, insisto, no dar papaya, parecerían ser recursos efectivos. Intentémoslo.

¿Es mi impresión o… estamos en mora de hacerles un homenaje a nuestros policías honestos, que están entregando la vida para protegernos?

ERNESTO CORTÉS FIERRO
EDITOR JEFE EL TIEMPO
En Twitter: @ernestocortes28
erncor@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.