Secciones
Síguenos en:
Ocupación del espacio público, ¿un problema de nunca acabar?
Ventas informales

Las ventas informales son el problema más evidente de ocupación del espacio público en Bogotá, y creció con la pandemia del covid-19.

Foto:

Mauricio Moreno

Ocupación del espacio público, ¿un problema de nunca acabar?

Expertos dicen que se ha fallado con soluciones sin comprender bien las causas del fenómeno.

La ocupación del espacio público se convirtió desde hace varias décadas en el coco de las administraciones distritales. Todas han intentado resolver el fenómeno con diferentes estrategias, pero este problema parece no tener solución, más bien sigue creciendo. Andenes, esquinas, parques y plazoletas y hasta vías han sido invadidos con ventas informales o por locales que extienden sus límites o sacan a sus ‘jaladores’ a la calle.

(Le puede interesar: Él era Fabio Grandas, el médico que murió en siniestro aéreo de Ubaté)

A principios de año, el Instituto para la Economía Social (Ipes), el organismo que regula a los vendedores ambulantes en Bogotá, estimaba que 39.000 personas vivían del rebusque en la ciudad, y hoy habla de 83.500 censadas y otras 80.000 que se reconocen como informales.

La entidad también ha identificado 23 zonas de concentración de este tipo de ventas, entre las cuales se encuentran San Victorino –el principal centro de comercio informal del país–, el tramo peatonal de la carrera 7.ª, el sector del Tercer Milenio, el 20 de Julio, Corabastos, Chapinero, Usaquén, entre otros. Pero hay otros más pequeños, dispersos por toda la ciudad, que no están en ese censo.

De hecho, hay sectores que piensan que las cuentas de las personas que viven de las ventas en la calle son superiores, sobre todo en la actual crisis sanitaria, social y económica a causa de la pandemia de covid-19, que significó el cierre de 37.000 empresas formales, según la Cámara de Comercio de Bogotá, y un millón de empleos perdidos, de acuerdo con el Dane.

Muchos de esos desempleados o, incluso, microempresarios han terminado buscando la manera de sobrevivir instalando un catre en algún andén o ubicándose en una esquina con aguacates, flores, ramas de eucalipto o triciclos y carretas con las que recorren amplias zonas ofreciendo mazamorra, CD y protectores de pantallas de celular.

Damaris Ramos Vega, docente de la Fundación Universitaria del Área Andina y quien ha investigado el tema, considera que la invasión del espacio público, del cual el fenómeno de las ventas informales es el más evidente –también lo hay por el parqueo en vía–, ha estado presente desde los años 90 y va a permanecer sin que se logre “extinguir” porque responde a un asunto de “desigualdades” sociales y económicas y hasta cultural.

(Además lea: Así será la nueva troncal avenida Ciudad de Cali de TransMilenio

Las soluciones han ido desde la entrega de puestos en las plazas de mercado –cuando eran manejadas por la Edis–, la reubicación en bodegas comerciales del Fondo de Ventas Populares (desde 2007 es el Ipes), los quioscos y ferias temporales en el gobierno de Luis Eduardo Garzón, los triciclos de la segunda administración de Enrique Peñalosa y ahora el alquiler de parqueaderos, la reubicación en plazas de mercado y, por último, las cocinas rodantes o food trucks. Además, el anuncio de cobrar por el uso del espacio público a partir del finales de 2021.

Al respecto también se han proferido varios fallos judiciales, y de ellos el más recordado es la tutela T772 de 2003, mediante la cual la Corte Constitucional protegió el derecho al trabajo, a la igualdad, a una vida digna y al mínimo vital. Y una de las más recientes es la tutela T211 de 2017, la cual establece que a los informales no les puede hacer comparendos ni decomisar mercancía ni desalojar hasta tanto no se les den soluciones. Sin embargo, el problema continúa y pareciera ser más grave.

Ramos considera que la solución, sin ser definitiva, debe pasar por hacer “un ejercicio juicioso de comprender las razones por las cuales el trabajador informal se mantiene en la calle” o dice verse obligado de apropiarse del espacio público o por qué muchos han terminado desertando de los programas.

La solución debe partir de un ejercicio juicioso de comprender las razones por las cuales el trabajador informal se mantiene en la calle

Con esta opinión coincide Omar Oróstegui, director del centro de pensamiento Futuros Urbanos, quien dice que, además de que “no se ha entendido en fenómeno”, falta tener mejores datos para entender la cuestión y tener mejores políticas. Recuerda que más del 40 por ciento de los trabajadores bogotanos están en la informalidad.

“Las estrategias de intervención del espacio público han fracasado porque parten de aspectos normativos y legales, y no de conocer qué hay detrás del fenómeno socioeconómico, en el que el espacio público se convierte en una forma de subsistencia”, explica.

(También lea: El costoso cambio de color de los buses del SITP)

Agrega que las intervenciones también deben tener en cuenta quiénes son los vendedores (personas de bajos ingresos, con baja escolaridad, desempleados, madres cabeza de familia) y que hay diferentes tipos de informales, desde el estacionario y el semiestacionario hasta el que se desplaza por toda la ciudad.

Pero además, de acuerdo con Oróstegui, se ha dado respuesta al fenómeno con mobiliario fijo, al que hay que hacerle adecuaciones para proteger la mercancía, y que por no estar en sitios de alto tránsito no favorece al vendedor, y cita como ejemplo los quioscos.

“Es un tema recurrente porque no se ha entendido el problema. Por eso, esta no es la primera ni será la última administración que interviene este tipo de ocupación del espacio público. Desde el 1932 se viene intentando reglamentar”.

Félix Palacios, líder de los informales y quien interpuso la tutela de 2003, dice que les asalta la preocupación de que con la nueva estrategia (basada en el decreto 552 de 2018, que está demandado) los vendedores no van a poder pagar y terminarán desplazados a localidades como Ciudad Bolívar y Tunjuelito.

Ahora la administración de Claudia López hará un intento más por encontrarle solución al fenómeno de marras, aunque los estudiosos de la materia consideran que es un problema estructural que no se solucionará de la noche a la mañana.

Qué responden los funcionarios

Libardo Asprilla, director del Ipes, dice que la estrategia se construirá a través del diálogo. “No hay una fórmula mágica, las salidas las encontraremos entre todos a través de pactos de inteligencia colectiva”.

Por su parte, Carolina Durán, secretaria de Desarrollo Económico, afirma que el uso del espacio público de manera ordenada y productiva es para, a través de la ventilación natural, mitigar la pandemia. En ese contexto se enmarca la estrategia de ‘Bogotá a cielo abierto’, que está permitiendo reactivar los sectores más afectados, como restaurantes, cines, cafés, cafeterías, galerías de arte y librerías.

Lo que opinan los bogotanos en Twitter

-“En el barrio El Carmen hay cuadras en las que no se pueden andar, por que los andenes los usan los puestos de comida”: @DUFOR84

-“En mi barrio han construido cafeterías, panaderías, talleres etc., en el
espacio público. No hay espacio para los peatones”: @CAMINADOR

-“Los invito a l a nueva plaza de mercado en El Tintal, la gran mayoría de los andenes están tomados por los vendedores ambulantes”: @ALEXPALA8

-“Esta alcaldía busca más recursos afectando la movilidad, sin mencionar que las ventas ambulantes son en ocasiones focos de delincuencia”.: @PAOLACCF

-“Es algo que se tiene que regular, la gente tiene derecho a trabajar, pero los bogotanos también tenemos derecho a caminar”: @SCHAPETE

-“Los negocios que están en los locales le dan a la gente para que venda en la calle por un porcentaje, que paguen es lo más justo”: NORMARO37788319

​GUILLERMO REINOSO RODRÍGUEZ
Editor de Bogotá
@guirei24
guirei@eltiempo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.