El histórico cacerolazo que cerró el paro nacional

El histórico cacerolazo que cerró el paro nacional

Tras la marcha, hacia las 7 p. m., ciudadanos en diferentes puntos de Bogotá se expresaron.

AUTOPLAY
Histórico cacerolazo se toma las calles de BogotáDecenas de personas salieron a las calles en la noche de este jueves en una protesta con cacerolas en algunas de las principales calles de Bogotá, al final de las multitudinarias manifestaciones del paro convocado para este 21 de noviembre.
Cacerolazo

Néstor Gómez / EL TIEMPO

Por: Bogotá
22 de noviembre 2019 , 07:15 a.m.

Las marchas de este jueves en Bogotá con motivo del paro nacional fueron multitudinarias. Se calcula que este jueves unas 100.000 personas se hicieron presentes, en distintos puntos de la capital, para iniciar un recorrido que comenzó con los primeros rayos del sol.

En efecto, una de las novedades de la jornada fue la hora en que pequeños grupos empezaron a aglomerarse en el norte y el sur de la capital: a las 5 y 20 de la mañana ya había gente en las calles, con carteles en mano. Lo mismo ocurrió en municipios vecinos como Madrid, donde, según algunos habitantes, ya hacían presencia pasada la medianoche del miércoles.

(Le puede interesar: Los mensajes de un paro nacional que fue mayoritariamente pacífico)

De hecho, la ciudad estuvo semivacía. Corredores viales como la Boyacá, la 68 o la NQS lucieron como un día domingo y era notable el número de bicicletas en las calles. En el parque Nacional había maestros, indígenas, centrales obreras, campesinos y muchos jóvenes.

“Nos movilizamos por la vida, por la paz de Colombia. Vienen compañeros desde todos los puntos cardinales del país”, aseguró Luis Fernando Arias, líder de la Organización Nacional Indígena (Onic).

(Además: 'Hoy hablaron los colombianos, los estamos escuchando': Duque)

Unos kilómetros más adelante, los titiriteros avanzaban entre la gente. Yuyu el Perezoso, del colectivo Errante Teatral, aseguró que se había levantado, a pesar de todo, para encontrarse con la gente. “Los títeres marchamos por la conservación del medioambiente, por la equidad social y la paz de Colombia”, dijo, risueño, en voz de su creador, Cristo Poveda.

Aunque a lo largo de la mañana se presentaron algunas escaramuzas, cabe destacar que en general la protesta transcurrió en forma pacífica. Con cantos, arengas, consignas, banderas y pancartas, cada grupo hacía sentir su reclamo.

Un grupo de estudiantes terminó cantando en un articulado de TransMilenio. “La gente nos pregunta: ‘¿Quiénes son ustedes?’. Y le respondemos: ‘Somos estudiantes, hijos de este pueblo’ ”, recitaban los jóvenes mientras esperaban llegar a su destino.

Cacerolazo

El sonido de varios cacerolazos en distintos barrios de Bogotá fueron el cierre de la jornada, opacada por algunos hechos de vandalismo.

Foto:

Hector Fabio Zamora / El Tiempo

Las concentraciones más multitudinarias tuvieron lugar a lo largo de la carrera 7.ª entre calle 72 y la plaza de Bolívar; en la avenida El Dorado, donde los jóvenes, sin embargo, no consiguieron su objetivo de llegar hasta la terminal aérea; también hubo manifestaciones grandes frente a la Universidad Nacional, en la localidad de Suba y en el portal 20 de Julio, entre otros.

La alcaldesa electa, Claudia López, se sumó a las marchas en el centro y allí destacó el avance de la jornada, al lado de jóvenes, mujeres y maestros que estaban manifestándose tranquila y pacíficamente. Entre tanto, el alcalde Enrique Peñalosa seguía todas las incidencias desde su despacho, trinando de cuando en cuando sobre lo que iba sucediendo.

Una de las marchas que llamó la atención fue la que protagonizó un grupo de personas en la calle 71, que vestidas de blanco se desplazaban en absoluto silencio. El aguacero que cayó, particularmente en algunos sectores del nororiente y en el centro, no fue óbice para que sindicalistas, estudiantes, trabajadores, maestros, mujeres y comunidad LGBT, entre otros, confluyeran en la plaza de Bolívar. “Llueva o truene, el paro se mantiene”, cantaron los jóvenes, empapados.

Desde todos los puntos hubo ciudadanos que les apostaron a acciones positivas. En Quinta Paredes, por ejemplo, un puñado de muchachos optó por limpiar las estaciones de TransMilenio que otros habían vandalizado con pintura previamente; frente al Museo Nacional, un hombre, con bolsa en mano, iba recogiendo la basura que dejaban algunos; en la calle 19, una mujer, desde la ventana de su casa, repartió bendiciones a los jóvenes que pasaban abajo y en la calle 26, colectivos artísticos universitarios hicieron telas, malabares sobre puentes y marcharon con dragones de cartón.

El destino de la mayoría de recorridos fue la plaza de Bolívar. Cifras preliminares señalan que solo en ese lugar hubo 30.000 personas.

Sin embargo, la tensión comenzó hacia las 4 de la tarde. A esa hora se registraron enfrentamientos entre el Esmad y grupos que alteraron el orden. Al final, el caos se dispersó por el centro. En Suba y en inmediaciones también se registraron desmanes. Algunos jóvenes trataron de llamar a la calma. “Somos muchos más los buenos ciudadanos que esa minoría de delincuentes. Los invito a que mañana salgamos limpiemos y construyamos esa Bogotá que todos queremos”, expresó el alcalde Peñalosa, en el balance final de la jornada.

Sonaron las cacerolas
Gran Cacerolazo
Cacerolazo

Al final del día sonaron las ollas. Eran las 7:30 de la noche cuando miles de ciudadanos se sintonizaron en un ensordecedor cacerolazo que sonó en La Candelaria, Chapinero, Pontevedra, Kennedy y otros sectores del norte de la ciudad. Desde ventanas y balcones, los ciudadanos sacaron ollas y cucharones y tocaron por varias horas. Las redes sociales se llenaron de videos de acciones similares. ‘Cacerolazo’ fue tendencia en Twitter al final de la noche.

Incluso, en sectores como Ciudad Salitre, Pablo VI y La Macarena salieron a las calles nuevamente. Con ollas en mano, cientos de familias siguieron la protesta de manera pacífica. Las manifestaciones habían revivido a las 9 de la noche.
Por lo pronto, parece que la convocatoria tendrá un siguiente capítulo. Llaman a un nuevo cacerolazo hoy, a las 4:30 de la tarde.

Cacerolazo en otras ciudades

En barrios exclusivos y diferentes sectores del país se registró en la noche de ayer la participación de la ciudadanía en el cacerolazo que surgió de manera espontánea tras la jornada de paro. En Envigado, sector de La Frontera, la comunidad salió a las calles y también se escucharon en gran parte del sector de El Poblado, en Medellín.

En Bucaramanga también se unieron a la jornada y las ollas retumbaron por la capital santandereana, mientras que en Barranquilla se registró la participación en varios sectores. Cartagena también se unió a la jornada. Varias personas se dieron cita en zonas aledañas al centro histórico y desde los edificios muchos hicieron parte del cacerolazo.

En Cali, pese a la noche de terror que se vivió por cuenta de los saqueos durante el toque de queda, se escucharon los cacerolazos, principalmente en el sur de la capital del Valle del Cauca.

BOGOTÁ​@BogotaET

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.