Secciones
Síguenos en:
Un POT innovador pero que no puede dejar contentos a todos | Opinión
Nueva cuarentena general en Bogotá
Foto:

César Melgarejo/ CEET

Un POT innovador pero que no puede dejar contentos a todos | Opinión

La verdad es que cualquier POT va a tocar muchos nervios. 

Las propuestas de POT de Gustavo Petro y de Enrique Peñalosa enfrentaron una oposición violenta y sin duda también la enfrentará la propuesta de la alcaldesa actual Claudia López. Aunque cualquiera podría remitirse al detalle de cada una de estas propuestas y justificar la oposición de distintas maneras, la verdad es que cualquier POT va a tocar muchos nervios porque en la planeación urbana es imposible dejar tranquilo a todo el mundo.

Aquí algunos ejemplos relacionados con la propuesta actual.

(Le puede interesar: Bicicleta y ciclismo: Patrimonio cultural colombiano | Opinión)

Primero. El DANE estima que en los próximos doce años Bogotá va a necesitar más de un millón de vivienda adicionales y hay dos maneras principales para que se construyan: la renovación y la expansión. Las dos tienen críticas legítimas. La expansión implica construir zonas de la sabana que hoy son verdes y que los nuevos habitantes de esas zonas tengan que hacer largos viajes para ir a trabajar o estudiar. La renovación implica que algunas zonas de la ciudad se tengan que transformar para albergar nuevos habitantes. Este POT, aceptando que no va a llegar al millón de viviendas, propone una mezcla de las dos estrategias con énfasis en la renovación. La respuesta inmediata a esa propuesta ha sido que Bogotá ya es una ciudad supremamente densa (lo cual es cierto) pero si no queremos ni expansión ni renovación ¿Qué hacer? No planear dónde construir más vivienda solo llevará a precios más altos, más desorden y más informalidad.

Segundo. Cualquier ciudad necesita algunos servicios que pueden generar problemas de convivencia como por ejemplo los bares. Hasta ahora la norma urbana ha sido extremadamente restrictiva con dónde se pueden ubicar estos establecimientos, lo cual de la mano con una débil capacidad para el control urbano ha llevado a que operen prácticamente donde sea. La propuesta de modificación de POT facilita la ubicación de estos establecimientos sobre todo en las zonas de mayor actividad urbana (estructurantes) y se concentra en exigir unas medidas de mitigación de impactos más exigentes para controlar el ruido y la congestión. Muchas comunidades se han quejado de que se autorice ubicar bares en su sector, pero la ciudad necesita definir algunas áreas donde los bares puedan operar cumpliendo las reglas. ¿Dónde es sensato que operen legalmente reconociendo que hay una enorme demanda por ellos?

Tercero. La ALO. Un sector de ciudadanos está enfurecido porque el POT plantea no construir la ALO Norte, ya que para ellos esa decisión tendrá unos costos enormes sobre la movilidad del norte de la ciudad. Esa decisión se tomó porque el trazado de esa vía afectaría tres humedales y pasaría por la mitad de la reserva Van der Hammen. Pero vemos la discusión opuesta en la decisión de construir la ALO Centro que afectará un pedazo del Humedal Capellanía. Allí son los ambientalistas quienes argumentan airadamente que Bogotá no puede seguir priorizando el desarrollo urbano por encima de su sostenibilidad ambiental. ¿Cómo buscar un punto medio entre intereses legítimos?

(Para seguir leyendo: El POT y la pobreza: ruralidad y mujeres | Opinión)

En fin. Hay múltiples ejemplos de como es imposible que las decisiones que toma el POT dejen contento a todo el mundo, pero también es evidente que después de 17 años, Bogotá necesita actualizar su visión de ciudad y su norma urbana. Y detrás de los temas controversiales de siempre, este POT propone una serie de medidas interesantes para volver la ciudad más justa y sostenible.

Quizás su apuesta más audaz es obligar a que los constructores paguen por un parte mayor del desarrollo urbano en todos los tratamientos al exigirles cesiones para espacio público, equipamientos sociales y para vivienda VIS y VIP, entre otras. Y su apuesta más innovadora es la de estructurar un sistema distrital del cuidado dónde el Estado le quite una parte de la carga a los cuidadores (sobre todo mujeres) que deben destinar gran parte de su vida a cuidar niños, personas con discapacidad o adultos mayores. Sumado a la definición de una política clara de protección a moradores, tanto a residentes como actividades productivas.

Es imposible que las decisiones que toma el POT dejen contento a todo el mundo, pero también es evidente que después de 17 años, Bogotá necesita actualizar su visión de ciudad y su norma urbana.


En términos ambientales se pone metas concretas para restaurar y renaturalizar las rondas de quebradas, ríos y humedales y para recuperar los senderos de los cerros orientales. Apuesta por reverdecer los espacios públicos y por desarrollar, por fin, una red férrea y de cables aéreos.

Estra es una discusión compleja pero hay dos puntos clave que debemos reconocer. El primero es que un POT necesita buscar puntos medios y esos puntos medios por definición no dejan tranquila a mucha gente. Seguir aplazando la aprobación de un nuevo POT no va a cambiar eso. Y el segundo punto clave es que detrás de las discusiones álgidas de siempre (servicios especiales y proyección de viviendas) este POT tiene una serie de apuestas audaces que si tienen la discusión que se merecen le pueden mostrar a la ciudadanía un futuro mucho más prometedor del que venden los pesimistas de siempre.

DIEGO LASERNA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.