Secciones
Síguenos en:
‘Los tiempos del ruido’: el misterioso sonido que alertó a Bogotá
Arquitectura colonial de Bogotá

La gente se refugió en las iglesias de Santa Fe de Bogotá porque creían que el ruido indicaba el inicio del fin del mundo.

Foto:

Rafael Espinosa / EL TIEMPO

‘Los tiempos del ruido’: el misterioso sonido que alertó a Bogotá

Desde ese entonces se instauró una procesión hacia las iglesias en búsqueda del ‘Santo Sacramento’.

El 9 de marzo de 1687 un misterioso sonido despertó a los capitalinos a eso de las 10:00 p. m. Los habitantes de la antigua Santa Fe de Bogotá huyeron al escuchar el estruendo, que dio origen al referente ‘Los tiempos del ruido’ y que se prolongó por al menos 15 minutos. También fueron testigos de un fuerte olor a azufre que quedó impregnado en las calles y rincones de la ciudad.

“Los unos huyeron con rumbo hacia los cerros. Los demás bajaron a San Victorino (…) hasta ir a dar, en busca de resguardo, a la plaza de Las Yerbas. Pero nadie pudo escapar”, relata el escritor Andrés Ospina en su cuento ‘La noche del ruido’.

(Lea también: Así son los rituales que hacen los médiums del hermano José Gregorio). 

Ante aquel espantoso y abrumante sonido, algunos de los habitantes de la ciudad colonial salieron despavoridos de sus hogares desnudos o con poca ropa. Uno que otro comenzó a correr sin ninguna dirección y otros se encerraron en las iglesias, forjando las puertas.

“No encontraron más recurso que (...) encomendarse a los santos de su devoción. Creían genuinamente en el arribo del Juicio Final”, escribió Gregorio Portilla, profesor de la Universidad Nacional, en un artículo en el que menciona a los cronistas Juan Ribero y Joseph Cassani. 

(Le puede interesar: Presunto delincuente se hace pasar por religioso para robar iglesias). 

Todos clamaban al Cielo, porque veían que les faltaba la tierra

Este último describió en 1971 el acontecimiento: “Unos medio vestidos, como estaban en sus posadas; otros enteramente desnudos porque estaban ya acostados; y todos gimiendo y clamando misericordia, discurrían sin tino por las calles. Nadie sabía dónde iba, porque nadie sabía dónde estaba. Todos clamaban al Cielo, porque veían que les faltaba la tierra".

Son muchas las teorías sobre lo que ocurrió esa noche, algunos señalan que fue por un terremoto que ocurrió en Perú durante el mismo año, otros que fue debido a un pequeño asteroide que generó importantes “ondas de choque” y que se justifica porque cada año hay entre 10 y 40 explosiones de este tipo que tienen una “energía equivalente a una bomba atómica”, según indica el profesor Portillo.

Sin embargo, la creencia más popular fue que se trató de un mensaje divino y que el olor a azufre indicó que los demonios estuvieron presentes en la pequeña ciudad. Por eso, desde aquel entonces cada 9 de marzo se instauró una procesión hacia las iglesias en búsqueda del ‘Santo Sacramento’, desde la tarde hasta las 10 de la noche.

"Desde aquella noche empezaron las confesiones, porque todos y cada uno temía le
faltase el tiempo para reconciliarse con Dios, y aquella imaginación de que era llegado el último día de los mortales, les ocupó dichosamente los corazones...",
relató Cassani.

(Siga leyendo: Papa dice que el maltrato de las mujeres 'degrada a toda la humanidad'). 

Tendencias EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.