Cerrar
Cerrar
Entre hurtos y consumo de drogas están los habitantes del Park Way
Park Way

Debido a las denuncias, entidades distritales hicieron presencia este viernes en el Park Way.

Foto:

Héctor Fabio Zamora. EL TIEMPO

Entre hurtos y consumo de drogas están los habitantes del Park Way

Debido a las denuncias, entidades distritales hicieron presencia este viernes en el Park Way.

Residentes están  afectados por los hurtos a personas y el consumo de drogas. 

Habitantes del Park Way, en el barrio La Soledad, están entre el desespero y la frustración por problemas de seguridad y convivencia que han sufrido en los dos últimos años.

Esta zona apetecida por los bogotanos, con un alto valor histórico y cultural, según alertan algunos residentes de la zona, se estaría convirtiendo en un foco de hurto a personas y consumo desmedido de sustancias psicoactivas.

“Es algo que se ha ido incrementando a pasos agigantados. Es como un dejar hacer y un dejar pasar”, dice Consuelo Sánchez, quien habita el Park Way desde hace 18 años.

En este espacio es habitual ver personas disfrutando de libros o conversando alrededor de los árboles y las bancas que están sobre el separador vial, pero otras personas externas al sector están generando problemas de convivencia. En los testimonios recogidos por EL TIEMPO, quienes residen en la zona manifiestan que son constantes las reuniones en la plaza donde se encuentra el monumento al almirante José Prudencio Padilla.

Desde el paro nacional que se dio en noviembre de 2019, esta plazoleta fue punto de encuentro de algunos manifestantes, al igual que en las más recientes jornadas de protesta de los últimos meses. Los habitantes consideran legítima la movilización social, pero no comparten que algunos la aprovechen para dañar el espacio público de la zona. El monumento que se encuentra sobre la calle 37 con cra. 24 fue restaurado hace pocos días porque había sido vandalizado.

A esto se le suma que en las denuncias hechas, que también se encuentran remitidas en una carta a la Personería, se habla sobre venta de drogas por personas que se aprovechan de los espacios de protesta o los eventos culturales.

Además de esta afectación, en los residentes hay desespero por los constantes hurtos que se han visto. “Ha habido casos de asaltantes que se trepan en los árboles y le caen a la gente”, dice uno de los habitantes. La situación ha llegado a tal punto que un comerciante ha optado por poner recursos para pagarle taxi a los empleados a fin de que no corran riesgo al ir hasta el sistema de transporte público.

Esto ha hecho que los ciudadanos sientan temor al salir de sus hogares, más que todo en horas de la noche.

Resguardar la historia

La ciudadanía dice que hace este tipo de denuncias porque quieren resguardar la historia de este espacio. El barrio tuvo sus inicios hacia los años 30 y 40, y se caracteriza porque la mayoría de sus casas tienen un estilo arquitectónico inglés.
El Park Way fue concebido por el arquitecto austriaco Karl Brunner. Este famoso urbanista pensó en un sendero acompañado de zonas verdes llenas de flores y urapanes.

Sobre este corredor se encuentra la casa del Partido Conservador y otras sedes de entidades distritales. Poco a poco se fue convirtiendo en una zona comercial y residencial muy apetecida por personas ligadas a la literatura y a la academia.

Actualmente, en este sector se han hecho edificaciones nuevas, que han atraído a población joven. Además, se ha desarrollado una variada oferta gastronómica que ha hecho de este punto uno de los más transitados de la ciudad.

Problemas de convivencia

Todas estas dinámicas han hecho que se den problemas de convivencia. Los jóvenes quieren aprovechar el espacio público; los adultos, conservar el estado en el que siempre han tenido el barrio, y comerciantes, generar ganancias.

Andrés Nieto, subsecretario de Seguridad, considera que el problema de esta zona no está ligado a acciones de alguna banda delincuencial con miras a obtener rentas criminales.

“El tema de fondo es de personas que viven en el entorno, pero que no quieren que estén jóvenes hasta altas horas de la noche. Eso es natural en términos de convivencia”, dice.

Nieto reconoce que hay consumo de alcohol y de sustancias psicoactivas, pero esto no es proporcional a una olla de microtráfico. El funcionario menciona que con trabajo de inteligencia no se ha reconocido un punto de distribución fijo.

Los habitantes afirman que la policía de la zona no ha podido actuar con contundencia. La Secretaría de Seguridad ha detectado que en esta zona de cada diez llamadas, siete no están relacionadas con términos de delincuencia o de crimen. Es decir, los uniformados están actuando por problemas ligados a otros asuntos, que pueden ser atendidos por otras entidades distritales.

Estos problemas de convivencia también se dan porque, al ser una zona comercial, el Park Way se ha convertido en un área de mal parqueo, que debe ser atendida por la Secretaría de Movilidad. Allí también confluye una alta población que tiene mascotas, que sacan a diario a las zonas verdes: pero algunos no recogen los residuos que dejan los animales, por lo que se ha deteriorado el césped.

El viernes, Julián Pinilla, personero de Bogotá, estuvo escuchando los testimonios de los habitantes. Luego de visitar la zona, concluyó que los residentes han perdido tranquilidad, por lo que le ha solicitado a las entidades distritales realizar acciones coordinadas para que no haya deterioro del mítico Park Way.

“Se deben generar planes de acción a corto, mediano y largo plazo para restablecer este lugar tan emblemático para Bogotá. Lo más importante es rodearlos de institucionalidad”, manifiesta el personero.

Después de este recorrido, Nieto manifestó que se hará un trabajo para construir un acuerdo con la comunidad que les permita a los jóvenes estar en el espacio público, pero con el cumplimiento de normas que no afecten a los demás habitantes. Además, se hará un patrullaje con las distintas entidades del Distrito para ofrecer los diferentes servicios de este a los habitantes del sector.

Los residentes de la zona solo esperan que se atiendan los llamados para que el Park Way siga siendo el punto cultural de la ciudad, y no el foco de problemas de seguridad y convivencia.

GABRIEL NICOLÁS GONZÁLEZ 
REDACCIÓN BOGOTÁ 

Mis Portales

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.