Si Bogotá quiere obras, tendrá que mirar de dónde saca más plata

Si Bogotá quiere obras, tendrá que mirar de dónde saca más plata

Estudio de ProBogotá plantea preocupaciones por manejo hacia el futuro de las finanzas de la ciudad.

Metro de Bogotá

El metro es el mayor proyecto de inversión que realizará la ciudad.

Foto:

Empresa Metro de Bogotá

Por: Guillermo Reinoso Rodríguez
01 de febrero 2020 , 08:51 p.m.

Las administraciones de Bogotá se han caracterizado por el buen manejo de los recursos que genera la ciudad. Esto la ha convertido en la primera capital en el país con el mejor desempeño fiscal, según Planeación Nacional. A lo anterior se suma el manejo responsable de la deuda distrital y que los bogotanos son muy cumplidos con el pago de sus impuestos.

Pero, no obstante este panorama tan positivo, la actual coyuntura de la ciudad, con una nueva administración que no tocará el predial ni la valorización, ni saldrá a vender activos (empresas) y ha anunciado una serie de megaobras, por lo menos lleva a pensar que se deben tomar algunas precauciones para conservar sanas las finanzas.

En un muy completo estudio, la Fundación para el Progreso de la Región Capital (ProBogotá) advierte que si no se toman ciertas consideraciones, podría “nublarse” el panorama para la ciudad. Por eso dice que el principal reto “es buscar fuentes alternativas de financiación” que permitan “consolidar la estructura fiscal sin afectar los proyectos de infraestructura”.

La alcaldesa Claudia López ha anunciado que va a alargar la primera línea del metro hasta la calle 100, echará a andar el proceso de la segunda línea, entre Suba y Engativá; apoyará los Regiotram y construirá la troncal de la 68 y la Ciudad de Cali, la 7.ª la volverá un corredor ambiental y cofinanciará el Sistema Integrado de Transporte Masivo. Todos estos proyectos y otros más exigirán, sin duda, esfuerzos fiscales adicionales.(Lea también: La Séptima se queda sin TransMilenio y el Metro se amplía al norte)

Jimenez

Jiménez Calle 13 Los datos arrojan que la estación Jiménez Calle 13, es la primera en el listado de las estaciones de TransMileno en las que más hurtan a los usuarios.

Foto:

Felipe Caicedo / EL TIEMPO

“Bogotá es hoy una ciudad que debe apostarle a la planeación de largo plazo. Vemos con buenos ojos todos los proyectos de infraestructura, que ponen a soñar a los bogotanos con una ciudad del futuro, pero, cuidado, la manera de hacerlo es con unas finanzas públicas ordenadas que garanticen la ejecución de los proyectos”, le dijo a este diario Juan Carlos Pinzón, presidente de ProBogotá.

A lo que se refiere Pinzón es a varias situaciones que podrían afectar el buen comportamiento de las finanzas de Distrito. 

La primera es que la ciudad ha acudido al uso de vigencias futuras con el fin de garantizar la planificación y financiación de dichos proyectos. Particularmente, cerca de 10 billones de pesos del presupuesto se encuentran comprometidos a 2044 en vigencias futuras.

(Le recomendamos: 'Bogotá no puede seguir ignorando la región': Secretario de Movilidad)

Las obras previstas, según el estudio, representan más del 80 % del monto total pactado con este mecanismo.

En segundo lugar está la deuda. Según cifras de la Secretaría de Hacienda, entre 2002 y 2019 el saldo cayó en un 32 %, situándose en 2,6 billones de pesos en el último año. Además, hay que tener en cuenta que el 15,6 % de esa deuda es en moneda extranjera (118 millones de dólares y 2,4 millones de euros).

Esto resulta preocupante no solo porque es poco probable que la fuerte devaluación del peso “dé tregua en un futuro cercano”, sino también porque el Distrito no tiene formas de mitigar ese riesgo cambiario, señala el estudio, realizado por los investigadores María Alejandra Palacio y Juan Felipe Campos.

A esto se suma que, en los últimos 3 años, el Concejo aprobó aumentos del cupo de endeudamiento de 1,9 billones a 7,2 billones de pesos. Y si bien el Distrito aún no ha aprovechado la totalidad del cupo, su inminente crecimiento deja prever que el saldo de la deuda subirá también de manera importante.

El Distrito aún tiene algo de capacidad de endeudamiento, que no es ilimitada, pero con una o dos obras de 3 billones de pesos, ese endeudamiento empieza a llegar a un nivel importante

Otro factor para tener en cuenta es la dependencia en más del 60 % de los ingresos por impuestos como industria y comercio (ICA) y predial, lo que se podría afectar por los “ciclos económicos o por decisiones de política pública” y, de rebote, terminar golpeando los ingresos de la ciudad.

El secretario de Hacienda, Juan Mauricio Ramírez, dijo que las grandes inversiones no están proyectadas solo a cuatro años, sino a 10 y 12 años, y que con ellas mejorará la productividad de la ciudad, y eso “constituye un gran impulso al crecimiento económico y generará mayores ingresos, mayores recaudos, mayor actividad económica, mayores impuestos”.

Carlos Alberto Sandoval, exsecretario de Hacienda, se identificó con el estudio y dijo que la alcaldesa tiene un importante reto para poder financiar los proyectos de infraestructura y, al mismo tiempo, cumplir los compromisos de campaña, como congelar el predial, no utilizar valorización ni vender empresas como la ETB.

“El Distrito aún tiene algo de capacidad de endeudamiento, que no es ilimitada, pero con una o dos obras de 3 billones de pesos, ese endeudamiento empieza a llegar a un nivel importante”, explicó.

‘Inversión dará gran impulso económico’

El secretario de Hacienda de Bogotá, Juan Mauricio Ramírez, explica las diferentes opciones que se analizan sobre nuevas fuentes de financiamiento.

¿El estudio de ProBogotá plantea preocupaciones por las finanzas de la ciudad en el futuro?

Una de las prioridades de esta administración es no solo pensar en el tema de los ingresos, sino también en cómo mejorar la calidad y efectividad del gasto. Eso es una variable clave, y lo que queremos es hacer que Hacienda tenga un rol fundamental para que los sectores que hacen parte de la Administración Distrital mejoren la calidad del gasto, y para eso estamos diseñando unas estrategias.

¿Existen los recursos para financiar las obras?

Las inversiones grandes no son proyectadas solo a cuatro, sino a 10 y 12 años. El plan de infraestructura y desarrollo de transporte y movilidad planteado sería una verdadera revolución. Y si somos capaces de financiar de diferentes maneras esas inversiones, vamos a mejorar la productividad, a reducir los tiempos de viaje, los trancones, y las empresas, los hogares y las personas van a ser más productivas.

Eso va a constituir un gran impulso al crecimiento económico en Bogotá y generaría mayores ingresos, mayores recaudos, mayor actividad económica, mayores impuestos.

¿Hay que buscar nuevas fuentes de financiación para soportar el gasto?

Tenemos que explorar las diferentes fuentes de ingresos para poder ver qué es lo que es fiscalmente sostenible de manera responsable. Hay que gastar menos en otras cosas y empezar a gastar mejor, que el gasto sea más eficiente, que realmente cada peso de gasto beneficie cada vez más y más ciudadanos.

El Distrito, así como la Nación, tiene un instrumento crucial para garantizar la sostenibilidad fiscal: el marco fiscal de mediano plazo. Entonces se hace lo que quepa dentro del marco fiscal de mediano plazo.

GUILLERMO REINOSO RODRÍGUEZ
Editor de Bogotá

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.