‘Si aún podemos respirar, que esa alegría se convierta en solidaridad’

‘Si aún podemos respirar, que esa alegría se convierta en solidaridad’

El director del Banco de Alimentos cuenta cómo se ha despertado el deseo de ayudar en la pandemia.

Banco de Alimentos

El Banco de Alimentos está ubicado en la cl. 19A n.º 32-50 de Bogotá. Su página de internet es www.bancodealimentos.org.co.

Foto:

Cortesía del Banco de Alimentos

Por: Cárol Malaver
24 de mayo 2020 , 09:41 p.m.

El Banco de Alimentos nació para dar respuesta al llamado urgente que el papa Juan Pablo II realizó a la humanidad en la carta apostólica Novo Millennio Ineunte, que invitaba a dejar una obra que fuera el sello de la caridad.

El 8 de mayo de 2001, en Colombia se reunieron Arturo Calle, Gonzalo Restrepo y el cardenal monseñor Pedro Rubiano Sáenz para crear el Banco de Alimentos de Bogotá, una obra basada en la generosidad y el interés de algunos empresarios de participar en un proyecto para beneficiar a las personas más vulnerables de nuestra ciudad y municipios cercanos.

(Le puede interesar: Comienza la década decisiva para salvar el río Bogotá)

Hoy su obra adquiere más sentido. Hablamos con el padre Daniel Saldarriaga, director ejecutivo del Banco de Alimentos, quien nos explicó cuál es su labor en la actual pandemia por la covid-19.

Para los que no saben, explíquenos qué es el Banco de Alimentos...

Es una iniciativa que nació en la Navidad del año 2000 como respuesta a un llamado del papa Juan Pablo II. Él quería una nueva imagen de la caridad. Esta no solo promovía la eficacia en las ayudas, sino la capacidad de hacernos cercanos con el que sufre para que ese gesto no sea una limosna humillante, sino un compartir fraterno.

En el banco se salvan los alimentos del campo que no tienen una oportunidad para ser comercializados, por ejemplo, en Corabastos, por su estado de maduración, porque no tuvieron rotación o se acerca su fecha de vencimiento. Es una gran bodega en donde se guardan todos estos productos, los revisa, los clasifica, para luego ser distribuidos a quienes más lo necesitan por medio empresas y organizaciones que trabajan con población vulnerable y mejoran sus condiciones de vida. También tenemos la apuesta de generar la cultura de la alimentación saludable.

(Lea también: ¿Por qué es importante construir la planta de tratamiento de Canoas?)

Y en condiciones normales, ¿cuántas ayudas estaban entregando?

En los últimos 4 o 5 años estábamos moviendo alrededor de 14.000 toneladas al año con unas 1.100 organizaciones vinculadas, contando con 50 universidades y con alrededor de 1.710 estudiantes, también con 5.510 voluntarios y 125 empleados.
Y desde que se inició la cuarentena, ¿esas ayudas se han incrementado?
Esta semana estamos llegando a las primeras 10.400 toneladas de producto entregado en Bogotá y en algunas regiones a nivel nacional. Hay que decir que en Colombia contamos con 19 bancos.

¿Qué ha sido lo más difícil en esta coyuntura?

Para mí, la pandemia, a pesar de todo, ha traído muy buenas noticias. Muchas personas y empresas que nunca habían sido donantes se han sumado a la causa. Se dieron cuenta de que a través de nuestra página www.bancodealimentos.org.co es fácil donar y llegar de una manera responsable a mucha gente necesitada. Calculamos que en lo corrido de este año ya hemos socorrido a más de 800.000 personas, en otros años la cifra podía estar en 300.000.

A

Padre Daniel Saldarriaga Molina, director ejecutivo del Banco de Alimentos.

Foto:

Banco de Alimentos

Ustedes siempre han tenido protocolos de limpieza muy seguros. ¿Han tenido que incrementar esas medidas?

Estamos con todos los controles. Los trabajadores cuentan con un vestuario especial y cumplimos con todas las medidas de bioseguridad. Hacemos aspersión con alcohol, y los alimentos pasan por un proceso de desinfección. Lo que nos están donando los comerciantes de Corabastos va directamente a unas instituciones que también cuentan con procesos de alistamiento.

¿Y quiénes los apoyan?

Muchas empresas y personas, pero debemos destacar el apoyo de la Policía Nacional y el Ejército, la Fuerza Armada y la Fuerza Aérea porque nos ayudan a llegar a los sectores más complicados de la ciudad, esos que uno ni se imagina que existen en localidades como Usme, Ciudad Bolívar, Fontibón, Bosa o en municipios como Soacha. La alegría de ayudarlos ha sido enorme. Por eso, nosotros no entregamos nada a particulares, sino a organizaciones que saben cómo entregar las ayudas en orden.

Y si un particular o una empresa quiere ayudar, ¿cómo debe hacerlo?

A través de nuestra página es fácil vincularse a la causa. Hemos recibido apoyos de muchos empresarios, como Arturo Calle, la Organización Éxito, Alkosto, la empresa Alquería, la Organización Corona, Home Center. Y muchos otros. Gracias a ellos hemos llegado al Chocó, a Cúcuta, a La Guajira, a sitios con muchas carencias. Nuestra próxima meta es llegar a Leticia. Yo sé que nos van a ayudar.

¿Qué realidades sociales ha revelado esta pandemia?

Como decía el papa Francisco hace unos días: “El coronavirus ha sido una tormenta inesperada”. Estamos en una misma barca, somos frágiles, estamos desorientados, necesitamos remar juntos. La inequidad está saliendo más a flote. Nos estamos dando cuenta de que no íbamos por el camino correcto. Tenemos que ser más solidarios y darle respuesta a la necesidad de tantas personas. Otro reto que nos muestra la emergencia es el de aprender a cuidarnos entre todos. Si yo veo que tengo un poco más de mercado que el que necesito, pues hay que compartirlo. Hay que socorrer al que lo necesita, a adultos mayores, a niños, a madres cabeza de familia, enfermos. Si la vida todavía nos permite respirar, hagamos que esa alegría se convierta en solidaridad.

CÁROL MALAVER
Subeditora sección Bogotá
EL TIEMPO
Twiiter: @CarolMalaver

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.