A los 90 años empezará a estudiar en la universidad

A los 90 años empezará a estudiar en la universidad

Claudio Melo terminó su bachillerato en el 2018 y decidió seguir adelante en su formación académica.

Claudio Melo

Claudio Melo cumplirá 91 años el próximo 7 de mayo.

Foto:

Óscar Murillo / EL TIEMPO

Por: Oscar Murillo - Redacción Bogotá 
06 de marzo 2019 , 03:55 p.m.

Abajo: zapatos vino tinto recién brillados, un pantalón de dril azul cuidadosamente planchado. Arriba: una camisa pálida debajo de un bléiser gris y una gorra azul con un mensaje comercial. En su mano derecha un celular viejo, de pantalla a blanco y negro, envuelto con cinta plástica y una sombrilla abrazada a su muñeca izquierda.

“Soy de Anolaima, donde nacen muchos y se crían pocos”, sonríe Claudio Melo, mientras revuelve con un pitillo el café con leche que acaba de pedir en una cafetería donde lo saludaron como si viviera ahí.

En el barrio muchos lo conocen, lo cuidan. Tiene 90 años, pero conserva la elocuencia. Recuerda su vida con una envidiable facilidad y conserva los deseos de salir adelante intactos. Hace unos tres meses se graduó de bachiller y está a punto de entrar a la universidad. Cuenta que volver a estudiar no fue sencillo, pero que con el paso de las clases se fue adaptando hasta convertirse en uno de los mejores.

“Al principio fue complicado, pero luego no se me hizo tan difícil porque yo sabía muchas cosas. A mí los profesores me hacían preguntas, yo les respondía y me decían: ‘pero usted sabe más que nosotros’”, vuelve a sonreír.

Decidí superarme, ser alguien en la vida, no quedarme ahí estancado, y estoy en eso

Don Claudio llegó a Bogotá hace siete décadas, en 1949, después de afrontar la muerte de sus padres y de trabajar para el sustento de sus cinco hermanos en Anolaima, Cundinamarca. Asumió el cuidado de la finca de la familia hasta que los violentos los despojaron de sus tierras, entonces emprendió la aventura de viajar a la capital.

Acá halló trabajo en una estación de servicio, ubicada en la carrera 5ª con calle 30.

Empezó como barrendero y, con humildad y dedicación, se fue ganando la confianza de los dueños hasta que lo designaron como el administrador del lugar.

En el mismo sitio vivía y trabajaba. Tres años después conoció a Rosa María Sandoval, con quien se casó.

De ese amor surgió una familia de siete hijos, cuatro hombres y tres mujeres. El deseo de salir adelante de Claudio, que todavía mantiene, lo llevó a buscar otros horizontes.

Fue así como consiguió un trabajo con la marca de carros Chrysler, que tenía una dependencia en Bogotá. De mecánico pasó a conductor de uno de los gerentes, y así logró construir su casa en uno de los lotes de Pedro Navas, que luego se convertiría en el barrio Venecia, en el sur de la ciudad.

Abuelo 2

Entrando a la sede de la universidad donde estudiará.

Foto:

Óscar Murillo

Claudio le brindó a sus hijos educación: “Mi ilusión era que progresaran, que fueran alguien en la vida. Se superaron, pero para nada, porque se les olvidó el papá”, lamenta mientras toma un sorbo de café. Y continúa: “Yo vivo con soledad, pero esa tonta no hace nada”. Don Claudio no deja de sonreír ni para contar historias tristes.

Por ejemplo, la muerte de su esposa, con quien vivió medio siglo y quien murió hace 25 años. “Uno la extraña porque la mujer es la segunda mamá de uno, porque lo paladea a uno, le aguanta sus genios, en fin; en cambio la mamá no le aguanta a uno. Lo saca de una vez a la calle”, carcajea.

Con la ausencia de su esposa, y con la cada vez más lejana relación con sus hijos, el paso de los años fue más difícil de llevar. La casa que con tesón construyó en su juventud la perdió porque sirvió de fiador a alguien que jamás pagó la deuda.

“Yo vivo en arriendo. Si supiera, me fui para San Vicente, el barrio, allá son ollas pero podridas, desde los dueños de las casas en adelante. Allá me robaron todo”, narra la amarga experiencia que tuvo que vivir recientemente.

Yo vivo en arriendo. Si supiera, me fui para San Vicente, el barrio, allá son ollas pero podridas, desde los dueños de las casas en adelante. Allá me robaron todo

Afectado por la experiencia, resolvió volver al barrio Venecia y tomar en arriendo una habitación que paga, según él, gracias a un bono para el adulto mayor que entrega el Distrito y a la bondad de algunos amigos que todavía conserva. Mensualmente son 300.000 pesos pero, dice, pronto tendrá que irse “a la buena de Dios”.

Pese a las dificultades que siempre ha tenido que afrontar, Claudio no pierde la alegría ni el deseo de salir adelante, ni siquiera la edad se lo impide. Por eso decidió terminar su bachillerato y comenzar una carrera profesional. “Decidí superarme, ser alguien en la vida, no quedarme ahí estancado, y estoy en eso”.

Su sueño es estudiar gestión ambiental, lo apasiona la naturaleza y quiere ayudar a conservarla. Es así como, después de terminar el bachillerato gracias a un programa de la secretaría Distrital de Integración Social y tras obtener una beca, empezará clases en el Politécnico Grancolombiano.

Hay una cosa, algunos caemos en cuenta, otros no, pero Dios dejó todo perfecto, la tierra nosotros la cultivamos, comemos de ella, pero no la cuidamos”, así sustenta la decisión que tomó de estudiar, a sus 90 años, tecnología en Gestión Ambiental modalidad virtual.

REDACCIÓN BOGOTÁ 
Óscar Murillo Mojica @OscarMurillom

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

""
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.