Secciones
Síguenos en:
Los retos del próximo alcalde de Bogotá de cara al cambio climático
Contaminación del aire 1

Las cifras entregadas por el programa Bogotá Cómo Vamos (BCV) revelan que en el 2018, el 79 por ciento de los ciudadanos se sintieron insatisfechos por la contaminación.

Foto:

Héctor Fabio Zamora / CEET

Los retos del próximo alcalde de Bogotá de cara al cambio climático

EL TIEMPO y Bogotá Cómo Vamos promueven un debate informado y con cifras para tomar las decisiones.

La calidad del aire, uno de los principales problemas no solo a nivel nacional, sino también internacional, hace parte de los debates de los candidatos a la alcaldía de Bogotá. Los índices de contaminación son tan altos en los centros urbanos que ya se han presentado temporadas de restricción a la movilidad de ciudadanos.

Así sucedió en febrero y marzo de este año, cuando varias localidades de la capital fueron declaradas en alerta naranja por cuenta del aire sucio y lleno de partículas dañinas para la salud.

(Le puede interesar: Es oficial: Regiotram de Occidente comienza proceso de licitación)

Quemas en los llanos colombovenezolanos, acumulación de partículas conocidas como PM 10 que emiten los vehículos que utilizan diésel y que no se dispersaron en el aire por la falta de vientos, entre otros factores, llevaron a prohibir la salida a la calle de adultos mayores y niños con problemas cardiovasculares y respiratorios.

Durante la emergencia también se prohibió la circulación de camiones en la zona suroriental, se distribuyeron tapabocas y se hicieron jornadas de prevención para evitar que afectara la salud de los ciudadanos, entre otras medidas.

Pero más allá de las decisiones de urgencia, las cifras entregadas por el programa Bogotá Cómo Vamos (BCV) revelan que en el 2018, el 79 por ciento de los ciudadanos se sintieron insatisfechos por la contaminación. En 2017 esa cifra de inconformidad fue del 71 por ciento, mientras que en el 2016 llegó al 78 por ciento.

Si bien BCV reconoce que hay una disminución de ese PM10, también señala: “Aún estamos lejos de cumplir los estándares establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS)”. 

Luis Jorge Hernández, experto en salud pública y profesor asociado de la Universidad de los Andes, afirma que entre los retos del próximo alcalde “está el de trabajar para cumplir con el plan de adaptación de cambio climático”. Dijo que esa es la sombrilla que cubre todo: aire, agua (los ríos Bogotá, Tunjuelo, Fucha, ente otros), suelo, control de animales y todo lo que tiene que ver con el saneamiento.

Y explica que esos materiales particulados (PM 10 y PM 2.5) “tienen una parte orgánica, que está asociada al cáncer de pulmón y la tráquea, y otra inorgánica, que tiene que ver con las infecciones de las vías respiratorias”. A su juicio, y en concordancia con los resultados de BCV, el 70 por ciento de los días aparecen con altos niveles de material particulado respirable, de dióxido de nitrógeno y de ozono.

Como si fuera poco, Hernández alertó en julio pasado sobre los problemas con radiación ultravioleta, cuyos índices fueron del 15 y 18 UV. Como aseguran expertos, los árboles ayudan a captar el 5 por ciento de la contaminación y sirven más para evitar el efecto de isla de calor, pero no van a cambiar la calidad del aire. Así que, si bien son importantes, el tema va más allá de los anuncios de la siembra de miles y miles de árboles como lo han planteado aspirantes a la alcaldía de Bogotá. 

Hay que conservarlos porque son el sifón, son los sumideros de dióxido de carbono

“Aquí hay contaminación del aire, de rayos UV, de ruido, por compuestos orgánicos persistentes (...) Bogotá se ha ido calentando entre 1 y 2 grados en los últimos 20 años. Y esto no es un tema menor”, advierte el experto en salud.

Hernández sostiene que la adopción del plan de adaptación al cambio climático tiene que ver con varios componentes. Por ejemplo, la preservación y conservación de los ecosistemas como los 15 humedales que aún sobreviven en la ciudad. “Hay que conservarlos porque son el sifón, son los sumideros de dióxido de carbono”, indica.

En segundo lugar, la protección de los cerros orientales y la expansión y conservación de la reserva Thomas van der Hammen. Y también hay un componente de sostenibilidad, es decir, cómo conciliar el crecimiento económico con la preservación del ambiente. “Y comprometerse a la descontaminación del aire y del río Bogotá. Esto no pueden ser cabos sueltos”. 

BOGOTÁ
Twitter: @BogotaET

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.