Secciones
Síguenos en:
Tres preguntas para el proyecto de ley orgánica
Sabana de Bogotá

Vista aérea de Tabio y Tenjo, municipios que podrían optar por ser parte de la Región Metropolitana.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda. Archivo EL TIEMPO

Tres preguntas para el proyecto de ley orgánica

Vista aérea de Tabio y Tenjo, municipios que podrían optar por ser parte de la Región Metropolitana.

Tras radicación de iniciativa que reglamentará la Región Metropolitana, quedan algunas dudas.

En las próximas semanas, el Congreso empezará la tarea de debatir y tramitar el proyecto de ley orgánica que pondrá las reglas de funcionamiento de la Región Metropolitana Bogotá-Cundinamarca, una figura de integración capital y municipal.

(En contexto: Alcaldesa y Gobernador celebran nuevo paso de la Región Metropolitana).

Aunque esta semana, durante el evento de radicación del proyecto, el gobernador de Cundinamarca, Nicolás García, aseguró que el documento resolvía buena parte de las dudas que habían quedado desde 2020, cuando la Región Metropolitana tuvo luz verde para su creación, lo cierto es que las preguntas no se han resuelto del todo.

¿El mapa?

El proyecto, en sus artículos 7 y 8, deja claro que la posibilidad de vinculación no se limita a los municipios vecinos de Bogotá, sino que también territorios que tengan relación por otras temáticas podrían solicitar ser parte de la región.

Pero aquí quedan varias dudas. Ómar Oróstegui, director de Futuros Urbanos, dice que “no es claro cuál sería el procedimiento en caso de que los municipios decidan salirse más adelante”. Y, en efecto, el proyecto no resuelve esto.

Otra duda tiene que ver con cómo quedaría el mapa final y si es posible que la región tuviera ‘huecos’ en su territorio. “¿Es una condición el límite geográfico o no? Por ejemplo, qué pasa en el caso de que Zipaquirá se una, pero Cajicá o Chía decidan no hacerlo”, anota Oróstegui.

(Lea además: En un día, tres ataques de hombres armados: ¿qué pasa en Bogotá?)

¿Plan director?

Otro detalle que llama la atención es que el proyecto de ley orgánica habla de un ‘Plan director de desarrollo y ordenamiento regional’. Según el artículo 14, este sería “un instrumento de planeación de mediano y largo plazo, el cual podrá ser revisado en sus aspectos estructurales cada 12 años, que permite definir el modelo territorial regional y los criterios y objetivos comunes”.

Constituye una norma de superior jerarquía, por lo tanto, los municipios armonizarán sus planes de ordenamiento territorial, planes de desarrollo, planes sectoriales

Para Oróstegui, este plan no tiene una figura comparable en la ley colombiana, es decir, no se sabe exactamente qué es. “Parece juntar las características de un plan de desarrollo con un plan de ordenamiento territorial”, indica. Pero advierte sobre un detalle que ya se temían los municipios.

El articulado indica que el plan “constituye una norma de superior jerarquía, por lo tanto, los municipios armonizarán sus planes de ordenamiento territorial, planes de desarrollo, planes sectoriales y demás instrumentos de planificación a lo dispuesto por el plan director”. Oróstegui considera que esto podría “restar autonomía a los municipios en sus herramientas de planeación. Estos quedan supeditados al Consejo Regional”.

De otro lado, el proyecto tampoco es muy claro en establecer cómo se elabora ese plan. Lo único cierto es que es adoptado por el Consejo Regional, descrito en el artículo 15 como “el máximo órgano de gobierno de la Región Metropolitana Bogotá-Cundinamarca”, el cual estaría conformado por el alcalde de Bogotá, el gobernador de Cundinamarca y los alcaldes de los municipios que se asocien”.

Y, de nuevo, ante este consejo regional también surgen dudas y observaciones.
Para Julián Espinosa, concejal de Bogotá y presidente de la bancada de Integración Regional, será importante que la ley orgánica contemple suficientes herramientas de control político para que al final se pueda monitorear las acciones del Consejo Regional. “Hoy, por ejemplo, tenemos una figura como la Rap-E, pero no hay forma clara de hacer control político”, comenta Espinosa, y anota que esta fue una de las recomendaciones que entregó esta bancada –compuesta por concejales de todos los sectores políticos– al Congreso a través de un documento.

“El documento contiene siete elementos para que los congresistas tengan en cuenta”, dice Espinosa, y aunque reconoce que buena parte de los temas ya están contemplados como posibles competencias de la Región Metropolitana, resalta que hay un elemento que se dejó por fuera: la salud.

“Nos gustaría que se incluyera. Hoy hay hospitales en las fronteras entre Bogotá y los municipios y no siempre existen las facilidades de atención para que un paciente sea atendido independientemente de dónde viva”, dice Espinosa.

(Lea además: Políticos rechazan el asesinato del patrullero Sabogal en el sur de Bogotá)

¿Y la plata?

Uno de los puntos álgidos de los debates será la financiación. Aunque el artículo 29 del proyecto habla de varias fuentes de patrimonio y rentas de la Región Metropolitana, a Oróstegui le llama la atención que algunos de ellos tienen que ver con la Nación. Y allí habría que ver qué tan de acuerdo estaría ese nivel en financiar, a través de diversos canales, la Región Metropolitana.

“También está la sobretasa al impuesto de delineación urbana. Eso será una nueva carga para los desarrolladores inmobiliarios”, advierte Oróstegui.

EL TIEMPO supo que el aspecto financiero fue uno de los más discutidos en las fases de participación para redactar el proyecto de ley orgánica. Incluso, comprobó que en la versión final se eliminaron varios de los mecanismos que se contemplaron inicialmente.

Pero si en algo coinciden Oróstegui y Espinosa, es en que aún hay oportunidad de resolver esas dudas.

“Es ahora cuando se abre el debate en el Congreso y muchas cosas deberán tenerse en cuenta. Pero esto es algo que va más allá de lo político: solo hay que ver que la alcaldesa y el gobernador se unieron para tratar de sacar adelante algo que había sido imposible. Incluso la misma bancada de Integración Regional junta sectores de orillas muy distintas. Acá no hay un objetivo distinto a mejorar la calidad de vida de Bogotá y Cundinamarca”, dijo Espinosa.

Más noticias

Patrullero asesinado tenía dos hijos y 55 felicitaciones por su labor

Patrullero que sobrevivió a ataque en Bogotá da detalles de lo sucedido

REDACCIÓN BOGOTÁ

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.