Nuevo intento por integrar a Bogotá con sus vecinos

Nuevo intento por integrar a Bogotá con sus vecinos

La representante Juanita Goebertus impulsa una reforma constitucional con otros partidos.

Sabana

El proyecto de ley busca, entre otras cosas, enfrentar el crecimiento desordenado en la sabana de Bogotá.

Foto:

César Melgarejo/ EL TIEMPO

Por: Bogotá
29 de agosto 2019 , 09:44 p.m.

En manos del Congreso de la República está un proyecto de ley que busca hacer realidad un anhelo regional de hace más de 50 años: la integración definitiva y funcional de Bogotá y los municipios vecinos en Cundinamarca.

La figura se llamaría región metropolitana de la Sabana y contaría con una serie de atributos que permitirían, según sus proponentes, planear mejor distintos temas en los territorios.

“Buscamos una reforma constitucional para crear un modelo administrativo que reúna a las autoridades de Bogotá, la Gobernación de Cundinamarca y los municipios vecinos de la capital, para planear mejor el desarrollo de una región que, en la práctica, ya está conurbada”, explicó la representante a la Cámara Juanita Goebertus.

Ella es parte del grupo de representantes por Bogotá y por Cundinamarca, de distintos partidos, que formuló y presentó esta iniciativa después de estudiar qué les convenía más a todos: un área metropolitana o una región metropolitana.

“En el primero se podrían anexar los municipios al Distrito, y esto no es una opción. Ellos se niegan a la idea porque temen perder su identidad y su autonomía”, afirma Goebertus, y asegura que la figura que propone evita eso.

Se cree, entonces, que es mejor crear un consejo regional que tendría superior jerarquía sobre los municipios y Bogotá para decidir sobre temas que les competan como comunidad.

En resumen, el espíritu del proyecto es que Bogotá no pueda imponerse sobre los municipios ni que estos puedan hacerlo sobre la capital.

“Aquí siempre ha operado una lógica de ‘gana Bogotá y pierden los municipios’ o ‘ganan los municipios y pierde Bogotá’. Por eso proponemos un modelo donde todos participan y ganan”, dijo.

Así, el consejo regional trataría, en conjunto y en concertación, asuntos como movilidad, ordenamiento territorial, medioambiente, gestión de residuos sólidos, entre otros.

Juanita Goebertus, representante a la Cámara.

Juanita Goebertus, representante a la Cámara.

Foto:

César Melgarejo/ EL TIEMPO

Uno de los beneficios claros, asegura la representante, es que esto permitiría tener más claras las reglas de juego en temas de expansión, crecimiento y formulación de los POT y Pbot, evitando así el conocido volteo de tierras.  

“Planear las normas y el desarrollo ambiental de manera articulada nos permitiría ordenar el territorio viendo qué zonas hay que preservar y dónde se puede expandir”, detalla, y menciona otros asuntos que se podrían poner sobre la mesa: los peajes, la atención en salud o la administración del agua.

Pero, para que funcione, definitivamente será clave la voluntad política, empezando por la capital. Según la representante a la Cámara, esta figura estará compuesta por municipios circunvecinos de Bogotá que, voluntariamente, decidan asociarse. Y el Distrito es pieza fundamental: “Esto depende de que Bogotá participe, porque será el municipio núcleo”.

Y, para lograrlo, Goebertus asegura que es necesario que el próximo alcalde o alcaldesa de Bogotá junto al próximo gobernador de Cundinamarca trabajen en proyectos de articulación. Una opción, dice, podría ser el Regiotram de Occidente.

“En experiencias internacionales se demuestra que lo único que ha funcionado para que la integración final sea exitosa es generar antes procesos y proyectos conjuntos que creen confianza y le demuestren a la gente que todos podrán beneficiarse”, afirma Goebertus.

Ahora, aunque el proyecto habla de temas, participantes y efectos, hay detalles que no ha definido. Uno de ellos es cómo se van a tomar las decisiones: “Este proyecto de reforma constitucional va a tener que ser desarrollado a través de una ley orgánica que luego va a definir qué representación va a tener cada municipio y Bogotá y cómo pesa la población y la capacidad de financiación en la toma de decisiones”, explicó la parlamentaria.

¿De dónde saldrá el dinero para sostener la figura y sus proyectos? Esto también se sabrá en el camino, cuando se formule la ley orgánica.

Goebertus calcula que avanzar en el diseño de la figura jurídica tomará al menos un año.

Por ahora, lo único cierto es que este proyecto de ley entra a evaluarse en medio de la contienda de elecciones locales. Aquí, candidatos a la alcaldía y a la gobernación podrían jugarse una carta a favor del trabajo en pro de la región.

REDACCIÓN BOGOTÁ
Twitter: @BogotaET

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.