‘Yo denuncié la olla de corrupción en la Universidad Distrital’

‘Yo denuncié la olla de corrupción en la Universidad Distrital’

El Rector habla de un desfalco de 10.000 millones de pesos. Y niega señalamientos de Wilman Muñoz.

Rector de la Universidad Distrital

Ricardo García Duarte, rector de la Universidad Distrital.

Foto:

Abel Cárdenas / EL TIEMPO

Por: Bogotá
30 de septiembre 2019 , 03:06 p.m.

Ricardo García Duarte, rector de la Universidad Distrital, designado para este cargo hace un año y ocho meses, entregó detalles del origen de las protestas de los estudiantes que estallaron esta semana en Bogotá y que culminaron con varias movilizaciones universitarias.

¿Cómo lo eligieron?

A través de un sistema de puntuaciones. No fue por votación de un Consejo Superior, sino por ponderaciones según hoja de vida, pruebas escritas de liderazgo, orales, y de resolución de conflictos y conocimientos en el tema de la educación. También se realiza una consulta democrática en la que participan estudiantes, docentes, egresados, personal administrativo y profesores. De cada prueba van eliminando a candidatos hasta que sale el designado.

¿Quién fue su antecesor?

Durante tres años estuvieron encargados, no había rector en propiedad. Cuando llegué se constituyó una especie de salida a una crisis. Llegué a ser funcionario por cuatro años.

¿En la universidad hay corrupción enquistada?

Sí, un foco de corrupción grande. Por eso no entiendo las protestas estudiantiles, porque quien comenzó el combate contra la corrupción fui yo, pese a los riesgos personales. En el segundo semestre del año 2018 decidí ubicar el foco de este mal y comenzamos a revisar contratos. Detectamos irregularidades que me dejaron sorprendido.

¿Qué descubrió?

Que el docente y director del Idexud, de extensión, durante cinco años, Wilman Muñoz Prieto, estaba usando una tarjeta de crédito de gastos administrativos de la universidad para transacciones personales.

¿Por qué tenía esa tarjeta?

Alguna dirección de la universidad se la dio para gastos de administración. Luego no volvió a informar sobre su uso. O sea que los rectores a cargo no sabían de la existencia de esa tarjeta y él tampoco lo informó.

Cuando entré, tampoco me advirtieron de esa tarjeta ni de una cuenta corriente que aparecía con transacciones no muy claras que se generaban desde el Idexud y que no aparecían en sus informes

Cuando entré, tampoco me advirtieron de esa tarjeta ni de una cuenta corriente que aparecía con transacciones no muy claras que se generaban desde el Idexud y que no aparecían en sus informes. Eran gastos no justificables.

¿Qué tipo de gastos?

Salían transacciones de esa cuenta y de esta tarjeta sin justificación. Armé una carpeta con algunos movimientos aleatorios de la misma durante unos cinco años y al final no pude entender cómo, con ese dinero, se estaban haciendo compras, por ejemplo, en una joyería. Se supone que esos recursos son para fines misionales. Quedé perplejo.

Luego busqué a la Procuraduría para darles ese informe. Allá me dijeron que no solo tenía que pasarles esa información, sino que tenía que poner una denuncia en la Fiscalía, entonces, a través de la oficina jurídica, la puse en contra Wilman Muñoz.

También informé al Consejo Superior de la universidad. Todo ese proceso comenzó en enero y parece que ya está en su fase final en Procuraduría. Lo triste es que los estudiantes se enteraron de una versión incompleta por la prensa basada en unas declaraciones de Muñoz sin saber que yo lideré una acción decisiva en contra de la corrupción.

¿La Procuraduría investigó?

Sí. Creo que no se limitaron a las hojas aleatorias que yo pasé, sino que revisaron todos los movimientos. Encontraron la posibilidad de imputar cargos y de cuantificarlos.
Hablan de unos 10.000 millones de pesos. Ese es el desfalco que el señor Wilman Muñoz tiene que aclarar. Para una sola persona eso es escandaloso. La Fiscalía lleva su proceso aparte. Me extraña que todavía no lo hayan detenido. Sé que pidió un principio de oportunidad para que lo escuche la Fiscalía, delatar a otras personas, a sus posibles cómplices internos y externos, y ganar beneficios.

¿Usted sospecha de una red más grande de corruptos?

El problema radica en que el Instituto de Extensión tiene una normatividad que le da mucha autonomía. Si hay socios o cómplices deben ser unos pocos. El director puede tener el control de todo lo que ingresa a razón de los convenios. Esa plata no es del presupuesto central de la universidad, sino de lo que le pagan las instituciones que hacen contratos con la misma.

Esos recursos sirven para que la institución le pague a la gente que trabaja en los proyectos. De ahí hay una ganancia que se llama beneficio

Esos recursos sirven para que la institución le pague a la gente que trabaja en los proyectos. De ahí hay una ganancia que se llama beneficio. Esto es para consolidar la musculatura financiera del Idexud y otra parte se le traslada a la universidad. Entonces es allí en esa transacción, en esa recepción que hacen, en donde se encontraron gastos injustificados.

¿Se habla del uso de plata para lujos estrafalarios?

Hablan de compra de carros de alta gama, de joyas. Algún conocido de Muñoz me dijo que él presumía de eso. Pero lo que yo entregué a la Procuraduría y a la Fiscalía fue lo de la tarjeta, que eso ya es un delito grave y motivo de destitución.

¿Muñoz está destituido?

No, porque el proceso no ha entrado a su fase final. Trabaja como docente de Ingeniería Civil, pero yo lo saqué del Idexud. Él solicitó un año sabático para hacer una investigación. Sé que está en el país y que pidió a la Procuraduría pruebas testimoniales y en estas llamó a muchas personas para dilatar la cosa. Lo que de allí surge es un hecho nuevo que creó confusión en la protesta estudiantil. Como salió público el proceso, él pidió que lo escucharan, y en esa versión que el rindió me quiso enlodar a mí.

¿De qué lo acusa Muñoz?

Dijo que yo no podía hablar de corrupción porque era una de las cabezas cuando era profesor. Él admitió que robó y que ese dinero lo usó para lograr mi elección. Ya le expliqué cómo es el proceso. No gasté nada en esa elección. Él tendrá que tener pruebas de que hubo sobornos.

También dice que yo sabía de la existencia de esa tarjeta. Obvio que no. Dijo que cuando él almorzaba con uno pagaba con esa tarjeta. Yo qué iba a saber.
Dijo que les ordené a él y a otra persona que me organizaran el cumpleaños en un prostíbulo. Lo tendrá que probar. Es una mentira. También dijo que les pagué a políticos que ayudaron con puestos. Puedo probar que no tengo ninguna cuota política.

¿Puede garantizar que no ha participado en corrupción?

Sí. Lo único que he hecho es combatirla.

¿Va a emprender alguna acción contra Muñoz?

Sí. Por injuria y calumnia.

¿Las denuncias de este funcionario se usaron para generar actos de violencia?

Sí, porque si esos encapuchados de verdad estuvieran protestando contra la corrupción me estarían acompañando en todas estas denuncias.

¿Qué presupuesto maneja la Distrital?

Al año es de 335.000 millones de pesos. Tenemos 27.000 estudiantes. Esta universidad es financiada por el Distrito.

CAROL MALAVER
SUBEDITORA BOGOTÁEscríbanos a carmal@eltiempo.com 

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.