Estos son los caciques políticos que se quemaron al Concejo de Bogotá

Estos son los caciques políticos que se quemaron al Concejo de Bogotá

Jorge Durán y Venus Silva, liberales, y Marco Fidel Ramírez, de Colombia Justa Libres, no van más.

Caciques quemados en Bogotá

Tras las elecciones, estos fueron los concejales que perdieron sus curules. No les alcanzaron los votos.

Foto:

Archivo particular

Por: Bogotá
29 de octubre 2019 , 01:45 p.m.

Las redes sociales y, en general, el cotarro político se incendiaron en las últimas horas con la quemazón de varios personajes tradicionales del Concejo de Bogotá. 

Nombres como el de Jorge Durán Silva, del Partido Liberal, un viejo zorro de la política que lleva más de 40 años ocupando curul; el del polémico Marco Fidel Ramírez, de Colombia Justa Libres (antes estaba con Opción Ciudadana), y el del propio Venus Albeiro Silva (que pasó del Polo al Liberal)  se convirtieron en tendencia. 

Según las cifras oficiales de la Registraduría Nacional, por el Concejo de Bogotá hubo  3'153.453 votos, de los cuales 2'885.058 fueron válidos. 

El Partido Liberal sacó 333.021 votos, de los cuales 8.711 fueron para Durán Silva. No le alcanzaron para seguir en su curul por cuatro años más. La debacle para este político tradicional ya se veía venir: en el 2105 no superó los 12.316 respaldos.

¿Quién es Durán Silva?

Nació en Garzón, Huila, tiene 77 años de edad, estudió Derecho en la Universidad Libre y se especializó en derecho aduanero. 

Así como a lo largo de su trayectoria presentó varias iniciativas, como la creación del Departamento Administrativo del Medio Ambiente (Dama) —hoy Secretaría Distrital de Ambiente—, el concejal también ha sido protagonista de muchos escándalos y seriamente cuestionado por su vocabulario ofensivo y hasta amenazante con funcionarios y colegas. 

Hace poco más de un mes fue denunciado por la concejal Luz Marina Gordillo, quien en una réplica dijo que ella no compraba votos y anunció, incluso, una demanda en su contra: "Es un señor que constantemente le hace bullying (acoso) a las concejalas de Bogotá". Y remató: "Yo no le tengo miedo, concejal".

Durán respondió que también la denunciaría porque supuestamente había recibido un mensaje de texto de una  líder de un barrio que le decía que como él no le daba dinero, se iba con la campaña de Gordillo. 

Uno de sus escándalos más sonados fue en mayo de 2012. Estaba ejerciendo como presidente de la sesión, y ante el desorden que había en el recinto de Los Comuneros, donde se hacen los debates, hizo comentarios racistas 

"Esto se nos está convirtiendo en una merienda de negros", dijo Durán Silva, lo que le valió cuestionamientos por parte de los ciudadanos en redes sociales, y reclamos de las comunidades afrocolombianas. 

Quienes han estado en los debates de este concejal le han escuchado toda suerte de insultos a los funcionarios o a sus propios colegas, a algunos de los cuales no baja de  "torticeros" y "malévolos". También usa frases discriminatorias. Eso pasó en un debate del 2013 sobre el carro compartido. Durán dijo que esperaba que un día lo llevara una mujer a la que le gustaran los hombres y no "mujerzuelas" con otras preferencias. 

En medios de comunicación también se ha reseñado el episodio que protagonizó por allá a comienzos de los años 90, cuando se enfrascó en una discusión con el señalado urbanizador pirata Rafael Forero Fetecua, que también era concejal de Bogotá.

Tras un cruce de insultos, Forero Fetecua se le iba a ir encima a golpes. Las versiones cuentan que Durán Silva sacó un revólver y amenazó con pegarle un tiro a su colega. 

Personas que conocen de cerca su trayectoria, y que piden no revelar sus nombres, cuentan que cuando llegó de su natal Huila, trabajó como mensajero en la zona de repuestos del barrio La Estanzuela, en el centro de Bogotá. Luego se fue metiendo al tema de la política, y en 1978 llegó a ocupar una curul por el Partido Liberal.

Durán Silva se convirtió en un político que cultivó su maquinaria en las localidades más vulnerables e hizo de algunas entidades su fortín político. Sin embargo, él siempre niega todos los señalamientos y dice que es víctima de los ataques de sus enemigos políticos.

En esta oportunidad, las cosas no le salieron bien. Durán Silva apenas si logró los 8.711 votos, un golpe para este cacique que otrora manejaba a su antojo los debates y no se contenía a la hora de atacar a sus contradictores, amparado en la investidura que por 41 años le dio el Concejo de Bogotá. 

Adiós a Marco Fidel Ramírez

Este comunicador social-periodista con maestría en Estudios Políticos fue otro de los políticos que terminaron en el pabellón de los candidatos quemados. 

Llegó al Concejo en el 2012 con Opción Ciudadana. Con un discurso sobre la protección de la familia, este concejal cristiano se convirtió en uno de los políticos más polémicos del país por sus posiciones discriminatorias. 

"A partir de ahora, Bogotá, bajo el yugo de Sodoma", escribió luego del triunfo de la alcaldesa electa, Claudia López, lo que fue considerado como una clara demostración de homofobia.

Sus pronunciamientos se incrementaron aún más con la pérdida de la curul, lo que lo deja por fuera del espectro político. "A partir de ahora, en Bogotá, la sodomía y el lesbianismo, contra el cristianismo", dijo en otro trino.

Este golpe a su organización política ya se veía venir también desde las pasadas elecciones parlamentarias. Su hijo Esteban intentó llegar a la Cámara de Representantes con un discurso en contra de la supuesta implementación de la ideología de género en el país, una de las banderas políticas que usan los Ramírez para conseguir votos, a pesar de que se trata de una versión infundada. 

Como Ramírez, las organizaciones cristianas tuvieron un revés político en la ciudad. Basta con ver los resultados del partido político Mira, que logró esta vez solo 91.587 votos, de los cuales 15.675 fueron por la lista.

La votación más alta fue para el edil de Engativá Fabián Puentes, que tuvo 23.371 votos y logró ser concejal. Olga Victoria Rubio obtuvo 12.436 votos, pero no le alcanzó para una segunda curul.  

Se quemó Venus

 Otro poderoso en la política bogotana que sale del Concejo es Venus Albeiro Silva, el otrora líder popular que sacaba y ponía ediles en el sur de Bogotá. Él salió del Polo Democrático por las diferencias que tuvo con esa colectividad al presentar la ponencia favorable para el plan de desarrollo de la actual administración, que incluía la venta de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB). 

Aunque este domingo su votación llegó a los 12.369 apoyos, no le alcanzó para mantener su curul. En la pasada campaña, su hija Katherine, quien buscaba llegar a la Cámara, también se quemó. 

REDACCIÓN BOGOTÁ 

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.