No habrá POT para Bogotá en el 2020, ¿qué pasará mientras tanto?

No habrá POT para Bogotá en el 2020, ¿qué pasará mientras tanto?

Claudia López anunció que el plan se trabajará para ser discutido en el primer trimestre de 2021.

Panorámica de Bogotá

Las propiedades horizontales se conforman de conjuntos residenciales, comerciales y edificios de servicios médicos. Abel CÁrdenas

Foto:

Abel Cárdenas

Por: Bogotá
10 de julio 2020 , 11:00 a. m.

Bogotá seguirá sin nuevo Plan de Ordenamiento Territorial (POT) al menos un año más. Así lo confirmó la alcaldesa Claudia López a la ciudad después de sostener una reunión con la bancada de la Alianza Verde en el Concejo, la cual le sugirió dar más tiempo para tener más y mejor participación ciudadana. “Este año avanzaremos en la concertación que radicaremos el primer trimestre del año entrante”, trinó López en Twitter.

En 2019, después de que el proyecto de POT de Enrique Peñalosa se hundiera en el Concejo, López había dicho que la capital tendría uno nuevo y ajustado para diciembre de 2020. Pero los planes parecen haber cambiado con el fin de hacer ajustes al componente regional y contar con una participación ciudadana que, seguramente, será ser virtual. Como habían advertido otros, los tiempos no daban para lograrlo este año. 

“En ningún momento era posible que ella cumpliera ese proceso en menos de un año. Hay que hacer diagnóstico, participación y formulación. Luego, hay que concertar con la CAR y eso toma tiempo. Si bien es probable que esté a finales de 2021, pero no me extrañaría que se vaya hasta 2022”, afirmó el exsecretario de Planeación, Andrés Ortiz.

Según la Secretaría de Planeación, la formulación del POT irá hasta la última semana de octubre, los procesos de concertación se harán entre noviembre y diciembre para presentar el proyecto ante el Concejo en marzo de 2021. 

Lo que se trabajará 

La actual Secretaria de Planeación, Adriana Córdoba, la decisión de presentar el proyecto de POT hasta marzo del próximo año se tomó después de "una revisión de los documentos que existían de POT 2019 tanto del documento diagnóstico como del documento técnico de soporte (...) y de la revisión del POT de 2004. Nos damos cuenta que es necesario profundizar en la construcción de la relación Bogotá-Región". También aseguró que se revisarán temas distritales en movilidad (el trazado de la segunda línea de metro), los estudios de población para hacer las proyecciones de hogares vivienda hacia 2035.

Un comunicado de la oficina de Planeación específicó cuáles serían los temas a trabajar: 

"I. Ámbito Regional, desde la Visión compartida Bogotá-Región al 2035, en las diferentes escalas de relación: 11 Municipios de borde, 47 municipios con los que compartimos la cuenca del Rio Bogotá (POMCA), 116 municipios de Cundinamarca organizados en 15 provincias y los 5 Departamentos de la RAPE en temas como:

a. Estructura Ecológica Principal: manejo del agua desde la protección de sus fuentes, la equitativa provisión de esta, su correcto saneamiento y en general la garantía de la disponibilidad de los demás servicios públicos.
b. Abastecimiento y seguridad alimentaria.
c. Manejo y aprovechamiento de los residuos sólidos.
d. Sistema multimodal regional aprovechando los corredores férreos.
e. Modelo de ocupación territorial basado en las proyecciones poblacionales, necesidades habitacionales y demás servicios de la ciudad región y de la red de equipamientos.

II. Ámbito Distrital Urbano-Rural
a. La Estructura Ecológica Principal (EEP) como ordenadora del territorio en sus componentes de gestión del riesgo y ruralidad.
b. El Sistema de movilidad multimodal regional, basado en las líneas metro, tanto pesadas como livianas, su relación con Regiotram y el aprovechamiento del corredor férreo.
c. Las proyecciones de población, habitación y soportes necesarios para definir las áreas de expansión, renovación y revitalización.
d. Un Sistema Distrital de Cuidado que permita consolidar un nuevo contrato social.
e. Centralidades productivas sociales y ambientales, pos covid-19, que permitan la reactivación social, cultural y económica".

Ortiz, el exsecretario, comentó que la discusión regional será una oportunidad para sintonizarse con Cundinamarca y hablar de desarrollo integral.

En el plano de integración regional, según publicó López, habrá una mesa de concertación que trabajará durante tres meses en temas de común interés. En la mesa estará la Secretaria de Planeación, Adriana Córdoba; el Director de Economía Rural de la Secretaría de Desarrollo económico, César Carrillo; el exgobernador y ahora asesor de Asociatividad Regional, Carlos Amaya; y la Secretaria de Integración Regional de Cundinamarca, Patricia González. Hay que tener en cuenta, además, que este componente debe ser sólido ahora que se aprobó la opción de crear la Región Metropolitana.

Córdoba aseguró que la coordinación se hará no solo con los municipios vecinos, sino con los municipios que se comparte la cuenca del río Bogotá.

"Los hechos metropolitanos hay que trabajarlos no solo en el POT de Bogotá sino en los planes de los demás municipios. Los temas clave son movilidad, seguridad, ambiente -tarea que nunca estará completa si no se hace desde ambas partes-, huella urbana o dónde y cómo crece la ciudad, y el tema de logística: no podemos seguir dependiendo de Corabastos, Bogotá debería tener centrales en el norte, en el occidente y en la entrada al Llano y manejarlo por escalas", comenta Ortiz.

Participación

A nivel de participación y mejores tiempos para preparar y concertar, quienes más celebraron la decisión fueron los concejales.

“Del afán solo queda el cansancio. La Alcaldesa aceptó presentar después el POT en el Concejo. Así se garantiza un estudio juicioso y una mejor participación de la gente", trinó la Concejal Marisol Gómez.

(Le puede interesar: Distrito solicita gestión para lograr matrícula gratis en la Distrital)

"Es acertado dar suficiente espacio para la discusión. El cronograma inicial no permitía una adecuada participación. Por ejemplo, aún no se tenía un diagnóstico preciso porque solo hasta hace unos días conocimos las proyecciones de población del DANE lo cual es un insumo imprescindible para la discusión del POT", opinó el presidente del Concejo Carlos Fernando Galán. 

Es acertado dar suficiente espacio para la discusión. El cronograma inicial no permitía una adecuada participación

Incluso entre los cabildantes más críticos de esta administración, como Carlos Carrillo, la propuesta fue bien recibida. “Muy buena propuesta de Claudia López. En medio de esta pandemia es imposible garantizar una participación amplia y decisoria. Debatiremos el POT en 2021.”, trinó Carrillo.

También se pronunció a favor Lucía Bastidas, quien hace un año lamentó la caída del anterior proyecto, "Estoy de acuerdo. Y es que no cumplía los tiempos: mínimo es año y media lo que se demora la revisión. En el anterior proyecto se hicieron reuniones en todas las UPZ, con los sectores, con los gremios, con las asociaciones y aquí queríamos salir de un brochazo. Sin afanes creo que es mejor", comentó Bastidas. 

La Concejal Mafe Rojas, además de reconocer el acierto de una mayor, llamó la atención sobre la oportunidad que se tiene para desarrollar una mejor participación.

“La administración debe tener las metodologías adecuadas y varias etapas: socializar (aprendiendo a usar medios virtuales) y recoger lo que la gente piensa del futuro de sus barrios. Ahí está el reto, que haya una entidad que trabaje con ellos proyectos de revitalización de sectores que reemplace las propuestas arrasadoras de renovación urbana”, aseguró Rojas. 

Planeación asegura que ya se adelantó un proceso de retroalimentación ciudadana "entre mayo 7 y julio 7 del 2020, a través de 45 reuniones virtuales, 414 llamadas telefónicas, 104 correos electrónicos, 16 comunicaciones radicadas, el diligenciamiento de 729 formularios de participación, con más de 2.478 aportes ciudadanos". 

La administración debe tener las metodologías adecuadas y varias etapas: socializar (aprendiendo a usar medios virtuales) y recoger lo que la gente piensa del futuro de sus barrios

El componente ambiental

Para Juan David Amaya, director de la Maestría en Gestión Ambiental de la Universidad Javeriana, en estos meses se debe aprovechar para fortalecer el componente de medio ambiente en el POT e insertarlo a las necesidades sociales.

"Debe obligatoriamente construirse sobre una perspectiva que no promueva una mayor inequidad en la ciudad y que por el contrario reduzca la brecha asegurando una distribución y acceso equitativo a los beneficios de un ambiente sano. De esta forma, las disposiciones del POT deben estar en todos los casos enfocadas en planificar y ordenar un territorio urbano con una visión de equidad y justicia ambiental", asegura Amaya y recuerda "la base ambiental debe ser incorporada como principal determinante de la planeación y el ordenamiento del territorio".

Entre los temas a resaltar, Amaya menciona que el componente ambiental debe ser pensado a escala regional y prever el crecimiento en los bordes para contener los efectos sobre los ecosistemas. 

Además, resalta recuerda, como ha dicho esta administración, que la Estructura Ecológica Principal debe ser el eje: "La Estructura Ecológica Principal-EEP, que define la base biofísica y ecológica de la ciudad, debe seguir siendo el principal determinante de la planificación y el ordenamiento territorial de Bogotá. El POT debe contemplar lineamientos y disposiciones que reduzcan la presión y los conflictos de uso del suelo que afectan a esta EEP". De ahí, insiste en que se debe velar por ampliar y recuperar los cerros, los humedales y los ríos.  

Finalmente, prevé retos en materia de calidad del aire. "La contaminación atmosférica como principal problema ambiental de la ciudad requiere que el POT avance en una redefinición y reubicación de usos del suelo de aquellas actividades que mayor impacto producen tanto en calidad del aire como en ruido y ser coherente con lo que se proyecta será el nuevo plan decenal de descontaminación del aire en Bogotá", dice Amaya.

Un año más sin POT

Respecto a qué puede significar para la ciudad estar un año más sin POT, Juan Guillermo Yunda, Ph. D. en Planificación Regional y Diseño Urbano, considera que el impacto no sería mayor ya que, según él, ni siquiera el POT de 2004 se ha cumplido en su totalidad. "La experiencia desde la aprobación de la Ley Nacional de Ordenamiento Territorial 388/1997 es que la revisión frecuente de los POT (casi durante cada gobierno) se ha prestado para generar inestabilidad jurídica para el desarrollo inmobiliario, corrupción por volteo de tierras, multiplicación de las normas, tramitología y desgaste de la participación ciudadana en la planeación. La revisión de la administración Peñalosa mostró que el actual POT apenas se había cumplido sólo en un 30 %, por tanto, no hay necesidad de formular nuevos proyectos hasta que se construyan los que hasta ahora están planeados. Las ciudades toman mucho tiempo en transformarse, mucho más de 12 años, cada ciclo de planeación puede durar 30 o 40 años".

Y considera que mientras se resuelve el nuevo plan, algunos aspectos podrían definirse mediante decretos. “Podría hacerlo para mejorar cosas puntuales, como la normativa de volumetría de los primeros pisos para mejorar la espacialidad de las calles y eliminar las rejas perimetrales de los conjuntos cerrados. Mejorar la norma de alturas y aislamientos para impedir que los edificios en altura afecten a sus vecinos y al espacio público. Disminuir o eliminar el requerimiento de estacionamientos de vehículos privados en la mayoría de la ciudad. Prevenir que los bares, discotecas y otros usos de alto impacto destruyan barrios residenciales. Finalmente, otorgar verdaderas alternativas para que los propios vecinos formulen proyectos para mejorar el estado del espacio público y la oferta de vivienda y servicios en sus barrios". 

Ortiz coincide con no tener un POT no afectaría por ahora los planes para Bogotá. “Las propuestas del plan de desarrollo en su gran mayoría las puede hacer con el viejo o el nuevo POT. Son obras públicas que no están atadas al POT”, comenta Ortiz.

Pero, sí teme que la demora tenga un impacto negativo en la forma en que crece la ciudad: “Es grave porque sin nuevo POT se sigue expulsando gente a la sabana y eso es lo peor que nos puede pasar a nivel ambiental”.

En ese mismo plano, menciona que esa espera podría tener afectar los planes para el río. 

Precisamente, a finales de 2019, la magistrada Nelly Villamizar llamó al Concejo a reabrir el debate del POT de Peñalosa porque tenerlo desactualizado implicaba no armonizarlo con el plan de manejo del río Bogotá. Al final, López le dio la tranquilidad de que su plan lo haría bien. Habrá que ver si el nuevo alargue de la discusión no termina en un llamado de Villamizar.

En todo caso, como advierten expertos, una planeación regional como la que buscan en este momento sería más beneficiosa para la recuperación.

Amaya, a su vez, resalta que en esta articulación entre el POT y el plan  de manejo de la cuenca del río "deben abordarse la delimitación de zonas de inundación, gestionar las descargas de contaminación y potenciar la función territorial de los humedales".

Para seguir leyendo: 

- Casa fuera de bogotá ¿alternativa para la pospandemia?

Sí habrá Región Metropolitana de Bogotá

-
 'Trabajaremos por un POT concertado que incluya a la región'

BOGOTÁ

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.