¿Por qué el relleno de Doña Juana está en el ojo del huracán?

¿Por qué el relleno de Doña Juana está en el ojo del huracán?

El tercer deslizamiento en 22 años volvió a poner la mirada en la operación y la disposición.

Doña Juana

El lugar del deslizamiento en el relleno sanitario Doña Juana, en el sur de Bogotá. 

Foto:

Mauricio Moreno

Por: ​Guillermo Reinoso Rodríguez
29 de abril 2020 , 09:41 p.m.

El deslizamiento del martes por la noche no es el primero que se presenta en el relleno sanitario Doña Juana, ni tampoco el más grave. En los últimos 22 años se habían registrado dos, siendo el más difícil de manejar el ocurrido el 26 de septiembre de 1997, cuando se desprendieron más de 200.000 toneladas de basura que incluso taponaron el río Tunjuelo. El otro fue en el 2015.

Y tras cada una de esas emergencias han surgido voces contra el operador y hasta contra el modelo de disposición final mediante enterramiento. Pero pasan los meses, se supera el impacto en las comunidades vecinas y de nuevo el tema se enfría.

En esta ocasión, la tercera, con el deslizamiento de entre 80.000 y 100.000 toneladas de residuos, según calcula el operador CGR, no ha sido diferente. Además de la pregunta sobre qué está pasando en Doña Juana y si el administrador tiene o no la capacidad para manejar un relleno que recibe 6.500 toneladas de basura diarias, también surgió el interrogante de si ya es hora de pensar realmente en una solución definitiva.

(Le puede interesar: Olores nauseabundos aumentaron con deslizamiento en Doña Juana)

El alud del martes 28 de abril se presentó en una zona donde años atrás se dispuso basura, pero que en la actualidad no está siendo utilizada. Todo comenzó sobre el mediodía, cuando se evidenciaron profundas grietas en el terraplén. Ya sobre las 7 de la noche, la montaña se vino al suelo. Recoger esas cerca de 100.000 toneladas de residuos no será tarea fácil. Se debe primero dar un manejo a esa basura y luego llevarlas a otro lugar del relleno para su nueva disposición. Esto, de acuerdo con CGR, tomará al menos un mes.

Simultáneamente se tiene que atender el impacto por la generación de vectores como moscas, zancudos y ratas, y los olores nauseabundos, que desde el momento del deslizamiento se llegaron a sentir en un radio bastante amplio. Si bien la afectación inmediata es para unos 40 barrios de las localidades de Ciudad Bolívar, Usme, Tunjuelito y San Cristóbal, también se reportaron esos olores en zonas más alejadas, como Kennedy y Rafael Uribe Uribe.

La directora de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp), Luz Amanda Camacho, quien desde la misma noche del evento estuvo al frente de la emergencia, dijo este miércoles que el deslizamiento se debió a que la compactación de la basura no fue la “adecuada” y que eso generó las grietas y luego, el alud.

(Además: La deuda pendiente del operador de Doña Juana)

La funcionaria había manifestado hace cerca de un mes en una videoconferencia con el Concejo que el operador no tenía la capacidad para operar el relleno. En el mismo sentido se refirió una fuente del Gobierno Nacional que pidió no citarla. Se preguntó si ya no es hora de revisar si el operador tiene o no la experiencia y el músculo financiero para manejar un relleno con los volúmenes de basura como los tiene Doña Juana.

También recordó que no es la primera vez que se presenta un deslizamiento desde que el actual operador recibió el contrato, en el 2010, durante la administración de Samuel Moreno. En efecto, en el 2015 se presentó una emergencia similar. “El Distrito está en mora de iniciar un proceso contra el operador”, dice la fuente.

De hecho, en una entrevista realizada días antes de la nueva emergencia, Luz Amanda Camacho afirmó que CGR lleva varios meses incumpliendo el laudo arbitral que lo obligó en el 2018 a realizar inversiones por $150.000 millones en la construcción de una celda permanente para la disposición de residuos y otra celda para seis meses. Pero la primera no la ha terminado y la segunda no la ha empezado. Por eso se están usando celdas de contingencia.

Lamento esta nueva injusticia con el sur de nuestra ciudad por el mal manejo del operador privado del relleno Doña Juana y la extensión irresponsable que le han venido dando

A todo esto se suma, según la directora de la Uaesp, que el tratamiento de lixiviados no cumple todos los parámetros exigidos por la ley, que son cerca de 50. El problema es que esos líquidos, que son producidos por las basuras en descomposición, terminan en las aguas del río Tunjuelo.

A estas palabras se sumaron las de la alcaldesa Claudia López, que, tras lamentar la afectación a las comunidades de la zona, responsabilizó al operador del relleno. “Lamento esta nueva injusticia con el sur de nuestra ciudad por el mal manejo del operador privado del relleno Doña Juana y la extensión irresponsable que le han venido dando”, escribió en Twitter.

Ante estos señalamientos, el representante legal de CGR, Mauricio Bernal, dice que la causa del deslizamiento del martes “no se puede decir sin ningún fundamento, eso lo tiene que determinar una investigación técnica y científica”.

Bernal no descarta que se haya tratado de “una intervención de un tercero” o, mejor, de un sabotaje. “Eso fue lo que produjo el derrumbe de 2015”, asegura. El vocero de CGR pide esperar los resultados de la investigación.

En lo que sí parecen estar de acuerdo todas las partes es en que no se trató de un deslizamiento de grandes proporciones y que tampoco afectará la prestación del servicio de aseo ni la operación de Doña Juana.

De hecho, así lo reconocieron la alcaldesa y la directora de la Uaesp. Igual posición tiene el viceministro del Agua, José Luis Acero, quien le dijo a este diario que “la magnitud es mucho menor frente al ocurrido en 1997”.

Frente a si Bogotá debe pensar en un modelo diferente de disposición final de basuras, el viceministro considera que la ciudad necesita del relleno y que “sería una utopía e irresponsable pensar que el relleno se debe cerrar”. Porque ni en la ciudad ni en la Sabana hay una lugar dónde disponer ese volumen de residuos.

Acero recordó que ya un estudio estableció que la vida útil de Doña Juana -con una área de 599 hectáreas, de las cuales unas 200 no se pueden utilizar- puede extenderse más de 30 años si tiene un manejo adecuado de las basuras, si los ciudadanos aumentan el reciclaje y se aprovechan más y mejor los residuos.

En cuanto a otros modelos de disposición, como la incineración, por ejemplo, reconoce que es posible, pero que es muchísimo más costoso, y se pregunta si los usuarios estarían en disposición de asumir ese mayor valor.

“Comparado con otros países del mundo, en Bogotá y en Colombia es donde menos se paga por el servicio público de aseo. Cuesta unos 15 dólares la disposición de una tonelada de basura, mientras que en Buenos Aires y São Paulo, 40 dólares, y en Suecia, 100 y 140 dólares”, advierte Acero.

Por eso, el ‘vice’ del Agua considera que esta es una “oportunidad para decirles a los bogotanos que los servicios públicos dependen del pago de las tarifas. En ningún país los servicios son gratis, y de todos los servicios públicos, el de aseo es el más subvalorado”.

La actual administración distrital tampoco está pensando en cambiar radicalmente el modelo de disposición. La directora de la Uaesp dice que se quiere promover más el reciclaje y el aprovechamiento. La meta en el plan de desarrollo de la alcaldesa es reducir en un 10 % el volumen de basura que llega al relleno para enterramiento; sin embargo, Camacho dice que su propósito va más allá, ella quiere llegar al 20 %.

No se puede magnificar’: CGR

Mauricio Bernal, representante legal de la firma Centro de Gerenciamiento de Residuos (CGR), que opera el relleno Doña Juana, dice que no está minimizando el deslizamiento, pero que tampoco “se puede magnificar” ni hay que generar “alarmismo”.

Aclara que el alud se presentó en una zona antigua que había sido utilizada por el anterior operador (antes de 2010) y no tiene afectación en la operación el relleno.

Bernal señala que no desconoce el impacto en vectores y malos olores en las comunidades vecinas, e incluso en zonas de Kennedy, pero que como operadores desde ayer empezaron a reducir la afectación rociando cal y con fumigación manual y con drones.

Sobre la demora en la entrega de una celda para la disposición, dice que tuvieron inconvenientes por la presencia de lixiviados y que en 15 días estará terminada.

En cuanto al tratamiento de los lixiviados, señala que la planta la construyó la Uaesp y “nunca ha cumplido los parámetros”. “Hacer un nueva planta vale 100.000 millones de pesos. Decidimos hacer una planta por módulos. Ya terminamos el segundo, y son seis módulos. Va a ser de nuestro bolsillo”.

También señala que con la anterior tarifa apenas alcanzaban a pagar la energía que consumía la planta de lixiviados. “Nos pagaban $ 700 por tonelada y hoy nos pagan $4.000. Eso muestra cuánto era el desequilibrio”, insiste Bernal.​

Garantizan recolección de residuos peligrosos

En medio de la emergencia por la pandemia del coronavirus en Bogotá, la Uaesp informó que el contrato de concesión firmado en 2011 con la empresa Unión Temporal Ecocapital, encargada de hacer la recolección de residuos hospitalarios o con riesgo biológico, fue extendido hasta el próximo 31 de diciembre del año en curso.

Esta extensión es un alivio para la ciudadanía, pues inicialmente el contrato iba hasta hoy (30 de abril), situación que dejaba la puerta abierta para que cada establecimiento (hay 21.000 que generan 40 toneladas diarias de esos residuos) contratara un operador, lo que impedía controlar el manejo adecuado de estos desechos.

Con ampliación de la concesión se garantiza que la recolección de residuos con riesgo biológico esté controlada, evitando otra posible emergencia sanitaria en la ciudad.

GUILLERMO REINOSO RODRÍGUEZ
​EDITOR DE BOGOTÁ
​Twitter: @guirei24
@BogotáET

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.