Sacudones en la movilidad en tiempos de pandemia

Sacudones en la movilidad en tiempos de pandemia

Dos expertos aseguran que los conceptos de micromovilidad y movilidad del cuidado comienzan a sonar.

Coronavirus en Bogotá

La bicicleta se plantea como una alternativa de transporte.

Foto:

César Melgarejo / EL TIEMPO.

Por: Bogotá
27 de marzo 2020 , 11:44 a.m.

La pandemia por covid-19 nos cambió la vida, especialmente en las ciudades. Las cuarentenas, toques de queda y políticas de aislamiento impactaron una fibra sensible y fundamental de las urbes: la movilidad.

“Tenemos tres escenarios. Uno, no salir si no se tiene una necesidad indispensable de viajar. Dos, si hay que salir y si físicamente la persona puede, debería hacerlo en bicicleta. Tres, si hay que salir y la bicicleta no es una opción, por motivos físicos, hay que optar por el transporte público. El carro particular deja de ser una opción aquí”, explica Carlos Felipe Pardo, experto en urbanismo y miembro de NUMO, una alianza internacional de movilidad y urbanismo.

Pardo asegura que el futuro del asunto está en la bicicleta y reconoce que Bogotá en esto va por buen camino. “La capital colombiana fue la primera ciudad en habilitar rutas adicionales para bicicletas, a manera de ‘ciclovías de emergencia’ en corredores de mucha demanda”, menciona.

Esta fue una alternativa impulsada desde la Secretaría de Movilidad cuando comenzó el simulacro y que se siguió implementando en la cuarentena, que comenzó este miércoles. Así, a los 550 kilómetros de ciclorrutas ya existentes, se suman 35 kilómetros de ciclovías temporales con personal de apoyo y seguridad.

De acuerdo a cifras de la Secretaría de movilidad, entre el lunes y miércoles de la semana pasada, cuando aún no se había decretado el aislamiento, las ciclovías temporales llegaron a recibir más de 79 mil ciclistas. Los corredores con mayor afluencia fueron la avenida Las Américas, la avenida Boyacá, la calle 80 y la calle 26. 

Esta idea la siguieron ciudades como Ciudad de México, Auckland, Nueva York, Washington, Toronto y Berlín.

“La bicicleta es el vehículo más versátil. Tiene todas las características para moverse de manera efectiva y segura en la pandemia: permite la distancia, no cuesta nada, es de fácil desinfección”, afirma Pardo, y agrega que por eso se han impulsado proyectos que le entreguen bicicletas a la población que más lo necesita.

Hoy, por ejemplo, se iniciará una alianza entre la empresa Muvo, las organizaciones de movilidad NUMO y Despacio y el Distrito para prestarle 400 bicicletas eléctricas a funcionarios del sector Salud.

Pero, más allá de las medidas reactivas, el experto dice que ya hay que prever ajustes en infraestructura, cicloparqueaderos, conectividad y acceso a la bicicleta. Porque el asunto va para largo, o al menos así se lo han confirmado epidemiólogos a EL TIEMPO.

Otra opción de movilidad sostenible y micromovilidad en estudio son las patinetas eléctricas. “Aunque son una opción, su acceso no es tan democrático aún. Y no es tan fácil pedir que se usen de manera gratuita porque sus finanzas son muy frágiles”, reconoce Pardo, aunque menciona el caso de Ciudad de México, donde se logró una alianza para que personal de la salud llame y obtenga cupones para hacer sus viajes.

Por lo demás, el transporte público es una alternativa, aunque con una condición: puede existir, pero con una ocupación del 50 % menos de lo usual, según el concepto de expertos. En esto el referente es la ciudad de Shenzhen (China), que logró alcanzar este indicador. “El reto en Bogotá es complicado. Porque implica subir costos de operación: que requiere mejorar frecuencias y contar con más buses para llegar a la meta del 50 % menos de ocupación”, dice.

Movilidad del cuidado

Otro de los asuntos que salta a la vista en este momento es un tipo de viaje, usualmente ignorado: el relacionado con el cuidado de niños, mayores y familia y que, en su mayoría, está recargado sobre las mujeres. De acuerdo con data reunida por la Fundación Despacio, este es el motivo de movilización más común de las mujeres, asciende al 46 %. Y esta movilización que, de por sí es complicada, se dificulta aún más en tiempos de pandemia, cuando las opciones de movilidad se reducen.

Para Marina Moscoso, urbanista y experta en movilidad y género de la Fundación Despacio, el reto es a todo nivel. “Es un momento interesante porque, aunque la movilidad de cuidado seguirá existiendo, cambiará. Quiznás empiece a recaer más en hombres, quizá cambie de medios. Por eso hay que estudiar no solo las cifras, sino los comportamientos y el aspecto cualitativo del viaje. Así se garantizará que sean seguros y asequibles. Aquí hay una oportunidad de investigación increíble en las urbes y de facilitar, de ahora en adelante, esas actividades”, menciona Moscoso.

BOGOTÁ

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.