¿Por qué se ha reducido el número de palomas en la plaza de Bolívar?

¿Por qué se ha reducido el número de palomas en la plaza de Bolívar? 

Se estima que con el programa piloto se han disminuido entre 50 y 60 por ciento. ¿Cómo se hizo?

Palomas en la Plaza de Bolívar

Las estimaciones preliminares señalan que antes había 30 palomas por metro cuadrado y que hoy hay 15 o menos por metro cuadrado en la plaza de Bolívar.

Foto:

Héctor Fabio Zamora / EL TIEMPO

Por: Hugo Parra / EL TIEMPO
19 de septiembre 2019 , 06:53 a.m.

Tres palomas se disputan un minibuñuelo que un samaritano les acaba de lanzar de una cafetería ubicada sobre la calle 10.ª, en inmediaciones de la plaza de Bolívar, en el centro de Bogotá.

Como está prohibido alimentar palomas y la comida ya no les llega a borbotones como estrategia de control, se lo pelean desesperadas, a pico partido, como cuando los delincuentes se agarran a cuchillo por un botín mal repartido.

Llega otra, y otra y muchas más. Entre ellas una, la más corpulenta, que parece recién levantada, bañada y perfumada en aceite para bebés, se abre paso y a picotazos se lleva el mejor trozo. Pero la brillantina de sus plumas no es gel, ni es la más musculosa: evidencia que está enferma y con sobrepeso.

Eduardo Vargas lleva 25 años en la plaza Mayor. En sus manos lleva tres puchos pequeños de maíz. A mil cada uno y tres mil toda la manotada. Los esconde como si fuera un delito. Él sabe que no está permitido vender. Es una medida, entre muchas otras, de control a la sobrepoblación. De hecho, Vargas confirma las sospechas: hoy hay menos, por lo menos un 10 o 20 por ciento, dice él. Cuenta que cada vez la gente les arroja menos buñuelitos, pan, arroz y maíz.

Palomas en la Plaza de Bolívar

Las palomas se disputan comida en la Plaza de Bolívar.

Foto:

Hugo Parra

Pero ¿por qué la gente tiene la sensación de que hay menos palomas en la plaza de Bolívar?

Frente a la catedral Primada, un nutrido grupo de mujeres y algunos hombres se alistan para entrar a la oración, la consagración del Sagrado Corazón de Jesús. Todos los martes, de 8 a 11, entran a rezar por la salud de Bogotá, Colombia y el mundo.

Ana Tulia Gutiérrez está allí. Mira a su alrededor y dice: “Sí, se han disminuido y eso está bien, que las controlen. Las palomas traen mucho piojo y el popó es muy ácido, fuerte y tumba los tejados de las casas, y muchos niños se han enfermado”.

Un informe que se publicó en EL TIEMPO en diciembre de 2015, daba cuenta de la lavada del atrio de la iglesia todos los días por cuenta de los excrementos. Este martes, antes de entrar a oración, no había tanta caca. No fue necesario gastar agua.

Palomas en la Plaza de Bolívar

Estas eran antes las imágenes de las palomas en la Plaza de Bolívar (febrero del 2016).

Foto:

Milton Díaz / EL TIEMPO

El médico Mauricio Cano, biólogo y líder del programa Distrito Alas del Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal, explica que en este momento se está realizando una evaluación y estudio de los controles que se han aplicado “para determinar la reducción apreciable, cifras que se darán a conocer en su momento”, dijo el experto.

(Le puede interesar: ¿Cuál es el problema con las palomas de la plaza de Bolívar?)

Sin embargo, datos preliminares señalan que la reducción ronda entre el 50 y 60 por ciento. Los cálculos extraoficiales señalan que de 33 palomas por metro cuadrado que había cuando se hizo el diagnóstico, hoy el estimado es de 15 o quizá menos animales por metro cuadrado.

El programa de manejo de palomas en la plaza de Bolívar planteó una solución integral con 50 por ciento de intervención sociocultural, 25 por ciento clínico y 25 por ciento biótico.

Cano explica que en la primera fase se recogieron 187 palomas afectadas por coloración en las plumas, con síntomas como los ojos estallados, cerrados por tumores, por falta de miembros o falanges y que presentaban evidentes comportamientos de enfermedad como cuando se acurrucan porque están afectadas externa e internamente, por ejemplo, por parásitos. Hoy se lleva a cabo la 2.ª fase y se han recogido al menos otras 700.

Los equipos especializados las llevan al centro de atención, único en su especie en América Latina. “Allí hacen un proceso de atención y a las más enfermas se les aplica la eutanasia humanitaria”, dice Cano.

Entre 2018 y 2019 se ha sensibilizado a más de 2.000 personas para que no las sobrealimenten, se les ha hecho ofertas a 14 maiceros y se han intervenido las fachadas patrimoniales e instalado sistemas de control antiperchamiento, no cruentas, como cables tensados, redes de protección, gel antipalomas o vidrio instalado de forma angular para que sea incómodo hacer sus nidos. Esto evita que pongan sus huevos en dichos sitios.

(Lea también: No se podrá vender comida para las palomas de la Plaza de Bolívar)

El Instituto de Patrimonio señala que estos controles se han instalado en el monumento a Bolívar, la catedral Primada, en Palacio cardenalicio, la capilla del Hospital San Juan de Dios, el Museo de Bogotá, la Casa 7 balcones, entre otros.

Frente a la pregunta de si se les ha dado alimentos o sistemas de esterilización química, el doctor Cano advierte que ese sistema no se ha probado en Colombia, más aun teniendo en cuenta que este país es uno de los más biodiversos del mundo y se requiere de protocolos que no están estandarizados.

Lo cierto es que con la sobrepoblación de palomas, enfermas y cagando por todas partes, el riesgo en la salud pública por la transmisión de salmonelosis, alveolitis alérgica, clamidiosis y criptococosis, especialmente en los niños y los adultos mayores, era latente. Y, además, el mal estado de los animalitos. Y todo eso es lo que se quiere evitar.

‘En camino la esterilización química’: Rivera

Catalina Rivera –directora del Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal– recordó que por primera vez una administración se preocupa por la salud de las palomas.

Explicó que la primera fase de este proyecto se hizo con la Udca con una inversión de 30 millones de pesos. La segunda fase con la Universidad Antonio Nariño y la meta es atender 1.000 palomas con 200 millones de pesos.

Rivera informó que la siguiente fase de control es ‘estandarizar un método de esterilización química por laparoscopia invasiva en machos’.

HUGO PARRA GÓMEZ
REDACCIÓN BOGOTÁ
Twitter: @hugoparragomez

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.