Las cuatro lecciones de las ciudades caminables en Europa

Las cuatro lecciones de las ciudades caminables en Europa

Alrededor del mundo avanza la peatonalización de grandes zonas en las ciudades. 

Mujer caminando en Paris

Europa ha liderado la peatonalización en ciudades como París y Barcelona. Otras ciudades pequeñas se suman.

Foto:

AFP

Por: Bogotá
23 de agosto 2019 , 09:24 a.m.

Las ciudades del mundo siguen recuperando el espacio público para peatones y bicicletas. Y Europa marca la parada. 

Así lo han demostrado dos recientes proyectos en ese continente. En 2024, los alrededores de la torre Eiffel en París (Francia) tendrán los jardines más grandes de la ciudad y espacios prioritarios para los peatones. Y, en 2020, la Tauentzienstrasse, una de las principales calles de Berlín (Alemania), sería totalmente peatonal.

Aunque esta apertura de espacios a opciones de movilidad sostenible no es una novedad en el Viejo Continente, pues varios procesos de peatonalización comenzaron en la década de los 70, sí revela una serie de beneficios para los retos del mundo contemporáneo: contaminación en el aire, tráfico, desconexión social y deterioro urbano.

EL TIEMPO consultó con expertos los efectos de la peatonalización y encontró cuatro lecciones clave.

La gente quiere caminar

Si a las personas se les entregan corredores atractivos para recorrer, es más probable que se bajen del carro y se aventuren a caminar. Esta es una de las conclusiones de Ronal Serrano, investigador de la Universidad Piloto de Colombia, quien ha observado experiencias exitosas de peatonalización en España . “Para que funcione debe haber actividades e infraestructura que atraiga al peatón”, apunta Serrano.

Un ejemplo exitoso es ‘lounge urbano’ que desarrolló la ciudad suiza de Saint Gallen que cubrió, con un llamativo tapete rojo, una zona peatonal y de esparcimiento público. Este simple detalle congregó a cientos de personas en la zona.

Esta son algunas de las imágenes compartidas en redes sociales: 

Ahora, por otra parte, Johan Avendaño, coordinador de la especialización de Geografía y Gestión Ambiental del Territorio de la Universidad Central, asegura que la peatonalización permite que la gente se aproxime nuevamente a la identidad cultural de la ciudad. “Cuando la persona se baja del carro, sale de ese efecto túnel que la encierra y descubre la ciudad y comienza a dinamizarla. Caminar reactiva las ciudades desde lo social”, dice y resume este modelo en una frase "es pensar la ciudad para el ciudadano y no para los vehículos". 

Esto, según ambos académicos, puede resultar en renovación urbana y recuperación de barrios olvidados.Incluso, puede ser una herramienta de recuperación de edificios patrimoniales. 

La clave para que funcione, explica Avendaño, es fortalecer la base cultural. "De nada nos serviriía tener una ciudad altamente peatonalizada cuando yo no respeto al peatón o al ciclista. Y ellos también tienen que poner de su parte", afirma.

Según expertos también es clave mejorar la infraestructura y la señalización, fortalecer la seguridad. 

Mueve la economía

Según William Alfonso, profesor del programa de Gestión y Desarrollo Urbano de la Universidad del Rosario, algunos comerciantes suelen resistirse a la peatonalización porque creen que van a bajar sus ventas y a aumentar la inseguridad. “Y pasa lo contrario, la reactiva con el tiempo. Ese ha sido el caso en Alemania y Holanda. Aunque se resienten algunos sectores, surgen otras dinámicas económicas que funcionan bien”, explica, y dice que es clave sacar a los ciudadanos de los centros comerciales para que caminen afuera y reactiven el espacio público. "El problema es que seguimos el modelo norteamericano, donde los centros comerciales son el supuesto lugar óptimo para caminar", dice. 

Serrano, por su parte, destaca un ejemplo exitoso de esto en América Latina: la calle Francisco Madero en Ciudad de México. "Allá una intervención peatonal ayudó que esta calle tomara otras dinámicas y roles", dice. 


Frente al caso bogotano, el profesor Alfonso asegura que en el centro histórico hay un enorme potencial, no solo en la carrera séptima, sino en calles aledañas. "Pueden sacarse los vehículos y no pasaría nada. Si se ofrecen las condiciones la gente camina", afirma. 

Por la salud y el ambiente

Diego Silva, doctor en Planeación y profesor del programa de Gestión y Desarrollo Urbano de la Universidad del Rosario, afirma que la novedad en los últimos años ha sido la intención de organizaciones por recuperar el espacio público tomado por los carros y entregarlo a alternativas de movilidad sostenible. “Se premia al peatón con un ambiente menos contaminado y con una mejor calidad de vida”, afirma y resalta que, de cierta manera, estas prácticas son un retorno al origen de las ciudades: entornos caminables para todos. Afirma que es clave complementar estos espacios peatonales con sistemas de transporte y parqueo complementarios. 

"En Bogotá falta mucho. Aquí hay un uso excesivo del automovil en detrimento del espacio que podría aprovechar el peatón", sostiene Silva y enumera potenciales zonas peatonales en la capital colombiana: Usaquén, el centro, el Parkway, el centro internacional...

El tema, además, coincide con la tendencia de reducir, desde lo individual, la huella de carbono.

Implementar sin demoras

A la hora de comparar los alcances de la peatonalización en Europa con las iniciativas en América Latina, los expertos coincidieron en que la falta de voluntad política, inversión y visión integral les han costado a nuestras ciudades demoras en crear verdaderos corredores y sectores peatonales. Por ejemplo, las obras para la peatonalización de la Gran Vía en Madrid tardaron cerca de ocho meses, y hoy es un referente internacional; por su parte, la carrera 7.ª en Bogotá no ha podido peatonalizarse totalmente en cinco años.

Madrid

Así luce la Gran Vía en Madrid.

Foto:

AFP

Cumpleaños de Bogotá

Así luce la carrera séptima en Bogotá. 

Foto:

César Melgarejo / EL TIEMPO.

Stalin Rojas, director del Observatorio de Movilidad de la Universidad Nacional, llamó la atención sobre este punto: “En Europa, hay voluntad política, empresarial y ciudadana que asimila con agrado los cambios. En Colombia hay iniciativas en el papel y en el discurso académico. No hay conexión entre los actores”.

A juicio de los expertos consultados, inspirarse en las lecciones de Europa es clave para las ciudades de América Latina. Según Avendaño, “la peatonalización y el uso de la bicicleta es una tendencia irreversible. Allí está parte de la respuesta a los retos ambientales y sociales que enfrenta el mundo hoy”.

Las urbes destacadas

Los expertos consultados postularon las mejores ciudades caminables de Europa:
◆ Madrid (España)
◆ Barcelona (España)
◆ París (Francia)
◆ Copenhague (Dinamarca)
◆ Saint Gallen (Suiza)

Chapultepec, en México, es el mejor parque del mundo

El mejor parque del mundo queda en Ciudad de México y se llama Bosque de Chapultepec. Así lo definió en su lista anual el World Urban Parks, una organización dedicada a evaluar, asesorar y conectar parques y espacios públicos de ciudades.

Chapultepec

Chapultepec reúne varios museos destacables.

Foto:

AFP

Chapultepec

“Ofrece un pulmón para millones de personas. Además, por el compromiso de los ciudadanos y la ciudad

Foto:

AFP

Chapultepec

Es el parque urbano más antiguo de América Latina, tiene cerca de 170.000 árboles y es visitado por más de 19,2 millones de personas al año.

Foto:

AFP

Chapultepec

El parque alberga importantes museos como el Castillo de Chapultepec, el Museo Nacional de Antropología, el Museo Tamayo de Arte Contemporáneo, etc.

Foto:

AFP

Chapultepec

El World Urban Parks alabó que fuera un sistema de captación de agua lluvia y de emisiones de carbono.

Foto:

AFP

Entre los elementos que pusieron a este parque de 700 hectáreas en el primer lugar del escalafón están sus funciones ambientales y sociales. “Ofrece un pulmón para millones de personas. Además, por el compromiso de los ciudadanos y la ciudad, ahora está en camino de ser restaurado a su máximo potencial para proporcionar recreación, cultura, historia y biodiversidad”, reza el fallo del concurso que otorgó el segundo lugar al parque regional Shakespeare (Nueva Zelanda), y el tercer puesto, al parque Penang (Malasia).

Chapultepec, por su parte, es el parque urbano más antiguo de América Latina, tiene cerca de 170.000 árboles y es visitado por más de 19,2 millones de personas al año.
El World Urban Parks alabó que fuera un sistema de captación de agua lluvia y de emisiones de carbono, constituyendo un auténtico pulmón en medio de la capital de México.

El parque alberga importantes museos como el Castillo de Chapultepec, el Museo Nacional de Antropología, el Museo Tamayo de Arte Contemporáneo y el Museo de Arte Moderno, así como el Zoológico de Chapultepec. Al ser notificados del reconocimiento, las autoridades mexicanas celebraron la decisión y recordaron que el parque atraviesa un proceso de renovación que comenzó en abril.

Según la jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, se está apostando por “reformular su accesibilidad e interconectividad” con el resto de la ciudad. Adicionalmente, se proyecta añadir una nueva sección al parque para ampliarlo con 105 hectáreas. Así, tendría casi siete veces el tamaño del parque Simón Bolívar, que mide 113 hectáreas.
*Fuente: EFE

REDACCIÓN BOGOTÁ

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.