Secciones
Síguenos en:
Los 16 puntos claves del acuerdo para salvar el SITP
Sitp

Se espera que seis meses después de firmado el otrosí, los usuarios del SITP vean las mejoras en el servicio.

Foto:

César Melgarejo / EL TIEMPO

Los 16 puntos claves del acuerdo para salvar el SITP

EL TIEMPO analizó el otrosí firmado entre TM y los operadores, y extrajo lo más relevante.

Con el salvavidas que el Distrito les lanzó a los concesionarios del SITP por $ 1,7 billones –con el compromiso de que ellos capitalicen con un billón más para sacar el sistema de la crisis financiera, que hoy es de $ 2,7 billones–, los primeros beneficiados son los pasajeros, que realizan 1’600.000 viajes al día en estos buses azules.

Así quedó estipulado en el otrosí que firmaron el miércoles pasado TransMilenio y los operadores del SITP, y con el cual se modificaron los contratos. Uno de los compromisos del Distrito es apalancar financieramente la operación durante 10 años, gracias a que en el Plan Nacional de Desarrollo quedó aprobado el uso de fuentes territoriales como el cobro por parqueo en vía, el aprovechamiento económico del espacio público y hasta un 60 por ciento de los ingresos por multas de tránsito, entre otras fuentes, para ayudar en la sostenibilidad financiera del transporte masivo.

Los recursos, según TransMilenio, comenzarán a llegar la próxima semana. El ente gestor se comprometió a pagar un incentivo por pasajero transportado y a ampliar la vida útil de los vehículos, entre otros. Por su parte, los operadores controlarán los colados y chatarrizarán los buses, y emprenderán otras acciones.

El SITP fue una herencia que dejó la alcaldía de Samuel Moreno, del Polo Democrático, quien firmó los contratos en 2010 con nueve concesionarios por 24 años.

Hoy, de los nueve operadores sobreviven siete. Coobús y Egobús quebraron, y Masivo Capital, Suma y Tranzit están en reorganización. Los otros operadores son Este Es Mi Bus, Consorcio Express, Etib y Gmóvil.

Según TM, el negocio fue mal proyectado. Las tarifas con las cuales se remuneraba a los operadores no alcanzaban para pagar el costo de la prestación del servicio, que incluye repuestos, combustible, nómina, mantenimiento. Afirman que esto llevó a que el SITP se convirtiera en el segundo descalabro financiero más grande del país después de Electricaribe.

Compromisos de TransMilenio

Pago por kilómetro: TransMilenio pagará a los concesionarios lo que realmente cuesta recorrer un kilómetro, teniendo en cuenta el costo real de la operación. Esta tarifa se revisará cada cuatro años y puede variar dependiendo del mercado.

Alimentadores: se remunerará el valor del pasajero transportado en buses alimentadores, teniendo en cuenta las validaciones en los portales.

Vida útil: se amplía la vida útil, por 3 años adicionales, de la flota nueva desde el modelo 2012; es decir, pasa de 12 a 15 años, pero debe cumplir con la normativa ambiental y está sujeto a aprobación y revisión de TransMilenio, que es el ente gestor.

Pasajero: hoy, a los concesionarios se le paga una tarifa vehículo, una tarifa por pasajero y una tarifa por kilómetro; a partir de la firma del otrosí se pagará más por la tarifa pasajero. Actualmente, cada zona tiene una tarifa pasajero determinada, a esa se le van a aumentar 149 pesos.

Pagos: desde ahora, los kilómetros recorridos desde el patio del bus hasta el primer paradero serán pagados por TransMilenio. Antes, este monto era asumido por los concesionarios debido a que así se estipulo en el contrato.

Lo que le corresponde hacer al SITP

Chatarrización: TransMilenio les entregó un inventario y cronograma de los cerca de 2.500 buses que deben chatarrizar los concesionarios; el plazo para hacerlo vence el 31 de diciembre de 2021.

Flota nueva: deben vincular los nuevos buses que les hacen falta. El plazo final es el 31 de diciembre de 2021. Hoy hay concesionarios a los que les falta hasta el 40 por ciento de los buses.

Colados: los operadores deben implementar controles antievasión en los buses. Tienen 7 meses, a partir de la firma del otrosí, para definir cuáles serán los accesorios. El plazo final para esta instalación en toda la flota es diciembre 31 de 2021.

Evaluación: se creó la evaluación integral de calidad del servicio que medirá la accidentalidad, seguridad vial, frecuencias y mantenimiento de buses para que no haya varados. De no cumplir esto, TransMilenio descontaría el 3 por ciento a los ingresos del operador.

Inclusión: los nuevos buses deben tener rampas para el acceso de las personas en condición de discapacidad. Para su implementación en los alimentadores, el plazo es de seis meses.

Alimentadores: los buses alimentadores deben tener control de peso, como sucede con los ascensores.

Seguridad:
la nueva flota debe tener cámaras de seguridad conectadas al centro de control de TransMilenio.

Varados:
a diciembre del 2019, los cerca de 1.000 buses que hoy están varados deben estar funcionando. En este punto hay que tener en cuenta que TransMilenio pagará más por pasajero transportado, los bancos van a refinanciar a los concesionarios y los accionistas van a capitalizar sus deudas. Así tendrán dinero para su reparación.

Pago: los concesionarios se comprometen a pagar las deudas que tienen con el Distrito, que ascienden a 130.000 millones de pesos.

Renuncian: los concesionarios se declaran a paz y salvo con el Distrito y renuncian a reclamaciones que se hayan dado antes de la firma del otrosí.

Cierre: en nueve meses deben demostrar que cuentan con el cierre financiero para cumplir con el contrato, que va hasta el 2036.

Lo que se gana con este otrosí

Usuarios: se beneficiarán cerca de 1’600.000 pasajeros que usan a diario este sistema de transporte.

Medioambiente: con la chatarrización de buses viejos, se mejora la calidad del aire en Bogotá.

Servicio: los usuarios podrán exigir a los concesionarios mejores niveles de servicio, en especial al tener mayor disponibilidad de buses y menores tiempos de espera.

Frecuencias: los buses pasarán más seguido, razón por la cual los usuarios esperarán menos tiempo en los paraderos.

Vehículos: los pasajeros podrán disfrutar de buses en mejor estado o nuevos, que no se vararán ni sufrirán contratiempos.

Viajes: los usuarios viajarán más cómodos en los buses.

Evasión: se reducirá significativamente la evasión.

Crisis: los operadores saldrán de la crisis financiera que los aqueja.

Licitación: se abrirá una nueva licitación para adjudicar las zonas que quedaron desprotegidas y hoy son operadas por el provisional: Suba Centro, Fontibón y Perdomo.

Negociación: los pilares de la negociación fueron la calidad del servicio, la sostenibilidad y la seguridad jurídica.

JOHN CERÓN
EL TIEMPO
En Twitter: @CeronBastidas

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.