Los retos de diseñar viviendas verdes para la clase media

Los retos de diseñar viviendas verdes para la clase media

La primera dama de Costa Rica, Claudia Dobles, explica el proyecto que desarrollan en su país.

Claudia Dobles, primera dama de Costa Rica

Claudia Dobles, primera dama de Costa Rica. Es arquitecta y especialista en Planeación Urbana,

Foto:

Michael Cruz. EL TIEMPO

Por: Michael Cruz Roa - EL TIEMPO
23 de octubre 2018 , 04:42 p.m.

La clase media ha sido la más golpeada y la gran perdedora a la hora de hablar de acceso de vivienda, en Costa Rica, dice Claudia Dobles, primera dama de este país centroamericano que fue sede del primer congreso Latinoamericano de Sostenibilidad, Ecología y Evolución (SEE).

En diálogo con EL TIEMPO, insistió en que a hay clientes inteligentes que están pensando en viviendas más verdes, y que esta condición no solo depende de que las casas tengan eficiencia energética, sino de que sean diseñadas en sus contextos, con acceso a servicios públicos, parques y transporte de calidad.

Dobles es arquitecta y especialista en planeación urbana. En el Primer Congreso Latinoamericano de Sostenibilidad, Ecología y Evolución tuvo un espacio para conversar sobre proyectos en Costa Rica para que la clase acceda a bonos o subsidios de proyectos más verdes.

¿Cuáles son las condiciones que debe cumplir una vivienda verde?

Son proyectos que integran contextos culturales y climáticos, porque no es lo mismo construir una en Alaska que es Costa Rica. Y aunque suene obvio, realmente hemos fallado a la hora de diseñar viviendas, porque copiamos modelos de países en desarrollo que no sirvieron a nuestra comunidad.

Debemos partir de la pregunta básica, en dónde estará la vivienda y para quién la diseñamos. Luego se debe integrar en su construcción materiales locales, que a su vez activen los sectores de la economía local. Luego ingresar tecnología para mejorar la eficiencia energética y de uso de agua.

¿Se construye la vivienda pero qué pasa con la oferta se servicios?

Ahí va el siguiente punto. No se pueden pensar los proyectos de vivienda aislados de la sociedad. Deben ser ecosistémicos, porque una edificación sola no es sostenible, si obligamos a sus habitantes a depender del uso del carro, o a una carencia de transporte público, de espacios verdes, entre otros. La planificación urbana debe ir ligada de la planificación del transporte.

¿Por qué dice que la clase media fue la más golpeada en el acceso a la vivienda?

Porque nos preocupamos por la clase baja que no tenía unos índices de necesidades básicas satisfechas y que por esa razón debían tener unos subsidios para determinados proyectos. La clase alta por su parte sí está pensando en sostenibilidad, porque no solo tienen necesidades básicas muy satisfechas sino recursos para acceder a estos proyectos.

Por su parte, la clase media no tiene un historial crediticio para acceder a préstamos, y en eso es lo que hoy estamos trabajando, para que las entidades crean más en ellos, e incluso lanzamos un proyecto piloto con el Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (Invu) para abrirles las puertas.

¿En qué consiste ese piloto?

Sacamos al mercado mil millones de colones para apoyar la compra de viviendas para la clase media a la que algunas entidades financieras no les creen. Hicimos una feria y al segundo día ya no quedaban sino pocos recursos, porque la gente, al revisar las condiciones y ver que las tasas de préstamo eran más bajas, accedieron a los créditos.

Este es un proyecto piloto, y está enfocado en vivienda verde de clase media. Lo que buscamos es desarrollar proyectos para densificar las ciudades, en vez seguirlas expandiendo horizontalmente.

Tenemos un rezago en la planeación urbana y la planeación de transporte y es un debate que debemos dar.

¿Este es uno de los retos de las ciudades latinas de las que usted habla?

Sí. En latinoamérica hay muchas ciudades grandes y densas, pero en Costa Rica lo que ha habido es un crecimiento horizontal de las ciudades lo que nos dificulta llevar servicios de transporte, de espacio público, entre otros, a ciertas zonas. Y es uno de los retos en planeación que tenemos.

Lo que aconteció en muchas ciudades latinas es que nos quedamos con el modelo de planeación colonial, mientras en Estados Unidos, por ejemplo, las ciudades se planearon con el uso del carro como eje central. Luego, cuando crecimos como ciudades, tomamos el carro como eje central pero no planeamos las ciudades para ello.

Esto lo que muestra es que tenemos un rezago en la planeación urbana y la planeación de transporte y es un debate que debemos dar. Y a eso hay que anexarle otro tema que ni se ha revisado: los impactos de la planeación en la salud no solo física sino mental de los habitantes.

MICHAEL CRUZ ROA
Periodista de EL TIEMPO
@M_CruzRoa

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.