Secciones
Síguenos en:
El drama de una ciudad llena de avisos de arriendo
Locales en arriendo

Esta imagen se repite en varios sectores de la ciudad. Cada vez son más los negocios que cierran.

Foto:

César Melgarejo. EL TIEMPO

El drama de una ciudad llena de avisos de arriendo

En enero del 2021 han cerrado de manera definitiva unos 2.580 locales en la región, según Fenalco.

Basta con recorrer la ciudad para darse cuenta de la cantidad de comerciantes y empresarios que cambiaron sus avisos publicitarios por carteles de ‘Se arrienda’. Y si el año pasado ya se sentían los estragos de la pandemia, el 2021 no comenzó nada bien. Según la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), durante el 2020 el 31 % de los comerciantes de Bogotá y Cundinamarca cerraron, es decir, unos 58.000 locales les dijeron no más a sus negocios.

(También lea: Según Fenalco 58.000 locales cerraron en pandemia)

Y luego de un sondeo en enero de este año, tras las cuarentenas por UPZ, el 25 % de los comercios dijeron haber enviado de vacaciones adelantadas a su equipo de trabajo, el 45 % suspendió contratos laborales y un 2 % más cerró de manera definitiva unos 2.580 locales.

Y este fenómeno no ha pasado inadvertido entre los ciudadanos. Muchos han escrito, por ejemplo, cuánto extrañan la panadería La Golconda, ubicada hasta hace poco en quizás la esquina más emblemática del centro histórico de Usaquén. Sus dueños explicaron que la pandemia los obligó a cerrar esta sucursal. Hoy hay una droguería de cadena que para muchos no se compadece con el estilo del sector. “Durante meses no hubo turismo, no hubo oficinas, no había a quién venderle. El arriendo era muy costoso. Al comienzo los dueños nos ayudaron, pero luego teníamos que continuar con el pago. El negocio no dio ni para pagar el 50 por ciento del canon. Usaquén cambió”, dijo Liliana Ramírez Mayorquín, quien lleva las riendas del negocio y mantiene vigentes otras sedes.

En ese mismo sector brillan por su ausencia restaurantes de comida típica, de hamburguesas y de gastronomía internacional reconocidos; en cambio, un aviso de ‘Se arrienda’ es lo único que se divisa en las paredes. “Da tristeza ver todo esto cerrado porque, además de los dueños de estos negocios, sus empleados se habrán quedado sin sustento alguno”, dijo una ciudadana que recorría el sector cuando el fin de la cuarentena por Unidades de Planeamiento Social (UPZ) lo permitió.

Otra pastelería de antaño que cerró fue Arlequín, que duró más de 50 años en el Park Way del barrio La Soledad. “Recuerdo que el café era delicioso; no solo se va un buen restaurante, sino que se debilita el patrimonio de la ciudad”, dijo uno de sus clientes.

El año pasado se conoció que los hermanos y chefs Jorge y Mark Rausch tomaron la decisión de cerrar algunos de sus restaurantes debido a las dificultades económicas que se les presentaron desde el inicio de la pandemia. El chef Harry Sasson también informó que había tomado la decisión de cerrar su restaurante Balzac, de comida francesa. “Y cerrarán más restaurantes, porque no veo luz al final del túnel en el tema de los alquileres. No nos han dado la mano”, dijo el chef en una entrevista con EL TIEMPO.

Y es que el gremio de los restaurantes es uno de los más afectados no solo en Colombia, sino en la región. Según Guillermo Henrique Gómez París, presidente ejecutivo de la Asociación Colombiana de Industria Gastronómica (Acodres), en lo corrido del año ya han cerrado en Bogotá, con corte de enero, unos 17.797 restaurantes. “Necesitamos una verdadera reapertura de establecimientos gastronómicos con servicio a la mesa, con cumplimiento de protocolos de bioseguridad dentro de los locales, de tal manera que el uso de espacio público sea compensatorio del aforo que se pierde por el distanciamiento social al interior de los establecimientos”.

(También: Concurso de C40 Cities le pondrá orden a plaza del Siete de Agosto)

Y es que este tema ya hace mella en la región. Según el informe ‘Perspectivas económicas de América Latina 2020: transformación digital para una mejor reconstrucción’, que presentó la Ocde en un evento que organizó la Universidad del Rosario, en América Latina podrían cerrar 2,7 millones de empresas y se perderían 8,5 millones de puestos de trabajo. “El impacto social por la pandemia es difícil para el 40 % de los trabajadores que no tienen acceso a ninguna forma de ayuda ni mecanismo de protección social, pero también para las micro y pequeñas empresas, que carecen de capacidad para amortiguar el golpe”.

Para varios expertos, una posible salvación de la crisis actual es la evolución digital. En opinión de Sebastián Nieto, director de la Unidad de América Latina y el Caribe de la Ocde, este es un instrumento fundamental para que los hogares, las empresas, los estudiantes y los trabajadores puedan reducir las brechas tecnológicas actuales.

A medida que se eliminen las medidas de confinamiento, será fundamental un apoyo económico continuo para estimular el consumo y fortalecer la inclusión

Carolina Valencia, directora de Política Pública del Centro de la Cuarta Revolución industrial, comentó que la transformación digital puede generar una igualdad de oportunidades, siempre y cuando se tenga en cuenta al 23 % de la población que pertenece a la parte rural y no tiene fácil acceso a las herramientas tecnológicas.

Según el informe, a corto plazo, a medida que se eliminen las medidas de confinamiento, será fundamental un apoyo económico continuo para estimular el consumo y fortalecer la inclusión, así como iniciativas de inversión para promover la actividad económica.

Los acuerdos con el Distrito

Esta semana se llevó a cabo un encuentro en el que los comerciantes le mostraron a la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, el crudo panorama de la ciudad. Estos fueron los pedidos y los acuerdos:

Propuestas Fenalco:

1) Alivios: aplazamiento de calendario tributario para final del segundo semestre; facilidades para el pago de tributos vencidos y alivios para deudores morosos y reducción del 50 % del impuesto predial.

2) Dejar exentos del pico y cédula a los sectores más afectados, como salones de belleza.

3) La vacunación debe ser prioridad para la reactivación económica.

4) Campañas conjuntas de autocuidado.

5) Proyectos conjuntos como ‘Bogotá a cielo abierto 2.0’ y ‘Bogotá 24 horas’.

Compromisos del Distrito:

1) Desde la Secretaria de Hacienda se presentará al Concejo un proyecto de acuerdo en el cual se tendrán en cuenta los alivios tributarios solicitados.

2) Continuidad de la estrategia de ‘Bogotá a cielo abierto’ en su versión 2.0, con el compromiso de generar espacios sostenibles y vinculantes con el comercio informal, promoviendo su paso al sector formal.

3) Trabajar en una Bogotá productiva 24/7 en la zona de San Victorino, como uno de los ejes comerciales más importantes de la ciudad.

4) Realizar consejos de seguridad permanentes.

CAROL MALAVER
Subeditora de redacción Bogotá
En Twitter: @CarolMalaver

Más de Bogotá

-Jóvenes hacen su propia biblioteca en la Bogotá rural

-La vida del médico que se encadenó 22 días para convalidar un título

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.