¿Por qué están soltando a los delincuentes?

¿Por qué están soltando a los delincuentes?

Dos casos han generado indignación porque los delincuentes quedaron libres. La Policía se refuerza.

AUTOPLAY
¿Qué hacer con las bandas 'rompevidrios' en Bogotá?Se levanta de nuevo la polémica acerca de las bandas 'rompevidrios' en Bogotá luego de que quedara en libertad alias el 'Bizco'.
Capturas

Policía de Bogotá

Por: Bogotá
19 de julio 2019 , 07:35 a.m.

En las últimas semanas parece existir una mayor percepción de inseguridad producto de casos como el hurto de celulares en TransMilenio y videos testimoniales que denuncian a los rompe vidrios en al menos 16 puntos de la ciudad.

Pero si esto ha indignado a la gente, lo que ha terminado por exacerbar los ánimos es que, pese a que la Policía ha desplegado operativos y capturado a varios delincuentes, decisiones judiciales los han devuelto a la calle en pocas horas. 

Dos casos ejemplifican estos síntomas de insatisfacción con la justicia por parte de la ciudadanía. El primero es el de alias el Bizco, un hombre que fue capturado la noche del miércoles después de ser denunciado por una mujer a la que le rompió el vidrio del carro en el norte de Bogotá, y en medio del hurto de sus pertenencias amenazó con arma blanca a su hija.  

El Bizco

Alias el Bizco fue capturado por robar bajo la modalidad de rompevidrios.

Foto:

Policía de Bogotá

El otro hecho es el de una banda de ladrones que le arrebató el celular a una pasajera dentro de un bus de TransMilenio. Una ciudadana se percató, los grabó en video y los denunció ante las autoridades. Pero, luego de ser detenidos, también fueron puestos en libertad.

Con bombos y platillos, las autoridades anunciaron la detención del 'Bizco'. “Se captura mientras estaba cometiendo un delito. Ya tenemos dos denuncias, una de ellas por flagrancia y la segunda está relacionada con la mujer que hizo una denuncia a través de redes sociales”, explicó el secretario de Seguridad, Jairo García. Sin embargo, un día después, la noticia que ocupó los titulares de prensa fue que este personaje estaba libre aunque había sido capturado en flagrancia y, según la versión de la víctima, hubo violencia y sobre él pesaban dos denuncias.

Surge entonces la duda de por qué, pese a todo eso, el fiscal del caso decidió no llevarlo ante un juez de control de garantías.

Por un lado, el Secretario de Seguridad afirmó que aunque hubo dos denuncias, estas habían sido expuestas a través de redes sociales y medios de comunicación, mas no formalmente ante la Fiscalía, como confirmó la entidad a EL TIEMPO.

Para poder imponer
la medida más grave, que es la detención preventiva, la cárcel como tal, se necesita mayor argumentación, mayor demostración de elementos

Además, al capturado se le habría aplicado el procedimiento abreviado, el cual es una alternativa que privilegia la descongestión del sistema judicial mediante la concentración de audiencias y según el cual este tipo de delitos es de menor cuantía.

“No importa que le quite 1.000, 10 o 20 millones de pesos; es más, puede no quitarle nada, con el solo hecho sería una tentativa, y sería de hurto agravado y calificado. En ese caso, el delito no sería querellable y se debe abrir la investigación con el solo aviso, conocimiento público o con el video. La Fiscalía tiene que actuar en ese caso, tratándose de hurto calificado y agravado, cuando hay violencia contra las personas y las cosas”, le explicó a este diario el exmagistrado Jorge Aníbal Gómez.

Sin embargo, en muchos casos ha quedado en evidencia que este tipo de hurtos, que suelen ser de mínima cuantía (es decir, que no superan los 10 salarios mínimos legales vigentes) son excarcelables porque dan penas de prisión menores a cuatro años, según el Código Penal.

Por otro lado, las condenas de tres años pueden dar libertad condicional, y las de cuatro, prisión domiciliaria.

Ahora, si se trata de hurto agravado o calificado, pueden aumentar las penas.
Sin embargo, según explicó recientemente un juez de control de garantías a EL TIEMPO, las leyes son “garantistas”, y ante la congestión judicial, cada vez es más difícil enviar a la cárcel a un delincuente de este tipo.

“Para poder imponer la medida más grave, que es la detención preventiva, la cárcel como tal, se necesita mayor argumentación, mayor demostración de elementos. Se necesita una fortaleza superior, porque las normas que tenemos y cumplimos los jueces son muy exigentes para poder privar a una persona de la libertad. La persona que se trae, así se haya capturado con el cuchillo en la mano y esté untado de sangre, así todo el mundo lo haya visto cometiendo el asesinato, es inocente hasta que no pase un proceso, hasta el final”, manifestó el togado.

Hay una salida

Pero la Policía de Bogotá encontró una manera de lograr que, ajustados a la ley, los delincuentes que sean capturados por robos en el transporte público o en la modalidad de rompevidrios, entre otros delitos, queden tras las rejas.

Se trata de llevar a cabo detalladas investigaciones a los grupos delincuenciales y poder procesarlos, no solo por hurto agravado o calificado, sino por concierto para delinquir, lo que aumenta considerablemente las penas. Y ya ha habido resultados. Por ejemplo, el 8 de mayo pasado, después de tres meses de investigaciones, se desarticuló una banda de rompevidrios que operaba en la carrera 10.

Gracias a las pruebas recolectadas por los detectives, y a las denuncias que pudieron reunir, estas personas están en prisión y fueron procesadas por concierto para delinquir.

Lo mismo ocurrió con la banda delincuencial ‘los Envío’, quienes robaban, bajo la modalidad del cosquilleo, celulares en buses del SITP. Después de intensos seguimientos, horas de grabación e interceptaciones telefónicas, fueron capturados y procesados por este mismo delito. En este momento, sus seis integrantes están tras las rejas.

Hurtos a personas han aumentado en un 19 %

Los hurtos a personas aumentaron en un 19,1 por ciento en el primer semestre en la capital del país. Mientras que en el 2018 hubo 49.455 casos, este año se han reportado 58.888, es decir, 9.433 más.

Algo similar ocurrió en TransMilenio. Mientras que en los buses de este sistema de transporte hubo 2.430 casos los primeros seis meses de este año, el número de denuncias ya llega a 3.343, o sea 913 más.

Pese a esto, en las demás modalidades de hurto, la capital del país ha experimentado reducciones. Por ejemplo, el indicador de robo a residencias bajó un 13,5 por ciento.
El hurto de automotores bajó un 5,3 por ciento; el de motocicletas, 10,3 por ciento; el de celulares, 8,1 por ciento y de bicicletas, 0,8 por ciento.

Estas cifras dejan en evidencia que el atraco callejero es el delito que más impacta en la percepción de seguridad en la ciudad, y según lo estimado por la última encuesta de Percepción y Victimización de la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB), el 61 por ciento de los encuestados manifestaron sentirse inseguros en la capital del país.
Entre tanto, en los barrios se estima en un 55 por ciento la percepción de seguridad entre los consultados.

REDACCIÓN BOGOTÁ
Twitter: @BogotaET

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.