Bicicleta y ciclismo: oportunidad única en la pospandemia / Opinión

Bicicleta y ciclismo: oportunidad única en la pospandemia / Opinión

La bicicleta presenta una adaptación única a las exigencias ambientales y sanitarias del momento.

Ciclovia temporal

La estrategia de ciclovías temporales, implementada desde el simulacro de aislamiento, ha sido exitosa, replicada en otras ciudades del mundo y reconocida por urbanistas.

Foto:

Secretaría de Movilidad

Por: Ricardo Montezuma y Carlos Felipe Pardo
19 de abril 2020 , 10:38 p.m.

La actual crisis sanitaria nos está poniendo a todos muchas pruebas individuales y colectivas, es una situación delicada en la que aún desconocemos la magnitud de las posibles consecuencias socioeconómicas, tanto durante el confinamiento como después de este. Esta pandemia y el encierro nos han llevado a valorar mucho lo esencial de la vida en nuestros hogares, ciudades y países e incluso a nivel global.

En este inventario y ejercicio práctico de lo básico, la bicicleta está demostrando sus grandes ventajas colectivas e individuales, no solamente como modo sostenible de movilidad urbana cotidiana, sino también como sistema logístico eficiente de distribución de proximidad de productos esenciales.

En este momento crítico, el abastecimiento básico de medicamentos y alimentos ha estado llegando en gran medida por medio personas en bicicleta a muchos de nuestros hogares. Esto sucede ya sea desde los tradicionales tenderos de barrios o por medio de aplicaciones móviles. En todos los casos, esta logística está demostrando la eficiencia y eficacia de la bicicleta para la entrega de productos con cero emisiones, sin contaminación auditiva, manteniendo activas a las personas e incluso a costos relativamente bajos. La bicicleta presenta una adaptación única a las exigencias ambientales y sanitarias del momento, a tal punto que muchos países han hecho un reconocimiento formal de su rol crítico. Por ejemplo, según la revista catalana Volata, de este mes: “La industria del ciclismo en el Reino Unido ha sido designada como un negocio esencial, ya que tiene un papel importante que desempeñar apoyando un transporte urbano seguro, porque es el transporte masivo donde hay la mayor densidad de casos de contagio por coronavirus”.

Existen también ejemplos de iniciativas gubernamentales en Francia, el Reino Unido y España donde se ha dado un papel concreto a la bicicleta como vehículo esencial para apoyar en la reducción del riesgo de contagio en la población. Esto ha significado impulsar la bicicleta durante y, sobre todo, después de la pandemia, generando condiciones preferenciales para facilitar su uso masivo.

En nuestras ciudades, la pospandemia nos exige mucha lucidez para tener la capacidad de reacción, adaptación y sobre todo de resiliencia. En este sentido, es momento para valorar e impulsar un nuevo espacio para la bicicleta y el ciclismo en la sociedad y la ciudad. Los problemas de calidad del aire, de hacinamiento en el transporte público y de cambio climático pueden ser enfrentados rápidamente con alternativas concretas para masificar el uso cotidiano de la bicicleta para el bien de la ciudadanía.

La salida del confinamiento es la oportunidad única para hacer cambios significativos. Estos cambios pueden ser no solamente personales, sino también colectivos y de políticas públicas. Las buenas intenciones de cambios no pueden ser de puertas para adentro y personales, como todos estamos pensando para redefinirnos y reinventarnos.

Es momento para valorar e impulsar un nuevo espacio para la bicicleta y el ciclismo en la sociedad y la ciudad

El Gobierno Nacional deberá apoyar técnica y económicamente a las ciudades que quieran proteger la vida de sus habitantes y, además, continuar viendo los cielos azules que ha traído la cuarentena, ver su flora urbana, respirar su aire puro, escuchar sus aves, insectos y disfrutar de la biodiversidad urbana; tendrán que asignar un espacio mucho más amplio (físicamente y en política pública) a la bicicleta y el ciclismo urbano. Las recientes contingencias ambientales y la pandemia nos han demostrado el rol protagónico que puede desempeñar la bicicleta hasta en las condiciones más extremas.

Si bien masificar el uso de la bicicleta no es fácil ni gratuito, pues se requiere un proceso continuado de varias acciones y años, se pueden tener grandes logros rápidamente por medio de la creación de corredores exclusivos para ciclistas amplios y conectados, los cuales inicialmente pueden ser provisionales y se pueden ajustar, cambiar o ampliar según su uso.


Además, se requieren espacios dignos para estacionar y, sobre todo, condiciones de seguridad vial y personal que permitan a hombres y mujeres, después de la cuarentena, reconstruir nuestras vidas con algo de esperanza en el futuro de nuestra movilidad y nuestras ciudades.

RICARDO MONTEZUMA (FUNDACIÓN CIUDAD HUMANA)
CARLOS PARDO (GERENTE PILOTOS ALIANZA NUMO)

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.