Por qué se paralizó Bogotá durante las protestas estudiantiles

Por qué se paralizó Bogotá durante las protestas estudiantiles

Hubo incumplimiento de compromisos de los promotores y posible infiltración.

Lo que se vivió anoche en Bogotá al final de las protestasLo que se vivió anoche en Bogotá al final de las protestas
Muchos bogotanos están caminando hacia sus destinos por la interrupción del servicio de TransMilenio.

Héctor Fabio Zamora / EL TIEMPO

Por: BOGOTÁ
09 de noviembre 2018 , 10:37 p.m.

Las marchas del jueves pasado han sido las más caóticas y violentas de los últimos años en la capital del país. De hecho, la ciudad colapsó durante varias horas. ¿Cuáles fueron las causas para que se bloqueara la capital?

Una de las causas de los hechos violentos vividos durante las manifestaciones, según explicó Jairo García, secretario de Seguridad de Bogotá, fue el incumplimiento de compromisos pactados con los promotores de las marchas, como no invadir los carriles exclusivos de TransMilenio ni vandalizar edificaciones públicas y privadas.

Eso fue lo que ocurrió en la marcha de la autopista Norte, que aunque estaba autorizada, los manifestantes decidieron, en plena hora pico, bloquear tanto los carriles de TransMilenio como los mixtos.

“Cada vez que se autorizan las movilizaciones hay unos compromisos, y hubo incumplimientos; enviamos un mensaje para que estos se respeten en el futuro”, enfatizó García.

Las autoridades tampoco descartan que en las manifestaciones del jueves se hayan infiltrado grupos radicales, lo que podría explicar la presencia de encapuchados, como ocurrió en los hechos frente a la cadena radial RCN, donde policías fueron atacados con una bomba incendiaria.

Pero, además, en las marchas no solo se movilizaron estudiantes universitarios que exigen más plata para el sector de la educación, sino también centrales obreras como la CUT y Fecode en rechazo del proyecto de reforma tributaria, lo que hizo que las manifestaciones tuvieran varios líderes y los estudiantes perdieran el control.

En la jornada, que tuvo el acompañamiento de 2.300 policías en las calles, resultaron heridos 12 uniformados y 22 manifestantes fueron conducidos al Centro de Traslado por Protección (CTP). Además, según María Consuelo Araújo, gerente de TransMilenio, 18 estaciones y 68 buses articulados fueron atacados, afectando a 1’250.000 usuarios.

En lo que va corrido del año, de acuerdo con la Policía Metropolitana de Bogotá (Mebog), se han presentado más de 1.700 manifestaciones, protestas, marchas y motines en la capital del país. “Ya vamos para dos meses en los cuales cada semana hay tres o cuatro movilizaciones”, aseguró el general Hoover Penilla, comandante de la Mebog.

Según TransMilenio, 18 estaciones y 68 buses articulados fueron atacados, afectando a 1’250.000 usuarios

Fiscalía investigará caso de carro que arrolló a manifestantes

De las imágenes de las protestas del jueves pasado quedó en la retina de los colombianos la secuencia en la que un automóvil rojo –que era asediado y vandalizado por una multitud de manifestantes– acelera y se lleva por delante a varias personas y luego huye del sitio.

Aunque en esos hechos, ocurridos en la calle 97 con carrera 19, en el norte de Bogotá, fueron arrolladas varias personas, las autoridades confirmaron que solo una, de 20 años de edad, había sido remitida a un centro asistencial, pero fue dada de alta porque no presentó lesiones de consideración más allá de una luxación de tobillo.

Este viernes, el propietario del carro y la mujer que lo conducía se presentaron ante la Policía para responder por posibles afectaciones. Ambos, según informaron las autoridades, quedaron vinculados a una investigación que adelantará la Fiscalía.

EL TIEMPO consultó a varios expertos, quienes coinciden en que en medio de una situación de pánico la reacción de la conductora fue instintiva. “Fue una acción generada por miedo, muy humana. Ella sintió que le podían hacer daño, por eso no la podemos calificar como agresora”, advirtió Hugo Acero, analista de seguridad.

Su acción está amparada por el derecho a la legítima defensa, pues vio un riesgo inminente a su integridad”, agregó Daniel Agudelo Spaggiari, abogado penalista.
“Es una respuesta netamente instintiva frente a una amenaza. Y más si la persona está encerrada y con miedo. Por eso es una situación irracional e incomprensible”, observó la psiquiatra Danelia Cardona.

REDACCIÓN BOGOTÁ
En Twitter: @BogotaET

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.