El Concejo no definió hoy el futuro del Plan de Ordenamiento

El Concejo no definió hoy el futuro del Plan de Ordenamiento

La votación del proyecto citada en primer debate para este martes fue aplazada para el miércoles.

Comisión del Plan del Concejo

Comisión del Plan del Concejo de Bogotá.

Foto:

Archivo particular

Por: Bogotá
29 de octubre 2019 , 02:05 p.m.

La Comisión del Plan del Concejo de Bogotá tenía agendado este martes el comienzo del proceso para votar el proyecto de reforma del POT que radicó en agosto pasado el alcalde Enrique Peñalosa, y que ahora la nueva alcaldesa, Claudia López, pide que no se apruebe.

Desde el 5 de agosto pasado, cuando se radicó la iniciativa para reformar el POT, el Concejo ya adelantó dos cabildos abiertos con la comunidad, además de una sesión de participación ciudadana el pasado viernes, los concejales presentaron las ponencias, y el lunes en la noche se cerró la discusión para abrir las votaciones en primer debate en la comisión del Plan.

Lo que dice la ley es que el Concejo tiene noventa días para pronunciarse sobre el POT, una vez radicado, y si al término de ese plazo no ha tomado una decisión, el Alcalde queda habilitado para expedirlo por decreto. Ese es el decreto que López le pide a Peñalosa que no expida.

La administración, que lleva tres años preparando el POT, primero haciendo el diagnóstico y luego en un proceso de participación con las veinte localidades donde se hizo trabajo de socialización, está a la expectativa de lo que decida el Concejo, pero hasta ahora no se ha pronunciado sobre la solicitud de la alcaldesa elegida.

Zonas de venta y consumo de licor, discusión de alto impacto

Los vecinos de algunos barrios, donde ha florecido ilegalmente la expansión de bares y discotecas temen que el nuevo POT legalice esa situación y se queden sin herramientas para rechazar estas actividades en sus barrios. Modelia y Normandía han sido dos de los barrios que han protestado.

Finalmente, en el articulado de POT que está a discusión del Concejo se prevé que habrá polígonos de alto impacto, llamados tipo A en los barrios Chapinero, Restrepo, Venecia y avenida Primero de Mayo.

En estos sectores se seguiría permitiendo la operación de negocios en los que se vende y consume licor, los moteles, las bodegas de reciclaje, los talleres de vehículos y autopartes; los cuales deben estar exclusivamente en áreas donde el uso de suelo residencial sea escaso.

El POT contempla otro tipo de polígonos de alto impacto, llamados tipo B. Están en el parque de la 93 y la Zona T (Chapinero), Galerías (Teusaquillo), Modelia (Fontibón), Bosa Central (Bosa) y la calle 116 (Usaquén). En estos puntos no se permiten moteles, bodegas ni talleres vehiculares.

Tanto en los tipo A como en los tipo B, los comercios que están permitidos tienen un alto control en la mitigación de impactos, según establece el POT.

En el caso de los bares, a raíz de las protestas ciudadanas, Planeación incluyó una restricción que implica que no pueden colindar con áreas de actividad residencial ni dotacional como colegios, hospitales y bibliotecas, no pueden estar construidos al frente de ellos, separados únicamente por una vía local.

Para las discotecas con capacidad para recibir a más de 100 personas y con una superficie mayor a 250 metros cuadrados la principal restricción es que solo estarán permitidas en los polígonos de alto impacto y estarán obligadas mitigar el ruido, las emisiones de humo, vibraciones, basuras o vertimientos líquidos en el vecindario.

Estos negocios autorizados tendrán la responsabilidad de regular el tráfico de peatones, de bicicletas, controlar los parqueaderos y las zonas amarillas o de taxis, y en general la movilidad para mitigar los impactos.

Un tema clave del nuevo POT es que los bares que hoy están ubicados en barrios donde predominan viviendas y no tienen licencia, deberán adaptarse a la nueva reglamentación y migrar a polígonos donde sí estén autorizados. Tendrán que tramitar la licencia de construcción correspondiente para poder operar.

Cuando comenzó la discusión de este tema por parte de la comunidad, la secretaría de Planeación reveló cifras que mostraron que la mayoría de estos negocios funciona sin licencia.

En abril de este año Planeación dijo que la ciudad contaba con 30.473 negocios expendedores de licor registrados y solo 1.293 están ubicados en zonas en donde el POT vigente permite el uso. De ellos, solo 158 contaban con licencia de construcción para uso de ‘actividades de diversión y esparcimiento’.Uno de los barrios que logró que se redujera el área de alto impacto fue Modelia, tras mesas de trabajo entre residentes, comerciantes y administración.

La mezcla de usos

El otro tema que ha generado debate es la decisión del proyecto de POT de promover la mezcla de usos a través de la figura de ‘ciudad de usos múltiples’.

Frente a reclamos de residentes de barrios como Nicolás de Federmán, que rechazan esa posibilidad, la administración ha explicado que la mezcla de usos es una realidad en la ciudad y lo que busca es regular el tema. Asegura que la clave estará en las obligaciones de mitigar impactos que deberán cumplir.

REDACCIÓN BOGOTÁ
Twitter: @BogotaET

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.