Secciones
Síguenos en:
Así ven los expertos el regreso del 'pico y placa' en Bogotá
AUTOPLAY
Vuelve el ‘pico y placa’ a Bogotá de lunes a sábadoLa medida aplicará ahora también los sábados y se mantendrá bajo el esquema par-impar.
Insoportables trancones en la nueva normalidad de la avenida 68

Mauricio Moreno. EL TIEMPO

Así ven los expertos el regreso del 'pico y placa' en Bogotá

Lo que más genera polémica es la extensión a los sábados. Idea de carro compartido es bien recibida.

Tres semanas después del inicio de la reactivación económica, se volvieron a ver grandes trancones en algunas vías principales de Bogotá, y, con ello, empezaron a escucharse voces que reclaman restablecer el 'pico y placa' para los vehículos particulares.

Ante estas congestiones, que se han registrado principalmente en la avenida 68, autopista Sur, NQS y autopista Norte, la Secretaría de Movilidad explicó el viernes pasado su propuesta de regreso de la restricción, que estuvo suspendida desde el principio de la cuarentena. La entidad anunció que se empezará a aplicar el próximo martes. (Le puede interesar: Nuevo ‘pico y placa’ en Bogotá iría de lunes a sábado).

El proyecto, que fue publicado en la página web de la secretaría, para comentarios de los ciudadanos, mantiene el esquema de placas pares e impares que venía operando hasta antes de la pandemia. Así, las placas terminadas en número par tienen restricción en los días pares y si el último dígito es impar, no pueden transitar en fechas impares.

La iniciativa contempla extender la medida hasta el sábado, una opción que ya se ha planteado en el pasado y, por supuesto, ha generado álgidos debates. El horario sería muy parecido al actual. Iría de 6 a. m. a 8:30 a. m. y de 4 a 7:30 p. m. (antes iba de 3 a 7:30 p. m. ) y regirá en el perímetro urbano.

El borrador de decreto contempla las mismas excepciones del antiguo 'pico y placa', como la caravana presidencial, los vehículos del servicio diplomático o consular, eléctricos, carrozas fúnebres, de organismos de seguridad e investigación del Estado, de emergencias, de personas con discapacidad, de servicios públicos y los destinados al control del tránsito y al transporte escolar, más dos nuevas: los vehículos híbridos y el carro compartido, con la condición de que vayan tres o más personas, incluido el conductor, de destino a origen.

(Lea también: La nueva guía para protegerse en el transporte público).

La propuesta además establece la posibilidad del pago de una contribución por valor de $ 2’066.000 semestrales para poder transitar. Se debe hacer con el nuevo sistema ‘pico y placa solidario’. A esto se sumaría una compensación a la ciudad, que puede ser de dos maneras: una donación mínima del 10 % del permiso a ‘Bogotá solidaria en casa’ o la participación en el programa de reciclaje en casa, que promueve la Uaesp. En este aspecto se propone que sean 15 kilos de reciclaje en tres meses.

El cobro para poder transitar lo había propuesto la administración anterior y fue aprobado por el Concejo. Proyectaba un recaudo de $ 140.000 millones al año y se utilizaría para tapar el hueco en la operación del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP). Y quienes pagaran debían participar en actividades de la ciclovía o en jornadas de siembra de árboles. Pero en esta ocasión, según Movilidad, eso no se tuvo en cuenta para no generar aglomeraciones.(Vea también: Las reglas a seguir con TransMilenio funcionando al 50%).

“Aquí estamos analizando los impactos en el transporte público, en el tiempo de viaje de todos los modos y las facilidades o dificultades en el control e implementación pedagógica”, explicó Nicolás Estupiñán, secretario de Movilidad.

La entidad dice que en esta ocasión se cambia el objetivo principal. Ya no será reducir la congestión, sino mejorar los tiempos de viaje del transporte público, pero sin restringir totalmente las opciones de las personas que se mueven en automóvil. Se calcula que el 11 % de hogares usan estos vehículos para trabajar.

Se estima que el nuevo 'pico y placa' ayudaría a disminuir en un 15,2 % los tiempos para todos los medios de transporte y además reduciría las emisiones de material particulado. Según el secretario, la contaminación del aire genera 2.000 muertes al año y la siniestralidad vial, 500.

(Le recomendamos: Los trancones, protagonistas en la ‘nueva normalidad’).


En Bogotá, la restricción del 'pico y placa' nació en 1998, en la primera alcaldía de Enrique Peñalosa, como una medida para mitigar la congestión vial en las horas de mayor tráfico y distribuir la circulación de carros en las horas valle. Desde ese momento, las diferentes administraciones la han mantenido, aunque con variaciones, y la de Claudia López no es la excepción.

Si bien la nueva propuesta de 'pico y placa' contempla más excepciones y el cobro por transitar sin restricción, los expertos no le auguran mucha eficacia en el mediano y largo pazo, y advierten efectos nocivos para la economía si se incluye el sábado. En lo que no hay dudas es en promover el carro compartido.

Darío Hidalgo, experto en movilidad, considera que si bien en el corto plazo puede funcionar, a la larga terminará generando un efecto contrario, porque “lo que hace es autorizar vehículos para que circulen en 'pico y placa'”. Aclara que el concepto de cobro por congestión implica un pago por cada viaje y es para ingresar a zonas congestionadas, no para transitar por toda la ciudad. “Hay 40.000 camionetas blindadas que no hacen parte del esquema de seguridad. Ahora les toca pagar adicional”, dice. No descarta que quienes habían conseguido dos vehículos para evadir la restricción vendan uno y paguen para poder movilizarse.

Sobre la extensión hasta el sábado, considera que es una medida extrema en un día de altísima congestión y le augura solo efectos en el corto plazo. “No tendrá ningún efecto en las familias que tienen dos carros”, agrega Hidalgo.

(También: Los tesoros documentales de Bogotá, la fiesta del patrimonio).

Hemos visto que en las últimas dos semanas, la congestión vehicular ha aumentado muchísimo, principalmente
en 10 de los 14 corredores de la ciudad

Por su parte, William Castro, profesor de la Universidad Nacional, lo califica como “un mal necesario”, pues el sábado prácticamente se paralizaba la ciudad. “Ojalá tuviéramos metro, Regiotram y la troncal de la 68 rapidito, para que el transporte público sea una verdadera alternativa”.

Para José Estalin Rojas, director del Observatorio de Logística, Movilidad y Territorio, el 'pico y placa' tendrá un alivio momentáneo y advierte que extender al sábado la medida generará impactos nocivos en la economía y los hogares, y urge una solución para la 7.ª y las vías alternas. Sobre el pago por transitar considera que en este momento es un impuesto más para las familias. “Tiene que pasar por el Concejo, tarde o temprano se puede caer”, asegura.

(Le recomendamos: Las patinetas eléctricas, la mejor opción de movilidad).


Nicolás Rincón, profesor de la Universidad Javeriana, destaca la idea de promover el uso del carro compartido, y del cobro por transitar sin 'pico y placa' dice que es necesario, siempre y cuando esos recursos sean para mejorar el transporte público.

Cree que aún no es hora de establecer la restricción y no está de acuerdo con que se extienda a los sábados, porque, afirma, tendrá un impacto económico sobre la ciudad.

GUILLERMO REINOSO R.
EDITOR BOGOTÁ
EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.