La ‘app’ Voom, primer operador de patinetas autorizado en Bogotá

La ‘app’ Voom, primer operador de patinetas autorizado en Bogotá

El Distrito le dio el aval por 12 meses para funcionar en las localidades de Chapinero y Usaquén.

día sin carro 2019 - 2

Las patinetas se convirtieron en una alternativa de transporte para los capitalinos desde hace dos años.

Foto:

Carlos Ortega. EL TIEMPO

Por: Bogotá
15 de enero 2020 , 11:40 a.m.

El Distrito le dio a la aplicación Voom la autorización para prestar el servicio de alquiler de patinetas en el espacio público durante todo el 2020. El anuncio se hizo días después de que la empresa Lime informó que se marchaba del país.

En octubre pasado, el Distrito reveló cuáles serían los requisitos para que seis operadores que ya habían sido seleccionados pudieran alquilar patinetas.

Este martes se conoció que la primera en cumplir todos los puntos fue la marca Voom, de la empresa Movo Mobilitas Colombia S. A. S., la cual presta sus servicios en otros cinco países.

La autorización que le entregó la Secretaría de Movilidad es por 12 meses, que empezaron a contar a partir del pasado 31 de diciembre.

Durante este período, Voom podrá operar un máximo de 712 patinetas en las localidades de Chapinero y Usaquén, las cuales -según informó la Secretaría de Movilidad- ya cuentan con espacios señalizados.

Los requisitos que debió cumplir Voom se establecieron en la resolución 336 de 2019. La norma estipula que los operadores pagarían más de 1.000 millones de pesos al Distrito, establecerían un plan estratégico de seguridad vial, tendrían que adquirir pólizas de seguro que cubran perjuicios patrimoniales y extrapatrimoniales, y deberían tener un reglamento de uso del espacio público.

La Secretaría de Movilidad informó que "las demás empresas ya cumplieron con la mayoría de los requisitos del permiso", pero que aún tienen pendientes los temas de intercambio de información, un tema que Voom ya tiene listo. 

“Queremos contribuir a mejorar el sistema de movilidad en Bogotá”, dijo Mauricio Rodríguez, country manager de Voom en Colombia.

El anuncio se dio después de que Lime, otro de los operadores autorizados para ofrecer el servicio en la ciudad, anunció que ya no prestaría el servicio de alquiler de patinetas en Colombia. “Lamentablemente hemos reducido nuestra presencia en el mercado y tomamos la difícil decisión de cerrar las operaciones en la ciudad”, comunicó la empresa, que también dejó de operar en otros países del continente.

(Lea también: Patinetas eléctricas Lime también se van de Colombia)

Aunque fuentes de la empresa aseguran que redujeron su presencia en distintas partes del mundo debido a cuestiones financieras, en el caso particular de Colombia la decisión también respondió a otros factores.

El 29 de noviembre del año pasado, Lime le entregó a la Secretaría de Movilidad un derecho de petición en el que expresaba su preocupación por que “algunas de las empresas a las que se les otorgó el permiso, en las mismas condiciones que a Lime, no están cumpliendo con las normas”.

Además de ese documento, la empresa adjuntó un informe de 24 folios en el cual mostraba las pruebas de los incumplimientos de las otras empresas que prestan el servicio de alquiler de patinetas.

“Una de las razones por las cuales el mercado no es rentable es que las compañías no están cumpliendo las normas, y tampoco hay quien las haga cumplir”, dijo Gonzalo Araújo, consultor de Lime en Colombia.

Según Araújo, las empresas competidoras llegaron a tener hasta seis veces más vehículos de los que fueron autorizados en un primer momento por la Secretaría de Movilidad. “El diseño de la norma quedó muy bien armado. El Distrito hizo un gran trabajo, y esa es una buena política pública. Pero no debieron diseñarla sin que hubiera un seguimiento de las Secretaría de Movilidad y de las alcaldías locales”, explicó Araújo.

¿Se premia la ilegalidad?

Para Edder Velandia, experto en movilidad y profesor de la Universidad de La Salle, hay que observar con cuidado qué tan viable es a nivel económico acogerse al marco legal.

De alguna forma, la ilegalidad existe porque hay una alta rentabilidad”, dijo. “Es claro que cuando alguien no cumple con las normas, finalmente va a tener la posibilidad de evadir impuestos, seguros y pagos al Gobierno; va a tener resultados más positivos”.

Asimismo, el experto señala que el problema de implementar este tipo de proyectos innovadores es que el marco regulatorio no se adapta con la agilidad necesaria a los cambios. “Aquí hay que hacer un llamado de atención no solo al Distrito, sino al Gobierno Nacional y al Ministerio de Transporte. Es importante que tengan un aérea que se encargue de mirar bien cómo estamos frente al mundo en cuanto a normas de movilidad”, sugirió Velandia.

BOGOTÁ
EL TIEMPO
@BogotaET

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.