¿Un paseo en Usme? Vea las maravillas de este lugar con una bicicleta

¿Un paseo en Usme? Vea las maravillas de este lugar con una bicicleta

El Biciclub Juvenil trabaja por la identidad y el empoderamiento de los jóvenes de la localidad. 

Biciclub juvenil de Usme

Jóvenes de toda la localidad participan en los bici recorridos del colectivo.

Foto:

Cortesía Biciclub Juvenil

Por: Camilo Andrés Castillo
02 de agosto 2019 , 09:38 p.m.

Sandra Zúñiga es la gestora de un proyecto que a través de la bicicleta busca generar oportunidades para cientos de jóvenes en la localidad de Usme y, además, crear iniciativas comunitarias que aboguen por el reconocimiento y la lucha por el territorio.

Se trata del Biciclub Juvenil Usme, un colectivo que nació hace cuatro años gracias a una alianza entre dos organizaciones: War Child de Holanda y la Fundación Pepaso.

La primera se encargó de aportar su experiencia en apoyo psicosocial, mientras que la segunda, de impulsar el colectivo desde el trabajo comunitario. “Como ellos –Pepaso– tenían experiencia liderando procesos desde hace más de 39 años y conocían la zona, nosotros les pedimos ayuda y les propusimos gestionar los recursos de alguna forma”, cuenta Sandra.

La puesta en marcha del colectivo se dio el 15 de noviembre en 2017. Sin embargo, la gestión para crear el Biciclub empezó meses atrás. La piedra inicial para la estructuración del proyecto la puso War Child cuando otorgó los primeros recursos para la compra de 15 bicicletas.
 
Posteriormente y gracias a la plata que aportaba la organización holandesa, Sandra y los demás gestores lograron sacar en arriendo un local en el barrio Yomasa para que los jóvenes pudieran reunirse, recibir los talleres, guardar las ciclas e iniciar los bici recorridos.   

Sandra manifiesta que sostener un proyecto de esta envergadura no es fácil y que, en muchas ocasiones, depende de las voluntades de la gente.

Un nuevo aire llegó en 2018, cuando lograron obtener una de las becas otorgadas por la Secretaría de Cultura en el marco del programa Comunidades Culturales para la Paz. “Con eso hemos podido mantener un local más pequeño que sacamos en Usme Pueblo”, señala la lideresa.
                           
Este colectivo, a diferencia de otros, no se concentra solo en la promoción del uso de la bici, también es un escape para los jóvenes que a diario deben convivir con problemas de narcotráfico y violencia de la zona quinta.

Biciclub Juvenil Ume

Jóvenes de toda la localidad participan en los bici recorridos del colectivo.

Foto:

Cortesía Biciclub Juvenil

“Esta es una agrupación en donde, a través de la bicicleta, se brindan y generan alternativas para el trabajo juvenil. Nos interesa que los muchachos se encuentren y planteen ideas para transformar las realidades su localidad”, explica Sandra.        

Es por eso que desde el nacimiento del grupo, 242 niños y niñas en diferentes ciclos han pasado por el Biciclub, lo que ha permitido que los conocimientos en mecánica se multipliquen año a año. Uno de ellos es Daniel Bonilla, un joven de 18 años que llegó al club como participante de los talleres y hoy es uno de los encargados de los recorridos. “Tratamos de mostrar la parte rural y urbana de Usme, su historia, las cosas buenas, pero también las necesidades que hay en varias zonas”, señala.

“Queremos que las personas vengan y conozcan Usme, que no se queden solo en La Candelaria. Acá tenemos varios escenarios naturales para disfrutar, como el cementerio arqueológico más grande del país”, dice Johan, uno de los facilitadores del grupo y quien atiende el taller que ayuda a sostener económicamente al club. 

Queremos que las personas vengan y conozcan Usme, que no se queden solo en La Candelaria. Acá tenemos varios escenarios naturales para disfrutar

Andar en bicicleta en Usme es una tarea que para los profesionales puede resultar fácil, no así para los ciudadanos de a pie. La geografía de la zona siempre ha sido una dificultad para las personas que prefieren este medio de transporte para llegar hasta sus casas o trabajos. “Aunque hay pelaos que arrancan y no hay quien los pare, muchachos con un potencial enorme”, afirma Sandra.

Luis Solano, de 17 años, es uno de esos pelaos. Vive orgulloso de su localidad, pero es consciente de las problemáticas que a diario deben afrontar los ciclistas. “Entré al club para conocer Usme, además, me motivaron los recorridos por las montañas. Estar aquí también me ha enseñado que no tenemos ciclorrutas y que la mayoría de calles por las que transitamos no estaban pavimentadas”, dice.

El sostenimiento del Biciclub no ha sido fácil. Sandra y los demás han luchado incansablemente por sostenerlo, tal vez por esa razón hay algo de nostalgia en la mirada de Daniel al saber las dificultades que conlleva sostenerlo: “En Usme hay jóvenes con mucho potencial. Faltan oportunidades”.

CAMILO ANDRÉS CASTILLO
Redacción Bogotá
Twitter: @camiloandres894

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.