¿Quién era Óscar Rodríguez, asesinado en hurto de bicicleta?

¿Quién era Óscar Rodríguez, asesinado en hurto de bicicleta?

Era de Guayabal de Síquima, tenía 34 años y deja dos hijos de ocho y tres años.

Óscar

Óscar Rodríguez López, de 34 años, fue atacado cuando se movilizaba por la vía que conduce de la calle 80 al barrio Lisboa, en Suba.

Foto:

Cortesía familia de Óscar Rodríguez.

Por: Óscar Murillo Mojica
26 de marzo 2019 , 09:26 p.m.

En Guayabal de Síquima, Cundinamarca, el pueblo donde nació y creció Óscar Rodríguez López, sus familiares y amigos todavía no asimilan lo que pasó.

Este hombre, padre, esposo y propietario de un local de reparación de celulares en Villas del Dorado, en Engativá, fue asesinado por un grupo de delincuentes que después de arrebatarle su bicicleta, le propinaron una herida de muerte en el tórax con un arma blanca.

En la tarde de este martes, Óscar podría estar jugando con sus hijos. Pero está muerto y en medio de su sepelio, entre el llanto y la confusión de sus familiares. 



Todo ocurrió sobre las 9 de la noche del sábado 23 de marzo, cuando Rodríguez volvía a su casa, ubicada en Suba, después de salir del trabajo.
Al parecer, tres personas lo abordaron en la vía que conecta a la calle 80 con el barrio Lisboa, sobre un puente que queda muy cerca de una planta de tratamiento de aguas residuales del Acueducto.

Hace una semana, cuando iba en el carro con Sandra Patricia, su esposa, por la calle 80 con avenida Boyacá, un grupo de delincuentes trató de robarlo, por lo que le dañaron los vidrios del vehículo y apuñalaron a Sandra en un brazo, pero por fortuna no fue una herida de gravedad. Sin embargo, por esta razón tuvo que enviar su carro al taller y mientras se lo entregaban, decidió ir a su local en una bicicleta que no era de gama alta.

“Le quitan la vida tan estúpidamente por un pedazo de cicla, ya son varios los muertos en este lugar, han robado varias ciclas y la gente se queda callada”, lamentó Janeth Garzón, cuñada de Óscar, con quien además vivía, y quien ahora exige justicia por este crimen que dejó a su hermana a la deriva. “Él tenía tres hijos, y su esposa, que es mi hermana y que dependía totalmente de él, era su sustento, su motor”, dijo Janeth.

Óscar había llegado a Bogotá hace unos 16 años. Era de una familia humilde, pero trabajadora, como lo describe Luz Marina Rodríguez, una de sus tías. “Él fue un niño que nació en Guayabal, un niño bien criado, juicioso, trabajador, nunca tuvo estudio, porque hemos sido de bajos recursos, pero eso no nos ha quitado el ser correctos”, contó Luz, quien explicó que al llegar a Bogotá, Óscar contó con el apoyo de un tío.

“Cuando Óscar llegó a Bogotá lo empezó a colaborarle a un tío que ya estaba instalado en la ciudad, mientras el niño aprendía a defenderse allá, porque no conocía nada y empezó a defenderse”, narró la mujer. Después de un tiempo conoció a Sandra, quien ya tenía un hijo al que Óscar quiso como propio. Con ella tuvieron dos pequeños más, Diego, de 10 años y Nicol, de tres.

Velatón

Cerca de 80 personas se manifestaron la noche del lunes 25 de marzo en rechazo al homicidio de Óscar en el lugar donde lo atacaron.

Foto:

Leonadro Ballesteros / Noctámbulo Citytv

Bicicleta

Esta fue la bicicleta que le robaron a Óscar. Autoridades y colectivos de bici están buscándola.

Foto:

Archivo particular

En medio de la frustración, la familia de Óscar Rodríguez, hincha del América de Cali, pide una justicia en la que confían poco. “Uno quiere tanta justicia pero parece que entre más se pide menos pasa, la verdad no sé. Por eso a veces uno quiere tomar justicia por propias manos porque nadie hace nada”, lamentó Luz Marina.

Justamente, tratando de presionar la acción de las autoridades, la noche del lunes, cerca de 80 personas realizaron una velatón en el lugar donde ocurrieron los hechos y para este martes, a las 8:30 p. m. esperan volver a concentrarse en el mismo lugar.

“Nadie se ha apersonado de este caso, ni la Policía ni la Fiscalía se han comunicado con nosotros, con la velatón quisimos sentar un precedente, porque no queremos que quede impune, como no quedó impune con el caso de Toño. Ayer (lunes) la policía fue porque trancamos la vía, pero no hicieron nada”, manifestó Yuli, prima de Óscar y quien ha liderado esas manifestaciones.

Pese a esto, en la Policía de Bogotá explicaron que atendieron la emergencia, acompañaron el traslado de Óscar a un centro asistencial y que dieron inicio a las primeras labores de investigación. “En la verificación, los uniformados logran constatar que el hombre tenía consigo sus pertenencias, tales como dos celulares, dinero en efectivo y sus documentos de identificación”, explicaron.

Además, dijeron que por protocolos establecidos por zonas en la capital colombiana, será el CTI de la Fiscalía el que asuma la continuación de la investigación, acogiendo las primeras pesquisas recopiladas por los uniformados.

¿Una ciclorruta insegura?

Según manifestó Fabián Munar, del colectivo de ciclistas SUBAse a la bici, en la ciclorruta donde atacaron a Óscar Rodríguez, que es de un kilómetro y medio aproximadamente, y que conecta al puente de Guadua en la calle 80 con el barrio Lisboa, tiene problemas de inseguridad por su ubicación.

"Esa es la salida para mucha gente que trabaja en la zona franca de municipios como Mosquera y Siberia. Yo creo que la cicloruta debe tener de 15 mil a 20 mil viajes diarios, es muy usada", señaló Munar, quien dijo que pese a esto, en las horas valle el flujo de ciclistas baja significativamente y que las condiciones geográficas de esa ruta se presta para la comisión de delitos.

"Esa zona es ecológica, bordea el río Bogotá y el problema es que al no ser un centro urbano, queda a merced de los delincuentes por largos tramos, no hay una tienda, no hay presencia constante de policías, no hay cámaras de seguridad, no hay testigos, es fácil esconderse en el monte", precisó Munar

Justamente un ciclista que usa con frecuencia esta ciclorruta manifestó durante la velatón del lunes que se siente vulnerable transitando por allí. "Siempre todo el mundo andamos desprotegidos por acá en esta vía, nunca hay presencia de la policía, solo vienen cuando hay un levantamiento", lamentó el ciudadano. Por último, Munar dijo que el principal problema es que no hay leyes lo suficientemente estrictas para castigar la delincuencia común.

"Tenemos un problema legislativo y judicial, venimos legislando en beneficio de los delitos comunes, una persona roba un celular y no lo llevan a prisión porque es una mínima cuantía, a alguien que es capturado por robar una bici dos cuadras adelante lo dejan libre porque no se puede comprobar una flagrancia", concluyó.

ÓSCAR MURILLO MOJICA
EL TIEMPO
Twitter: @OscarMurilloM

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.